viernes, 1 de enero de 2016

La muerte de Lemmy o cuando Disney compró el Rock N' Roll


by Don Críspulo



Si Lemmy hubiera muerto en 1984, en pleno auge de su carrera, no habría tenido ni una portada en ningún periódico. Pero el que murió ayer (ayer cuando escribo esto) no es, para la mayoría, Lemmy, Ian Kilmister, quien muere, sino el personaje. Un personaje que podría ser de Disney, como la Sirenita o el Rey León. El otro, el de verdad, siguió sacando discos después de 1985 (magníficos todos los editados en el siglo XXI y que sin embargo han sido ignorados).


Iba a decir que el Rock es un muerto al que se nos ha olvidado enterrar el cadáver, pero la cosa es peor, el Rock es un producto, una franquicia como Star Wars o James Bond. Las palabras de Gene Simmons de que KISS podrían seguir siendo KISS sin KISS es una verdad como un templo. Importa la marca, el producto y nada más. El Lemmy que murió ayer, el que fue trending topic y salió en portada de muchos periódicos tenía que vivir en la carretera porque a pesar de sacar discos buenísimos apenas vendía. Se cansó tanto de cantar "Ace Of Spades" en directo que cambió la letra por "8 of Spades". Y es que hoy en día ir a un concierto es como aquellas condecoraciones de los Boys Scouts, vamos para poder decir que hemos ido, vamos para ampliar el “currículum”. El Rock se ofrece en mastodónticos festivales donde se vende al por mayor sin un mínimo control de calidad. No es que el Rock no tuviera antes un claro sentido comercial, al contrario, el Rock siempre estuvo ligado al éxito, al lucro, al lujo y al exceso, pero también era salvaje y transgresor e incluso artístico. Hoy en día es un producto para toda la familia, domesticado y accesible. El Rock es un MacDonalds gigante, es comprar camisetas de Judas Priest en Mango, es ser la banda sonora de la última película de Transformers. Iba a decir que el Rock ahora le gusta a tu padre, pero es que ahora tú eres el padre y los ídolos de tus hijos son señores de 70 años.




En 10 o 15 años las “estrellas” que todavía tengan brillo se apagarán para siempre sin que exista un relevo y entonces nos daremos cuenta de que aquello de KISS sin KISS tiene todo el sentido del mundo, y las bandas franquicia llenarán los escenarios. En las estanterías no habrá problema: como con Jimi Hendrix, habrá más discos de muertos que de vivos. Podremos comprar el Exile On Main Street versión 30 aniversario, versión 50 aniversario o versión bodas de diamante porque ahora lo único que importa son las ventas, el resto ya está hecho.

Réplica

Don Críspulo

A modo de réplica

6 comentarios:

  1. No se puede explicar mejor. Es la realidad nos guste o no (y a muchos no nos gusta). Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Cuanta claridad en tan pocas líneas. Felicitaciones!

    ResponderEliminar
  3. El problema es que el rock, el pop, el indi, el regetón o el pasodoble ha sido y siempre serán una puto negocio, y si en 10-15 años no hay estrellas que admirar, crearán unas nuevas y con más brillo si cabe, no lo dudes.
    Cada vez hay más bandas y de mucha calidad (por lo menos técnica), con las melenas bien puestas (que seguramente cortarán), que lo petan en salas pequeñas y medianas y que algún día llenarán pabellones y estadios por sí mismas. Ya ves soy optimista por naturaleza, y porque no creo que nuestros ídolos sean los de nuestros hijos, eso si que lo tengo claro por lo que escucho aquí en casa (en la mía).
    En cuanto a Lemmy, un crack, seguramente el último o penúltimo rockero de verdad, se estará descojonando allí donde esté al ver el revuelo mediático que se ha liado con la noticia de su muerte, seguro que a él le importa una mierda.
    Con todo, hay mucha parte de verdad en tus palabras. Saludos

    ResponderEliminar
  4. Crispulo al teclado (que coñazo el tener que idenficarte en esto de google)
    Antes cada generación llegaba para pillarle el sitio a la anterior. De los pioneros del Rock a las bandas inglesas, de los dinosaurios al punk o a la NWOBHM y de esots al Thash y luego al Grunge... Desde hace 15 años eso ya no pasa, no pasa porque ya no hace falta. El "negocio" se dio cuenta que ahora la pasta está en la nostalgia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En eso tienes razón en la nostalgia tienen un buen filón. Pero cuando ya no queden nostálgicos ¿qué?... Si que es un coñazo tener que identificarte ;D

      Eliminar
  5. Solo discrepar en lo de que los ultimos discos de Motörhead apenas vendían y eran ampliamente ignorados. Su último trabajo, Bad Magic numero 1 en Alemania,y en Finlandia y Austria... Numero de 10 en Reino Unido y en España!! Top 40 en USA, algo que jamas logro Lemmy con sus discos de los 80,excepto en Reino Unido y desde el año 82 no entraban allí en el top 10. Lemmy fue, es y sera siempre una leyenda que se gano el respeto a lo largo de una carrera de grandes discos. De ahi la repercusión de su muerte. No solamente Motörhead no había caído en el olvido sino que después de 40 años estaban mas arriba que nunca.

    ResponderEliminar