domingo, 13 de octubre de 2013

Las más altas cotas de la cultura universal - Los traductores de títulos de películas al español



Andaba yo pensando si hablarles de las bragas de encaje, los botijos de La Rambla o los bocadillos de chorizo de cantimpalo, obviamente todo ello altas cotas de la humanidad y de cualquier otra civilización que se precie, pero permítanme que les hable de la que es, sin duda alguna, la más alta cota de la sabiduría humana: Los traductores de títulos de películas. Que si hay alguien en el planeta que sabe, que entiende y que merece estar aquí y allí donde se fabrican los premios Nobel, esos son las eminencias que traducen los títulos de las películas en España.


Porque no me digan ustedes a mí que Sunset Boulevard no es mejor si la llamamos El crepúsculo de los dioses. Que sí, que Sunset significa crepúsculo, pero ese “de los dioses” es pura poesía que el lerdo de Wylder no supo ni vislumbrar, un tolái al lado de nuestros sabios traductores. Y es que además de sabios, ellos tienen vocación de servicio público, por eso a un film que se llama Gladiator ellos le añaden un clarificador Gladiador para que todos lo entendamos. No podemos sino estar agradecidos, aunque quizás debería haber hecho lo mismo con Blade Runner que no hay dios que sepa qué significa eso de “cuchillas corredoras”.

Alabemos también su buen gusto al cambiar estrellas (Star) por galaxias enteras en Star Wars, que aquí se hacen las cosas a lo grande y no nos andamos con pequeñeces de estrellas ni mierdas de esas. Galaxias... y si los dejan un poco más hubiera sido La Guerra de los Universos que hay que mirar siempre hacía arriba, coño. Y voy a contarles una cosa que quizá ustedes ya sepan, somos los únicos que vamos por ahí diciendo “Sayonara baby” con voz de Terminator. El resto del planeta usan la versión original: “Hasta la vista Baby”. Per ose ve que a nuestros grandes protectores ese “Hasta la vista...” les resultó demasiado familiar y lo cambiaron por la versión en ¡japonés!. Unos linces, se lo digo yo.

Como aquí donde vivo ya es sábado por la tarde, y la verdad es que entre que no me lee nadie y que yo tengo pocas ganas lo mejor es que les deje un enlace para que puedan ustedes ver qué es lo que se cuece en esos cerebros prodigiosos de estos sabios.

P. D.: En la producción y ejecución de este escrito no se le deseó la muerte a Verónica Forqué por el doblaje de El Resplandor por la única razón de que no se estaba hablando de doblaje, que de haberlo estado se la hubiéramos deseado y MUCHO.

©Don Críspulo

4 comentarios:

  1. Yo incluso me compré una muñeca vudú, pero ni por esas.

    ResponderEliminar
  2. Se lo he dicho ya al señor don Críspulo: no me imagino ya "El Resplandor" sin esa voz, jajaja. Sería un sacrilegio cambiar ese doblaje.

    ResponderEliminar
  3. Pero con un hacha, jaja, no usurpe funciones ajenas.

    ResponderEliminar