ZEPPELIN ROCK: BUNBURY - Posible (2020): CRÍTICA Review

lunes, 22 de junio de 2020

BUNBURY - Posible (2020): CRÍTICA Review




Por Esteban Martínez (@EMartineC)




Bueno, pues parece que hay personas que se han sorprendido un tanto con ese tono reflexivo y pesimista que describe el más reciente disco de Enrique Bunbury, Posible. A mi entender, no deberían. En todo  momento la carrera del compositor español ha estado marcada por confesiones intimas, personales y existenciales, las cuales ciertamente se han intensificado en los años más recientes. De esta forma, en Palosanto (2013) llegaron canciones fatalistas como 'Salvavidas' ("Todo lo que necesito hoy quítamelo / Y déjame seguir atrapado en este bote navegando a la deriva y sin timón..."), en el MTV Unplugged (2015) el artista decidió declarar principios mediante las profundas 'Ahora', 'Dos clavos a mis alas' o 'El boxeador' mientras que en Expectativas (2017) pudimos verlo algo más incisivo frente al poder político ('La ceremonia de la confusión', 'Bandeja de plata' o 'Parecemos tontos'). Las temáticas lúgubres, por tanto, siempre han estado ahí. Sin embargo, los arreglos esta vez han marcado una clara diferencia, intensificando las atmósferas y logrando que el álbum se perciba aún más intenso.




Y es que lejos de su zona de confort, Posible se anota como uno de los discos más oscuros (junto a Las consecuencias, 2010) y atrevidos (junto al extraordinario Radical sonora, 1997) en la carrera de Enrique Bunbury, un álbum en donde el vocalista ha trabajado su sonido con herramientas que incluso ha admitido le causaron más de un dolor de cabeza al no saber manejarlas adecuadamente. Pero así lo quería Enrique, la idea era aprender, crecer y encontrarse con un trabajo que escapase intencionadamente de lo analógico y el formato de banda de rock, lanzándose de lleno a los sintetizadores y baterías electrónicas, con contados momentos en donde la guitarra adopta protagonismo.

En esa linea, el disco conectará con momentos notables, como en 'Cualquiera en su sano juicio (se habría vuelto loco por ti)', una partida enorme y elegante (muy en la línea del Depeche mode más reciente, el de Spirit) donde un piano comenzará marcando el tiempo para que luego los teclados vayan aumentando la intensidad. Más adelante la sutileza volverá a funcionar en 'Mis posibilidades (Interestellar)' o 'Mariachi sin cabeza' ("Equivocado pero convencido / Inquilino de una soledad devastadora..."), mientras que los momentos más dinámicos del disco llegarán con ''Hombre de acción' (lo más parecido a un single tradicional que contiene el disco) o 'Las palabras', el único tema del álbum donde se un redoble clásico de batería adopta protagonismo.




Los puntos más altos llegarán cuando este vaya más adentro en lo personal, como ocurre en la arrogante 'Arte de vanguardia', que toma prestado el saxofón de 'Early to bed' de los olvidados Morphine, y el increíble cierre a cargo de 'Indeciso o no' ("Cuando ya no sabes navegar a que puerto / Da igual a que lado sople hoy el viento...") + 'Los términos de mi rendición' ("Se que el romper de una ola no puede explicar todo el mar..."), que acaba el disco con un solo de guitarra que si se alargaba un minuto más no nos quejábamos.

El disco carece de canciones contagiosas, de ganchos comercialmente atractivos y apuesta más bien por la intimidad pero nadie podría criticarle algo a un álbum trabajado con tal nivel de transparencia. En 2013 escribí en la reseña de Palosanto el que extrañaba los tiempos más osados de Bunbury, pues bien, he aquí el disco que muchos llevábamos demasiados años esperando...

1 comentario:

  1. Llevabas mucho tiempo esperando un disco así?el problema de los que nos gusta Bunbury,es que nos gusta todo ,todo lo que hace,compone y canta.....pero de ahí a esperar un disco así,yo personalmente ni de doña,el que espero desde hace mil años es uno de puro hard rock,y nos reviente los tímpanos y nos alegre dando caña.a mi ya lo de deprimirme con los últimos trabajos de el,ya como que pasó,paso de aburrirme

    ResponderEliminar