domingo, 18 de enero de 2015

Brant Bjork & The Low Desert Punk Band – Black Power Flower (2014): Crítica del disco Review


por Sergio Vargas
(@zarrabeita)


Para adentrarnos en el mundo del protagonista de esta reseña, Brant Bjork, hay que retroceder a los años noventa como precursor de un movimiento conocido como Stoner Rock (mezcla de rock y metal con grandes tintes psicodélicos). Si hay una banda mítica que inventó y representó este estilo como nadie fue Kyuss, siendo gran responsable de ello uno de sus integrantes, al mando de la batería, el Sr. Brant, nacido en Palm Desert (California) la que sería cuna oficial de este género que algunos denominarían “rock desértico” como homenaje a la zona donde surgió, caracterizado principalmente por un sonido de tempos medios, duro, riffs pantanosos, guitarras bien afiladas y bajos a lo Black Sabbath.




Más adelante, nuestro protagonista abandonaría el grupo por discrepancias con la productora recayendo en Fu Manchu otro banda grande dentro del género que estamos tratando entremezclando trabajos en solitario en buena compañía como este incendiario de principio a fin Black Power Flower donde cada pista está empapada con el aroma de la marihuana, si no no estaríamos hablando de Stoner Rock -es de obligado consumo para la terminación niquelada de una obra como esta- sin aditivos edulcorados; es más, los riffs son más pesados que en trabajos anteriores amplificados con capas de distorsión , que para mi sorpresa funcionan de maravilla. Un claro ejemplo lo tenemos en “Stokely Up Now” y “Buda Time” monstruosas composiciones. Tonos punk junto a una voz cavernosa en “ Controllers Destroyed” y “We Don´t Serve…” ambas con melodías contagiosas. El álbum es muy pegadizo (se agradece en este subgénero del rock) teniendo cabida hasta el funky en “ That´s a Fact, Jack” y “Soldier of Love”. Finalizando este paseo nocturno por el desierto (así lo imagino) con un tema explosivo, “Where You From, Man”, lleno de improvisaciones, lo que puede dar pie a su éxito si es tocado en vivo.

En definitiva, una obra que, si bien no romperá moldes, nos demuestra cómo con unos acordes simples, sazonados con el carisma de Mr Brant, juntando la habilidad de los músicos que le acompañan, da como resultado un álbum con poco desperdicio, analógico e hipnótico en algunos momentos.



©Sergio Vargas

No hay comentarios:

Publicar un comentario