sábado, 31 de enero de 2015

Gov't Mule - Dark Side of the Mule (2014): Crítica del disco Review



por Sergio Vargas
(@zarrabeita)


Como he contado en alguna ocasión, y discúlpenme si me repito, respeto musicalmente hablando a los jornaleros del rock, es decir, bandas que están continuamente girando, bandas que se dejan la piel en los escenarios, bandas que están bien engrasadas, bandas que no son prefabricadas, bandas cuya transpiración nos salpica desde el primer corte de su obra. 


Todo esto encaja a la perfección con la joyita que les vengo a presentar titulada Dark Side Of The Mule, algunos ya sabrán por donde van los tiros. Situémonos, en plena entrada de los años 90 surge un proyecto aparte de la Allman Brother Band a cargo del cantante y guitarra de la misma Warren Haynes y su colega al bajo Allen Woody (que sería sustituido en el año 2000 por fallecimiento) siguiendo el grupo en pie hasta la fecha de hoy y en muy buena forma como pude comprobar al termino de su última obra, que nos llega en formato de triple cd, vinilo y DVD en vivo, versionando a Pink Floyd con gran creatividad sin clonación alguno de los temas originales pero dotándolos de una originalidad sin faltarles al respeto en ningún momento.

Realizado en el mítico Orpheum Theatre de la ciudad de Boston, desgranando durante tres horas clásico tras clásico del grupo británico en la noche cerrada de Halloween, que sirve no solo de homenaje al miembro original que les dejo sino a Syd Barret fundador de los creadores del “Wish You Were Here”, por ello los temas son tratados de manera ambiciosa, con el toque personalísimo de esta banda emblemática tan sacrificada y esa atmósfera siniestra adecuada en la noche de mascarada.


El grupo se mantiene equilibrado desde la pieza inicial “Brighter Days” hasta el final del oscuro viaje con predominio de la paciente guitarra de Haynes que encaja a la perfección. Todo movimiento de cada pieza musical es intrigante como la propia banda en cuestión, uno se puede dar cuenta que un proyecto que se pensó paralelo a la Allman Brother Band se distancia claramente hacia otros lugares enriquecedores del abismo musical de forma magnifica, así no es de extrañar que experimenten dentro de sus numerosos conciertos con otros estilos como el jazz, soul clásico, fusión e incluso reggae, todos ellos cohesionados por la gran fuerza de su guitarrista.

Importante el papel del saxofonista Ron Holloway que lo borda cuando entra a matar otorgándole una brisa fresca a las composiciones como por ejemplo en “Have A Cigar” así como de los coros que ayudan a mantener esa atmósfera terrorífica como se observa en Dark Side Of The Mule apoyados por un público enfervorizado para la causa.

Vivimos momentos de sobresaturación de tributos, entendible que pasemos de largo ante ellos, muchos no valen la pena, pero a veces hay que detenerse ante el perfume de una gran obra como esta para darnos cuenta, que por muy colosal que sea, nadie en la historia podrá sustituir a los genuinos Pink Floyd.

©Sergio Vargas

No hay comentarios:

Publicar un comentario