martes, 19 de noviembre de 2019

Crítica de SHUTTER ISLAND (Martin Scorsese, 2010): Reseña



por Möbius el Crononauta



Bueno es decir antes de nada que que soy de los que piensan que ya resultaba agobiante la manía que le había dado a Scorsese con tener a DiCaprio en todas sus películas, y de que no le tenía especial inquina al actor por ser un guaperas o porque idiotizara a media humanidad femenina con Titanic, y, además, vaya también por delante que DiCaprio me parecía un buen actor, sin más: ni el genio electrizante del que hablaban unos, ni el gran paquete que comentaban otros. Lo que sí creo es que no es De Niro ni Harvey Keitel, y no me hace olvidar que es DiCaprio en un nuevo papel. Tener su presencia tan continua en el cine de Scorsese me resultaba algo pesado, y no acababa de entender qué perra le ha dado al director con DiCaprio. Y bien, dicho esto, vayamos con la peli.




De entrada, Shutter Island tiene varias cosas a favor: una buen guión basado en una, presumo, buena novela de Dennis Lehane, autor también de Mystic River. Como he dicho al salir del cine, voy a tener que empezar a leer a Lehane, el tipo se saca unas historias extrañas de la manga que son realmente entretenidas. Otro punto a favor es que en la peli no sale Mark Wahlberg, y no hay Boogie Nights que valgan; todo perro tiene su día, que cantaba Bon Scott. Si en una peli no sale el amigo Wahlberg, punto a favor.




Bueno, pues he de decir que Shutter Island es la película de Scorsese y DiCaprio que más me había gustado hasta entonces junto a Gangs de Nueva York. La trama me pareció entretenida, la ambientación del extraño manicomio-penal durante la parte inicial del film está muy cuidada, y hay unas cuantas contadas escenas inquietantes (¿lo más cercano al terror gótico que veríamos en el cine de Scorsese?) muy conseguidas, y otras de un lirismo mórbido (léase la escena a ritmo de Mahler) que me han parecido bastante bellas. Además, a DiCaprio lo vi bastante bien, aunque un poco más y su compi policía Mark Ruffalo le eclipsa; Ben Kingsley está sobrio y elegante, tan bien como siempre, y Max Von Sydow, sin esforzarse ni casi aparecer en la película, demuestra que está por encima de todos los demás. Al fin y al cabo la veteranía es un grado.




No resaltaría elementos especialmente negativos que empañen la sensación general de buena película que me he llevado. Quizás, entre tanto flashback y ensoñación, hacia la última parte del film había en algunos momentos como un poco de confusión, y uno no acababa de tener claro si lo que se veía era realidad o ficción, pero presumo, claro está, que así lo quería Scorsese, que no es un recién llegado. No sé si para quien haya leído demasiado sobre la peli, esté demasiado atento o sea un experto historiador de la Segunda Guerra Mundial, el final no le pillará de sorpresa, lo que quizás le arruine la diversión. Yo me he dejado llevar sin problemas hasta el final, y sin parecerme un final rompedor, pues bueno, algo hay.




Pues nada, Shutter Island es una buena película con gran fotografía, técnica y demás, que al fin y al cabo aquí tenemos a Scorsese y no a quien sea que haya rodado el último blockbuster de turno. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario