jueves, 24 de octubre de 2013

Monster Magnet - Last Patrol (2013): Crítica del disco. Review



by Don Críspulo
En un mundo paralelo, de esos que nos imaginamos por las noches mientras nos acariciamos, Monster Magnet serían unas putas estrellas de esto del Rocanrol. Que a lo mejor alguno de ustedes se acuerda de cosas como Powertrip (obra maestra absoluta; ponte ahora mismo “Space Lord”) Dopes Of Infnity o Superjudge y me da la razón, pero toca joderse, qué le vamos a hacer, no me lo echen en cara, que yo no inventé la vida ni el universo.


Todo eso fue en el siglo pasado, un milenio antes. Es verdad que en el siglo XXI la cosa no fue tan fácil, posiblemente porque ya eran conscientes de que no iban a ser mega estrellas o porque Dave Wyndorf, que es un genio, tiene cosas de genio -ya saben ustedes- y a veces no le entendemos o qué sé yo. El caso es que con God Says No dijo NO de verdad. Y eso que era un gran disco. Con Monolitic Baby, ya en 2004, 4-way Diablo (2007) y Mastermind (2010) demostraban que seguían rockeando, pero algo se había perdido en el camino, y no, no eran ellos, era el público mayoritario que una vez más les daba la espalda.

Y así hemos llegado a Last Patrol, y éste es de todo menos un disco de fácil digestión y eso, amigos, me gusta mucho. Me gusta porque es de esos en los que te vas adentrando poco a poco, a veces con cautela, a veces con ganas de comértelo todo. No hay puños en alto ni himnos ni sudor y ni siquiera pose, y yo lo agradezco. Lo que sí hay es una vuelta a los espacios abiertos, a las coplas extensas, enrevesadas que serpentean como culebras, minimalismo animal (lo he puesto sólo para hacer el juego de palabras y para molar) y, oigan, la cosa da resultado. Es el disco de Monster Magnet que más me ha interesado desde Powetrip (ahí lo dejo).

No está Ed Mundell y no se nota. Las guitarras son simples, no hay riffs de cabecera y los punteos no tienen papel protagonista, pero perfectas, dosificadas, como todo, como si se quisiera volver a la pureza (hola, otra vez, Juan Ramón) que no es tal. Es Rock del de toda la vida, claro, y ahí están cosas como “Hallelujah” puro años setenta revisited que en mi delirio me parece una mezcla de Alice Cooper y Jimi Hendrix si esto fuera posible, que no lo es. O, y perdonen que no siga un orden, “Midless One”, donde se sueltan las melenas (los que todavía la tengan, claro). Sin embargo, “The Duke (of supernature)”, que fue el primer single, nos remite directamente a aquella “Space Lord” llena de misterio. “I Live Behind The Clouds”, que, sorpresa, abre el disco, podría haber salido de The Fragile de NIN si en NIN hubiera habido alguien con un mínimo sentido rockero y lo hubiera producido el Steve Harris de la era Blaza (vale, estoy desvariando). Wyndorf deja clara sus intenciones desde primera hora. Y la cosa no cambia con las siguientes: Paisajes, repeticiones eternas (“Last Patrol”) ambientes y atmósferas pesadas, sutilezas que deben ser masticadas despacio. Veo también de lejos a los Jane´s Addiction de Nothing´s Shoking, a Uriah Heep totalmente desfasados; escucho bongos (como si yo supiera lo que es eso), percusiones empapadas de peyote, teclados, susurros y parsimonia, mucha parsimonia.

Es temprano, tanto para el disco como para mí, pero vislumbro, oteo en el horizonte (siempre quise escribir una gilipollez como esta) un obra maestra atemporal. Un disco perfecto, inteligente, plagado de detalles que pasan desapercibidos en las primeras escuchas. Me envalentono y sabiendo que los pocos que leéis no llegáis al final, digo que: Last Patrol es mi disco del año.

©Don Críspulo

Nuestro colaborador, BlueMonday también escribió en su blog sobre este gran disco en Kids Wanna Rock, pásate a ver su crítica

4 comentarios:

  1. Si va a ser disco rockero del año tendrá que competir con Earth Rocker, de Clutch ; )
    Buena crítica.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen apunte anónimo. Sin duda el disco de Clutch (otra banda sin suerte) es una maravilla y candidato al disco del año.

      Eliminar
  2. Yo soy de esos bastardos que abandonaron a Mosnter Magnet en el camino al infierno. Ahora mismo me pongo con Powertrip para ambientarme y de seguido le doy un repaso a las coplas nuevas.
    ¿Qué tomas antes de ponerte a escribir? Quiero dos de lo mismo.

    ResponderEliminar
  3. Ya te dije una vez quien era el que escribía bien aquí. En el fondo coincidimos, en la forma, me quedo con la tuya. Y por supuesto...pedazo de disco.
    Abrazos a ambos masters.

    ResponderEliminar