lunes, 29 de febrero de 2016

Crónica de Blues Pills en la Sala Apolo 2 de Barcelona, 26/02/2016


por TheOutlaw76 (@TheOutlaw76)
del blog THE OUTLAW




El disco de debut de la banda, el homónimo Blues Pills publicado en 2014, empezó a correr como la pólvora como uno de los discos del año. La verdad es que el disco contiene algunos buenos temas y se entrevé el potencial de la banda, pero dista mucho de ser un disco debut espectacular como muchos aseguraban. Me picaba la curiosidad por ver cómo defendían esa propuesta retro sobre las tablas. Tras el concierto de ayer noche, me quedó claro que el grupo tiene un excelente directo.



Hasta los topes la Sala Apolo2 con un “sold out” colgado desde hacía días. El poder de convocatoria de Blues Pills está fuera de toda duda, realmente había ganas de verlos en directo.

La cadencia de los acordes de Black Smoke inundaron la sala con una banda sonando de maravilla y una preciosa Elin Larsson que, pandereta en mano, salió dispuesta a ganarse un público ya entregado desde el inicio. Sin duda, lo que hace de Blues Pills un grupo tan especial y que destaque por encima de la multitud de grupos que traen sonoridades añejas, es la voz de Elin Larsson. Y es que Elin fue la estrella absoluta de la noche con un registro vocal sorprendente: poderoso y desgarrador cuando el tema lo requiere (Bliss, Devil Man) y dulce cuando se lo propone (como en la bella No Hope Left For Me).




El resto del grupo, siempre en un segundo plano, cumple a la perfección con una base rítmica muy sólida a cargo de Zack Anderson al bajo y el enérgico André Kvarnström tras la batería. Dorian Sorriaux, a la guitarra, fue la otra estrella de la noche. Muy discreto y un tanto tímido, agazapado siempre tras la espectacularidad de Elian, iba a lo suyo, escupiendo constantes riffs y solos cargados de ese feeling bluesero, con cierto deje a lo Hendrix, sobre todo cuando atacaba con el pedal Wha-Wha.

La potente versión del Gipsy de Chubby Checker y la genial Elements And Things, del siempre reivindicable Tony Joe White, dieron paso a la recta final del concierto, encadenando tres temazos como High Class Woman (de lo mejor de la noche), Ain’t No Change y Little Sun.

Para los bises se reservaron un nuevo tema acústico, que sonó realmente bien, y sirve como adelanto de lo que será su nuevo disco (que saldrá en verano). Acabaron por todo lo alto con una contundente Devil Man coreada por toda la sala. Poco más de una hora de intenso blues rock, con ciertos toques psicodélicos, y caras de satisfacción por doquier. Blues Pills aprueban con buena nota. Ahora quedar por escuchar el siempre temido segundo disco.

The Outlaw (visita su blog)

3 comentarios:

  1. Muy buena aunque escueta crónica, pero encuentro a faltar una mención a los teloneros Pristine que lo bordaron...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No llegué a tiempo de ver los teloneros pero si, todos hablan maravillas de ellos. Habrá que seguirles la pista. Saludos.

      Eliminar