domingo, 28 de diciembre de 2014

Microrrelatos - Cosas en los bolsillos (60): Tacañería y silencios


Tacañería y silencios

Estábamos repartidos por los sofás y nos acompañaba un programa pueril que ponían por la tele. Charo y yo algo amodorrados ya: ella mirando con desgana una revista de moda por la Red y yo intentando hacer dos cosas, apurar mi copa de coñac y rellenar unos cuantos cuadraditos en blanco que me faltaban para completar el crucigrama. Los niños, sobre todo el pequeño, disfrutaban con los ademanes infantiles de un presentador de mi edad, el pobre. Entonces tomé la copa casi agotada y me levanté (con un leve ay) para ir al baño.

Salí al pasillo y escuché claramente, al fondo, el sonido metálico de una moneda (me pareció) que caía al suelo. Venía como del dormitorio de mis hijos. Anduve hasta él con sigilo, casi a oscuras, algo temeroso (solo somos cuatro), lentamente pisando flores sobre mis zapatillas de paño, con mi copa de coñac en la mano. Alcancé por fin la puerta. La abrí despacio y ¡zas! encendí el interruptor. Y allí estaba, cambiando el diente de mi hijo por una moneda de cinco duros. No sé quién puso una cara más rara, si él o yo. Apagué la luz de nuevo y volví al salón, sin pasar por el baño, para terminar de resolver el crucigrama. Se me fueron de una vez las ganas de mear y no me preguntéis qué hice con la copa. Por supuesto, no le dije nada a Charo, y menos aún a los niños. Pensaba yo (para mis adentros, eso sí), que ese diente que se le había caído al niño, su primer diente, valía más de cinco duros, y con ese pensamiento rondándome hasta la cama puse fin al día antes de dormirme profundamente.
Ángel Carrasco Sotos

2 comentarios:

  1. Hola, Ángel.

    Es precioso. Para volver a creer en la magia y no dejar nunca de ser niños.
    A Z le ha gustado muchísimo, ya sabes cómo es.
    Un besazo, artista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que donde este una mentira hermosa y bien trabada que se quite una verdad prosaica y fastidiosa (oye, pues no me ha quedado mal, jaja). Supongo que a Z habrá que explicarle qué es eso de los 5 duros, que esta nació ya con los euros, recuerda. Basos también para ti, preciosa.

      Eliminar