domingo, 17 de junio de 2012

Dry River - El circo de la Tierra (2011): crítica del disco


Dry River saltó el pasado año a la palestra del rock nacional con un disco afortunado que lleva el título de El circo de la Tierra (Maldito Records, 2011). Lo primero que hay que decir de él es que sorprende por su calidad. Los castellonenses (con vocalista manchego) se lo han montado bien y nos han hecho pasar una buena tarde de circo. Y como en un ruedo circense, el disco muestra una gran variedad de registros que los de Angelito Belinchón controlan y manejan con manos de artesano. Un disco currado, rico, de cuidadas letras y de una calidad suprema en su conjunto. No, esta vez no es retórica, es la constatación de una evidencia.


Disco progresivo, en el que, como se ha señalado, se notan las influencias de Dream Theater o Queen, pero con una marca personal que imprime su sello (de garantía) al trabajo, y las posibles fuentes de inspiración de las que parten quedan solo sugeridas, engrandeciendo este gran disco de Dry River. Blues ("Se lo monta bien"), metal progresivo ("La mujer del espejo"), heavy ochentero ("Quédate un rato más"), etc., etc., sin olvidar influencias de Yes, Camel o N. Morse que aquilatan el disco aun más.

El álbum supone un viaje por ese circo de la Tierra, una larga caminata orquestada en la que los caminos se cruzan y en tales bifurcaciones uno se pierde para, en muchos casos, volver sobre lo andado, sin importarle pisar ese camino hoyado y disfrutar de nuevo de compases, riffs o solos ya escuchados o sugeridos. ¡Cómo no! Pocas veces se da esta presentación gloriosa entre los grupos que a patadas van naciendo en nuestro panorama patrio y muriendo, a veces de modo inmerecido, apagados por la tristeza de no avanzar según la ilusión de lo programado.

Ya los había promocionado vía Twitter y la aceptación fue inmediata. Ahora que actuarán como teloneros de lujo de los legendarios Topo en lo que promete ser un concierto memorable en Belmonte (Cuenca) el día 30 de junio, hemos creído conveniente dar salida a una entrada para hablar de ellos, para que los conozcáis y los disfrutéis como yo he hecho. Es difícil no dejarse atrapar por esa voz y esos compases, y quedar inmovilizado en las redes de Dry River, pues en este disco se da cita una música para gustos diversos, y, además, como digo, con una sólida calidad. Una gozada en toda regla. Así que deseamos un largo y provechoso futuro a Dry River. Por cierto, este disco, El circo de la Tierra, puede escucharse en su totalidad en Spotify, así que no hay excusa para echarles una oreja. Una auténtica fiesta para los sentidos.

Para más información sobre el grupo:

Página oficial

[Leer CRÓNICA DE SU CONCIERTO EN BELMONTE (CUENCA)]

Pequeño animal


Aunque sin ti


La mujer del espejo



ACS

3 comentarios:

  1. Guau! Pedazo de reseña!

    ResponderEliminar
  2. todo lo dicho es cierto. no son buenos......son mejores.

    ResponderEliminar
  3. Yo los he visto en directo en Madrid.Son espectaculares!

    ResponderEliminar