domingo, 23 de marzo de 2014

Los 10 mejores finales de película (spoiler)



por José Manuel Albelda (@jmalbelda)




Hay finales y finales. Por regla general, suelo desconfiar de los finales de película que contienen lo que yo denomino "trucos de tahúr". Un truco cinematográfico de tahúr es algo así como un juego de manos más o menos efectista, barato en todo caso, que en el último minuto le da la vuelta al argumento de una película con la intención de dejar al respetable con la boca abierta; y poco más. Lo que ocurre es que el efecto de maravilla que provoca en el público esta sorpresa momentánea no suele perdurar cuando se revisita la película con una mínima intención crítica.


Por eso, la diferencia entre un truco de tahúr y un final admirable reside exactamente en la cualidad de esa sorpresa final para imbricarse con el resto de la historia sin estropear su relectura. Por ejemplo: se conoce el secreto de Testigo de cargo o de Más allá de la duda y no pasa nada, porque su valor no reside en un fuego de artificio deslumbrante y efímero, sino en la solidez de toda su trama y sus diálogos, en su misterio permanente nunca del todo aclarado. Existe un método infalible para discriminar entre un truco de tahúr y un final admirable, y es medir el apetito que suscita en el espectador la simple idea de imaginarse volviendo a ver la película nada más finalizada la proyección. No falla.


Diez finales con spoiler (que adoro):


“El sexto sentido”, de M.N.Shyamalan,
“El golpe”, de George Roy Hill.
“El planeta de los simios”, de Franklin J. Schaffner.
“El truco final”, de Christopher Nolan.
“Shutter Island”, de Martin Scorsese.
“La niebla”, de Frank Darabont.
“Psicosis”, de Alfred Hitchcock.
“Testigo de cargo”, de Billy Wilder.
“Los otros”, de Alejandro Amenábar.
“La Jetée”, de Chris Marker.

©José Manuel Albelda

1 comentario:

  1. El Truco Final” nos oferta una serie de actividades de extrema competición profesional con ánimo de venganza familiar y tono de misterio, por cierto me recuerda a “El Hipnotizador” la nueva serie de HBO, tiene temática similar. En fin, la película tiene una historia entretenida en primera instancia, con diálogos rimbombantes y conjeturas rebuscadas nuestro director ejecuta una obra en fragmentos estilo puzzle pero sin llegar a los extremos, con una cuidadosa fotografía, escenarios planeados con la delicadeza de un gran artífice, maquillaje certero y fidedigno, es obvio que toda la producción se esfuerza por sacar la obra a flote sin el desventajoso desinterés del arrebato, sino con la intención de delicadeza, suspense y tensión, para los amantes de la taquicardia cuya percepción inspecciona hasta al más mínimo detalle, el cual será crucial en la película. Las virtudes de la cinta son evidentes, el guión es una obra escapista/ilusionista con el simple propósito de engañar al espectador y hacerlo sentir diversas emociones; la dirección de actores es exquisita.

    ResponderEliminar