lunes, 15 de septiembre de 2014

Robert Plant - Lullaby and...The Ceaseless Roar: Crítica del disco Review


por Sergio Vargas



En el último trabajo en solitario, Lullaby and...The Ceaseless Roar, de Robert Plant y rodeado por su banda ecléptica The Sensational Space Shifters...., no encontraremos rastro de sonidos "zepelianos", pero sí un trabajo bien producido y ante todo sin engaños y humilde. La voz del cantante no es la que fue en cuanto a sentimiento se refiere, pero no envejece, eso está claro. Su última obra, donde las guitarras suenan en contadas ocasiones, está llena de influencias exóticas, sobre todo orientales, incluso electrónicas, dando al conjunto un aroma de escucha como ambiental, perfecto para oírse de fondo o cuando estás haciendo otras cosas (esto no es negativo). Disco paradisíaco, donde fluyen como él mismo dice "algunos riffs".

La mayoría del disco está compuesto originalmente por él, salvo la inquietante y palpitante "Little angel" (con ella arranca el disco) y "Poor Howard". Esto puede ser una llamada de atención del cantante a su compañero Jimy Page que sigue viviendo del pasado con sus "remasterizaciones" de las tremendas obras de arte que hicieron juntos como Led Zeppelin.

"Rainbow", su primer single, no encajaría mal en el House of the holy, huele a rock popular con toques celtas. "Embrace another fall" con un principio sutil y un final de guitarras desgarradoras,  "Up on the hollow hill" un blues sureño con sonidos espaciales, "Somebody there" suena a los cristalinos Byrds y algunas más regadas con música africana, banjos, poesía victoriana y baladas de piano que nos llevan al trance.

Creo que con este disco el Sr Plant demuestra que tiene todavía mucho que decir. Piérdanse dentro de este buen trabajo y encontrarán a un artista maduro, nada cansado y con muchas ganas de seguir evolucionando.

©Sergio Vargas

No hay comentarios:

Publicar un comentario