miércoles, 21 de marzo de 2012

Microrrelatos - Basura Espacial 9: Ahora quietos, ahora no



Ahora quietos, ahora no

LLEVÁBAMOS parados ya algunos días y, de pronto, Rosa se acercó al quiosco de la plazuela y le compró un helado a Luisito. Al rato sonó la sirena y aceleramos el paso para refugiarnos de los posibles bombas (nunca caían al final). Fue en aquel recinto subterráneo con un ligero olor a orina donde supimos lo de Marisa, la pobre. En fin, ella se lo había buscado si se piensa bien. Luego, sin aviso, regresamos a la habitual quietud (hasta que el lector volviese a pasar sus ojos sobre nosotros).

Ángel Carrasco Sotos

10 comentarios:

  1. Tío, cuando te pones eterno retorno y en plan metalingüístico, me chifla... En 6 líneas...

    Esta para Jimmy...

    http://labodegadejimmymcclure.blogspot.com.es/

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si merecerá estar en esa bodega tan bien nutrida de añejos. Gracias, chavalote.
      Abrazos.

      Eliminar
  2. Pues aquí un lector ha vuelto a releer para captar esa quietud. Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que darles vida a los pobres de vez en cuando para que no se aburran de hacer siempre lo mismo.
      SAludos.

      Eliminar
  3. Te prometo que nunca mas voy a dejar de leer durante tanto tiempo, y voy a pasar mas a menudo mis ojos, sobre aquellas fantásticas aventuras, de los libro que me regalaste,saludos,adéu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer. Para este verano a lo mejor tenemos otro hijo (otro libro, entiéndeme).
      Saludos.

      Eliminar
  4. ¿Personajes de un libro?, no me atrevo a aventurar nada más desde mi sonada zanahoriada.
    Muy plástico lo del olor a orina...
    Unos abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Evidente menete, Tow. ¿Te gustó esa pincelada orínica?

      A brazos.

      Eliminar
  5. ¿Puedo votar en la encuesta de Iron Maiden?, ya sabes que este tema lo controlo muy bien... ¿Hay algún premio?

    ResponderEliminar
  6. Puedes, puedes, y deberías hacerlo: los votos que llegan de los expertos son los más valiosos. ¿Premio? Me pongo en contacto con Bruce Dickinson de inmediato. No lo había pensado.

    ResponderEliminar