miércoles, 26 de marzo de 2014

Crítica del disco "Metalmorfosis" de Barón Rojo (1983). Review. Reseña


por Addison de Witt (@Addisondewitt70)






¿Alguien pone en duda que Barón Rojo ha sido y es la más grande banda del heavy hispano de la historia? Hombre, para gustos... pero creo que a este respecto habrá bastante unanimidad.

Y es que esta banda, formada en 1980 tras la marcha de los hermanos de Castro de la formación liderada por Juan Márquez, Coz, debido al repertorio que la multinacional CBS eligió para formar parte del nuevo disco de la banda y que apostaba por los temas de Márquez ignorando las canciones de los hermanos de Castro.

Tras unirse a ellos el bajista y cantante José Luis Campuzano "Sherpa" y el baterista uruguayo Hermes Calabria nace el proyecto Barón Rojo.

Tras dos discos de gran éxito, tanto en críticas como en ventas, en especial su segundo Lp, el mítico Volumen Brutal que vendería mas de dos millones de copias, triunfando no solo en España sino también en Inglaterra, no en vano fue grabado en castellano e inglés en los estudios del legendario Ian Gillan, celebre voz solista de Deep Purple.




En cambio, del disco que vamos a hablar no es de este, sino del siguiente cronológicamente hablando del grupo, el no menos imprescindible Metalmorfosis.

Grabado también en Londres, cuenta con una producción más oscura y "dura" que sus antecesores. El disco respira más pesadamente, es menos luminoso y menos digerible, en cambio cuenta con textos mucho más maduros y con una mayor "mano izquierda" a la hora de plasmar sensaciones tanto sonoras como textuales. En definitiva, que en mi opinión las composiciones continúan con el alto nivel de los anteriores, pero la madurez de los cuatro miembros como músicos y como escritores se hace patente aquí, dando lugar a un disco con más sentido de eternidad, que envejece mejor, realmente este disco "no envejece" como entiendo que si ocurre con los primeros discos (excepcionales también) de la banda.

Nueve son los cortes con los que se presentó el vinilo, aunque realmente se grabarían otros dos cortes que serían obsequiados en formato single en su día, pero que en cambio no fueron incluidos en la edición posterior en CD, así que nos centraremos en los nueve de la versión original, que no es poco, pues se trata de nuevo temarracos como nueve casonas de grandes.




Tanto "Sherpa", como ambos hermanos de Castro (Armando y Carlos), son los encargados de la composición de los temas. Se nota que en esta época estaban compenetrados y en perfectas relaciones, pues la colaboración entre ellos da lugar a un rico mosaico de temas de diferente tesitura, y todos ellos de gran nivel. También se reparten la interpretación vocal de los temas, en especial Carlos y "Sherpa", pues Armando interpreta únicamente "Invulnerable", uno de los temas que no sería incluido en el vinilo original. No obstante, este gran guitarrista que es Armando de Castro bastante tiene con ofrecer irresistibles y virtuosas prestaciones en todos y cada uno de los solos de guitarra del Lp, a cual más atinado, intrépido y enérgico.

En cuanto a los temas, que se puede decir, que no hay relleno aquí, hay riffs de poderosa sonoridad heavy, punteos espectaculares y una base rítmica que es de lo mejor que se ha escuchado por estos lares.

Prueba de todo esto es el primer corte, la famosa y gamberra "Casi me mato", interpretada por "Sherpa" con energía y entrega. Nos habla de un suicida con más bien poca aptitud... o quizás lo que le falta sea actitud de suicida. Tema delirante musical y textualmente hablando y que llevó a la banda a las Radio Fórmulas.



Imposible no acordarse del "Black Dog" de los Zeppelin escuchando este segundo corte "Rockero Indomable", interpretado sobriamente por Carlos de Castro, con voz oscura y actitud desafiante. Cuenta con un estribillo pegadizo e intenso, un gran tema.

Un riff poderoso sirve de presentación a este tercer tema, el impresionante "Tierra de Vándalos", canción de una intensidad heroica gracias a la vibrante interpretación de Carlos de Castro, dueño de una materia vocal excelente, cuenta con una letra épica y marcial.

Continúa la intensidad épica y belicosa en la extraordinaria "¿Qué puedo hacer?", un medio ritmo de robusta construcción guitarrera, y fuerte tono rítmico.

"Siempre Estas Allí" es posiblemente la mejor balada del hard rock español, un emotivo tema sobre la vida en la carretera y las sensaciones que se viven desde un escenario y todo desde el prisma de un homenaje al público, al fan que siempre está allí. Preciosa composición cantada con emotividad por "Sherpa", que nos convence de la sinceridad de sus emociones, cuenta además con una construcción sonora realmente excelente, gracias a las guitarras de los hermanos de Castro. Un temazo que siempre que he visto a los Barones (unas cuantas veces ya) espero con impaciencia, y consigue emocionarme invariablemente.

En "Hirosima" se juntan temáticas muy de la época, es decir, el pacifismo, la condena a todo lo yanky y la apocalíptica visión del futuro del planeta, amenazado por la destrucción del mismo por obra y gracia de una inquietante carrera armamentística en términos nucleares, que si bien ahora suena a chiste, durante décadas fue algo realmente serio. Gran letra, que aún hoy tiene vigencia, a pesar de que pueda parecer "desfasada".

"El Malo" es un tema clásico, sencillo, de pegadizo estribillo y poderosos riffs, fibrosos y musculados, otro tema que sonaba sin parar en las radiofórmulas del momento.

Un texto casi "renacentista" empapa la ideología de "Diosa Razón". Tema típico de Barón Rojo, cuenta con todas las características del grupo, intensidad vocal, medio tiempo contundente en su base rítmica, con cuidados y efectivos riffs, textos contundentes y punteos de virtuosista ejecución, otro más que meritorio tema.





El disco se cierra con la juguetona y cercana a la sonoridad en los arpegios de Young para muchos temas de sus AC/DC, que no es otra que la evocadora "Se Escapa El Tiempo", perfecto corte para finiquitar un disco absolutamente imprescindible.


En este Metalmorfosis nos encontramos a una formación perfectamente acoplada, que funciona en todas las facetas de una banda, composición, producción, escritura de textos, directo... en el mejor momento de su vida vaya...

Imposible aburrirse con esta descarga eléctrica y hardrockera que, sin dejar de tener notas distintivas del origen patrio de los temas, huele a internacionalidad bien entendida, un clásico absoluto del rock español.

©Addion de Witt

No hay comentarios:

Publicar un comentario