miércoles, 16 de octubre de 2013

Gov't Mule - Shout! (2013): Crítica del disco. Review


por Addison de Witt (@Addisondewitt70)



Vuelta a la arena discográfica de Warren Haines y sus chicos tras la publicación el año pasado de The Georgia Bootleg Box, trabajo compuesto por seis CDs que repasaban una serie de noches de concierto en las ciudades de Athens y Macon. Después, a tomarse unos meses sabáticos. Claro, que esto es un decir, pues no faltaron proyectos para estos señores de culo inquieto, sin ir mas lejos Warren nos regaló un agradable y ligero disco titulado Man in Motion que hizo las delicias souleras de más de uno.


Vuelta a la carretera en este 2013 y cambio de estudios para la grabación de lo nuevo de este cuarteto de virtuosos instrumentistas, hiperdotados para la concepción musical, en especial, para aquellos sonidos arrancados a la tierra cálida y reseca de los sombríos caminos que forman el aparato circulatorio de ese ser voraz y con vida propia que es el sur de los Estados Unidos.




Finalizan así la relación que venían manteniendo con los estudios de Willie Nelson: Pedernales Studios, en cuyos locales se forjó su anterior entrega bajo tapado: By a Thread y el mencionado Man in Motion de Warren solo. Fin a Pedernales y hola al sello Blue Note Records.

Y el debut con el nuevo sello se interpreta con un gusto dulce y agradable a la primera toma de contacto, pues Shout! es, a primera vista, un disco que aporta todo lo que se puede esperar de la mula, es decir, ardorosos sonidos de inevitable poso sureño, interpretados con maestría, dando ejemplo claro e irrevocable de cómo deben sonar unos temas que nacen de las entrañas de un cuerpo curtido por los veranos áridos que llevan el polvo del desierto disuelto en una brisa que empapa el aire con ese salitre salado y envenenado del Mississippi, filtrando en los rostros de los lugareños toda esa amalgama de agua y polvo, tierra y río que pasa a depositarse en los filtros del organismo, filtros en los que crea su caldo de cultivo con la sangre sureña que libre y pesarosa recorre los órganos febriles de todos los que desean desahogar parte de ese caldo a base de caceroladas de rock, blues, funky, jazz...

Y todo esto está presente en este disco, distribuido en once cortes en los que estos elementos se sienten libres de decir lo que piensan, siempre bajo la moderación sabia de Warren Haines, brillante como no puede ser de otra manera a las seis cuerdas, un magisterio de ardoroso sentido de la interpretación de todas y cada una de las notas que esperan su libertad enredadas en las cuerdas de su Gibson Les Paul.

Ritmo ajustado y demoledor, poderoso y sutil, como siempre ardiente en su actuación, por parte de los fantásticos Matt Abbs y Jorgen Carlsson a la batería y el bajo respectivamente, y todo rejunteado por las teclas de ese excepcional músico que es Danny Louis, gran teclista y multi-instrumentista cuyo sentido musical y su lectura melodica es un auténtico ornamento para el rock polvoriento y pantanoso de la mula (obsérvese la aportación, tímida y discreta, como escondida con vergonzoso y encantador decoro tras el rugido de la guitarra de Haines en el fabuloso "When the World Gets Small").




Y por supuesto no se me olvida mencionar ese segundo disco, formado por los mismos 11 cortes pero versionado por diferentes artistas que acompañan y dan replica a los originales firmados por la mula.

Mucho he leído a propósito de este experimento. Yo qué queréis que os diga, no me parece mala idea; el elenco de artistas es evidentemente de altura, y unos aciertan más y otros menos, en opinión de quien suscribe evidentemente- Vamos a ver, yo entiendo que el disco es el formado por los cortes interpretados por quienes firman el disco y que lo otro es una curiosidad, que aporta una visión divertida y resulta un interesante experimento, pero no creo que la idea sea escuchar un tema con su par sino escuchar el disco y tras tenerlo más o menos asimilado, probar qué se siente con cada una de las versiones. Este sentimiento lo dejo al libre albedrío de cada cual, pues insisto, entiendo que el disco es lo firmado e interpretado por Gov't Mule, sin invitados. Como información, indicar que las versiones son realizadas por nombres de tanto lustre y brillo como: Ben Harper, en la fabulosa entrada "World Boss", Elvis Costello en la nerviosa y saltarina "Funny Litle Tragedy", inquietante tema de accidentada melodía que alguien explicará por qué se salda con solo de Danny Louis; no parece demasiado comprensible, pero bueno. El Dr. Jones da replica a Warren and company en la correcta y oscura "Stoop So Low", Jim James hace su aportación a "Captured" (se trata de un muy buen tema, muy mula, con ese Warren que tanto nos gusta, ese que juega con el fuego del sonido de su infectada guitarra, dispersando azufre sónico por doquier).

"Wishper in your soul" es un enigmático tema, que cuenta con la cadenciosa actuación rítmica del combo formado por Matt Abbs y Jorgen Carlsson, clareando el ambiente en el estribillo, tenso y extremo, un gran tema que cuenta con la fantástica colaboración en el segundo CD (no quería decir nada, pero esta es en mi opinión la mejor versión y no he podido evitarlo) de Grace Potter, oscura y misteriosa, tremenda.

Aburrido corte en mi opinión "Scared to Live", tema reggae plomizo y rutinario, que no mejora demasiado con la aportación de Toots Hibbert.

Fabulosos temas me parecen, "No Reward" y "When the World Gets Small", vivos y cálidos, horneados a fuego lento en las brasas del infierno, interesantísimas aportaciones además de Glenn Hughes y Steve Winwood respectivamente.











Tanto "Forsaken Savior" como "Bring on The Music" son temas correctos, en especial el primero, que dan lustre a este buen disco y que cuentan con las aportaciones en el segundo CD de Dave Mathews y Ty Tylor.

Tema de inspiracion zeppeliniana en la atascada desde el punto de vista melódico, áspera y no muy comprensible "Done Got Wise". No me aporta nada y es junto a esa suerte de reggae titulado "Scared to Live" lo peor del disco, en este zeppeliniano tema colabora en la versión anexa Myles Kennedy.

Un buen disco de la mula, no sé si es de recibo compararlo con trabajos pretéritos, pero creo que es un disco suficiente, disfrutable y con algún corte de auténtica enjundia, buenas guitarras y que además cuenta con ese curioso y divertido añadido del CD2 que nos da la oportunidad de jugar un poco con las canciones y en alguna de ellas incluso volver a disfrutarlas, pues si en las revisitaciones de todo hay, entiende un servidor que alguna supera al original.

Buen debut en el nuevo sello de Warren y sus chicos en este nuevo y más que correcto Shout!. Recomendable.

©Addison de Witt

1 comentario:

  1. Me parece un trabajo muy bueno, con temas excepcionales como No reward, When the world get small, Captured o World boss. Y el segundo cedé tiene su aquel, algunos temas ganan, otros pierden, depende del gusto de cada uno. Siguen en forma.

    ResponderEliminar