jueves, 4 de febrero de 2016

Crítica de "Eye in the sky" (Yau Nai-Hoi, 2007)


por Möbius el Crononauta



Desde hace unos años, uno de los puntos calientes del panorama cinematográfico se encuentra en el Lejano Oriente. Desde el cine de autor que tanto agrada en los grandes festivales, hasta el cine de acción que tanto ha influido en Hollywood durante los últimos años, Asia le ha venido ganando en muchas ocasiones la mano a la vieja Tinseltown. Europa sigue a la suya, intentando que el gigante norteamericano no pegue demasiado fuerte, mientras que de vez en cuando algunos de los grandes films del año en Oriente, sean grandes éxitos de público o crítica, llegan a nuestras pantallas. El terror japonés ha gozado de gran popularidad en estos últimos años, y en canales de televisión especializados se estrenan cada mes varias películas de Honk Kong y Taiwan con espectaculares escenas de acción y armas de munición inagotable por doquier. Por eso me sorprendió encontrarme con una película policíaca diferente.



Esta película que se titula Eye in the sky (Gun chung para el mercado asiático) sorprende por su economía tanto en recursos pirotécnicos como en una historia que apenas si se desvía de la trama principal. Aquí no hay tiempo para introspecciones sobre el héroe o el villano, ni sabemos si son divorciados, son felices o en su nevera hay un cartón de leche pasada y un sandwich a medio comer. La cinta es hora y media de pura acción, pero una acción muy distinta a la que estamos acostumbrados. Tal vez los personajes estén algo desdibujados, pero ese modo de construir un thriller sin apenas mostrar violencia o acción alguna fue lo que llamó mi atención.

Eye in the sky trata de Piggy, una joven que entra a trabajar en la Unida de Seguimiento de la policía de Hong Kong. Bajo la tutela del veterano Dogface, la joven deberá aprender su oficio mientras tratan de dar con una peligrosa banda de atracadores.

Ambos pertenecen a un tipo de policía diferente, que ni efectúa detenciones ni desenfunda su pistola a la mínima. Su tarea es vigilar, observar y retener imágenes e información. Deben vigilar y seguir al sospechoso sin que por supuesto éste se de cuenta. Vestidos de paisano, esos peculiares sabuesos se coordinan y trabajan como uno sólo, hasta que confirman la identidad del sospechoso y entra en acción la policía de uniforme. El trabajo del vigilante termina entonces.




De un modo bastante interesante, la banda de ladrones dispone de su propio ojo acechante que se encarga de vigilar el campo de actuación de los atracadores y comprobar que no haya peligro de ser detenidos. A partir de entonces los cazadores se convierten en cazados, por lo que Piggy y Dogface tienen que tratar de dar con ese "ojo en la sombra". A partir de entonces asistimos a un juego del ratón y el gato donde los disparos y las persecuciones en coche son sustituidas por intercomunicadores ocultos y mucha precaución y sangre fría.

Eye in the sky, como película diferente y con un acercamiento bastante original a un género más que trillado, resulta de lo más refrescante. Tal vez no invite a un segundo visionado, pero el primero es de lo más sugerente.

Möbius el Crononauta

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada