lunes, 25 de enero de 2016

Black Sabbath - The End (2016): Crítica del disco Review


by Don Críspulo



Dos consejos, para no hacerle a usted perder el tiempo. El primero es eso mismo, que no pierda el tiempo y vuelva al Master Of Reality, y el segundo es que no siga leyendo esta reseña porque no va a aportarle nada y así podrá volver al Master Of Reality u otro de su elección. Para que no se quede en ascuas se lo resumo. Las nuevas coplas de Black Sabbath siguen la línea del 13, así que son grandes canciones de puro Black Sabbath clásico. Incluso podríamos decir que técnicamente son mejores y están mejor grabadas que aquellas del Master Of Reality. Vuélvase al Master, hombre, ¿qué hace aquí todavía?


Si ha seguido usted leyendo no se me queje. Yo continúo con el modo “abuelo cebolleta” encendido. Mi primera noticia de la existencia de Black Sabbath fue 1984. La banda ni existía en aquellas fechas o en realidad nadie sabía si existía o no. Gillan acaba de irse después del ridículo de los menhires y la picha fuera. Dio y Ozzy tenían sus carreras en pleno auge y de Black Sabbath nada se sabía. Pero tenía una aureola (¿de verdad estoy usando esta palabra?) impresionante, eran un mito. Si Iommi hubiera grabado un peo hubiera vendido cientos de miles de discos en ese momento. Era eso, era la expectativa, era algo real. No en vano no llevaba ni cinco años separado de Ozzy y en esos cinco años había grabado tres grandes discos (dos con Dio y uno con Gillan). Se oía el rumor de David Coverdale y hasta el de Robert Plant (al final fue Glenn Hughes), pero el caso es que Black Sabbath no necesitaban ni existir para ser la sensación de 1984. Iommi era un viejo de 36 años. Les cuento esto porque las coplas (4) incluidas en este disco de despedida posiblemente sean mejores que cualquier cosas que grabó Sabbath después de 1984, pero no tienen interés. No cambian nada, no hay expectativa. Yo sabía perfectamente lo que iba a escuchar antes de hacerlo y estoy seguro de que todos olvidaremos estas cuatro canciones en poco tiempo como ya hemos olvidado el grandísimo 13. Ahora son un grupo de señores cercanos a los 70 años despidiéndose de sus fans y de su oficio. Y es bonito y triste a la vez.

Dicen que el disco solo será vendido en los conciertos y me parece muy bien. En verdad es eso, el trofeo al ganador que podrá decir “yo estuve allí”. Es lo único que cuenta, lo de dentro no, ya sean cuatro coplas inmensas de puro Sabbath o cualquier otro fetiche.


Escucha el disco completo aquí.

4 comentarios:

  1. Una autentica vergüenza que solo se venda en los conciertos, y ese precio, que la gente no pueda conseguir este ultimo disco. Y egoistamente podria decir lo contrario, porque yo he pillado por EBay una copia del concierto de Chicago, que me ha costado el presupuesto que tengo para tabaco todo el mes, pero me parece que no es justo que solo unos pocos se queden con el disco. Y por la últimas informaciones que tengo esta siendo casi imposible a los asistentes al concierto conseguir una copia. Cuando se abren las puertas para el público los cds ya se encuentran agotados, así que por lo visto, esa 50 supuestas copias para los fans están prácticamente repartidas antes del concierto...así que ni siquiera los afortunados que estén allí podran conseguir una copia.

    ResponderEliminar
  2. puro black sabbath son las 4 nuevas canciones

    ResponderEliminar
  3. Muy buenas rolas para un grand finale!

    ResponderEliminar
  4. Hoy he recibido la copia que pille por Ebay de The end de el concierto de Chicago y solamente compartirlo con el Blog por si os interesa. Deciros que la edición es un poco cutre, en realidad se trata de un suvenir para los fans, en un formato gatefold de carpeta muy fina y en su interior fotos de Ozzy, Iommi y Geezer Butler y nota en la que cuentan que el cd es una edición hecha exclusivamente para el Tour final y en la que agradecen la lealtad a los fans. El cd tiene forma de vinilo y esta insertado en la carpeta pero no hay ningún booklet con letras ni nada. Como decía un poco cutre, que hubiera estado bien como obsequio para los asistentes al concierto y con un precio razonable, pero no de la manera que lo han hecho, limitándolo a 50 por concierto y al precio de 30 dólares.

    ResponderEliminar