martes, 8 de octubre de 2019

KORN - The Nothing (2019: Crítica review


Por Esteban Martínez (@EMartineC)




Se acabó; ya está. El disco de estudio número trece en la carrera de Korn vive ya entre nosotros y nuestro morbo ha sido saciado. Conocido es el lamentable momento en que Jonathan Davis se encuentra viviendo tras la muerte en 2018, por sobredosis, de quien fue su esposa por una década, además del fallecimiento de su madre. Esta situación era de esperar que influenciaría de alguna manera en el sonido de este nuevo disco de la banda, sobre todo considerando el que la carrera completa de Korn ha servido de terapia para los tormentos que Davis arrastra incluso desde su infancia. En ese sentido, The nothing es un álbum que responde a lo esperado en todo sentido, un disco centrado en las siempre desgarradoras interpretaciones del vocalista, con temáticas que continúan abordando el dolor desde múltiples perspectivas, pero que, de igual forma, en lo musical continúa caminando por la senda trazada tres años atrás en The serenity of suffering (2016), es decir, metiendo mano al sonido moderno de Korn que apuesta a la segura en materia de estructuras y arreglos (no hay sorpresas en este sentido) e incorpora de vez en cuando uno que otro guiño al pasado de la banda.



Sin ir más lejos, la partida a cargo de los noventa segundos de ‘The end begins’ miran hacia atrás recordando esos puentes que contenía Issues (1999) con esa gaita que poco a poco introduce el lamento desgarrado de un Davis que acaba sollozando frente al micrófono. Desde ahí, se suceden temas en general efectivos, algunos como ‘Cold’ o ‘Idiosyncrasy’ insinúan un grado de agresividad importante aunque desembocan en coros totalmente melódicos así como en el cierre ‘H@rd3r’ o ‘This loss’ sorprenderán con notables quiebres a medio tema que encontrarán a un rabioso Jonathan Davis (aunque de todas formas acabarán cerrando entre coros), mientras que ‘You’ll never find me’ o toda esa pasada por el nudo del álbum que componen ‘Finally free’ + ‘Can you hear me’ + ‘The ringmaster’ apelarán a fórmulas bastante tradicionales dentro del sonido Korn.




No hay demasiadas sorpresas por tanto en The nothing, un disco que si bien contiene indicios de potencia y agresividad, constantemente se encauza hacia un sonido ameno y melódico. Tal parece que tras las (fallidas) exploraciones de años atrás la banda ha decidido, al menos por ahora, centrar su sonido en el marco de aquello que mejor manejan.

2 comentarios:

  1. es un tanto de lo mismo como el disco anterior....lo escuchas una vez y para el baul de los recuerdos

    ResponderEliminar
  2. me alegra que sigan en carrera, lo voy a escuchar a ver que onda... gracias!

    ResponderEliminar