viernes, 11 de octubre de 2019

Crítica de EL LIBRO DE ELI (Albert Hughes, Allen Hughes, 2010): Review


by King Piltrafilla (@KingPiltrafilla)




El libro de Eli (2010) es una película de ciencia ficción, a ratos violenta, ubicada en un futuro postapocalíptico que nos cuenta –en resumen, pues tampoco es que la historia dé para mucho más- el camino de un hombre a través de paisajes devastados bajo la luz cegadora del sol en dirección al oeste como guardián de un misterioso libro que se convertirá en objeto del deseo de un desalmado tirano al que llaman Carnegie. Si me preguntáis si estamos ante una gran película, mi respuesta es bastante clara.






Digamos que este cuento de una especie de colega futurista de santa Teresa de Ávila, un tipo que oye voces interiores que le indican que tiene un objetivo en la vida que debe llevar a cabo sin temor porque en todo momento estará protegido por la providencia, no se aguanta por ninguna parte. Y si a eso le sumamos que el libro que da nombre a la cinta tiene muy poco de misterioso ya que enseguida se nos ofrecen claves para que, caso de ser medio tontos, no hayamos intuido su título al poco de aparecer este en pantalla, no hará falta que os diga lo que pienso de la cinta.






También es verdad que la fotografía es cautivadora –aunque adolece de un exceso de efectos digitales que en ocasiones son demasiado obvios- y que, aun teniendo un inicio algo lento, poco a poco va adquiriendo ritmo. Por otra parte, Washington y Oldman cumplen perfectamente representando su papel con la solvencia acostumbrada y hay escenas bastante logradas –la del gramófono en casa de George y Martha es de lo mejor de la película-, pero opino sinceramente que con una historia que no es nada del otro mundo y que parece una producción de Vatican Films para la promoción de la tradición cristiana con desenlace más que previsible e inverosímil no es suficiente para convertir una película en interesante. Es distraída, eso sí.

Por cierto –¡atención, no leáis esto los que aún queráis ver la película!-, no olvidéis posicionaros sobre si Eli tiene una verdadera fe “ciega” o si solo la alcanza al final de la cinta.

P. S. Arma que apunta al corazón de los débiles y los desamparados, definición que del libro de marras hace Carnegie en un momento de la cinta y una de las definiciones más iconoclastas de la mencionada obra que he oído nunca.

3 comentarios:

  1. Coincido plenamente, pero además yo aún estaba en estado de shock por la (injustamente) infravalorada "The Road", y todo lo que fui viendo después, como esta, ya me sabían a poco...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, pues me encata que te gustase The Road. A mi también, aunque me causó cierta desazón.

      https://kingpiltrafilla.blogspot.com/2010/06/y-por-ultimo-amiguitos-os-voy.html

      Eliminar
  2. Oh! No vi esta reseña, gracias! Aunque sigo con la incógnita de los pulgares amputados...

    ResponderEliminar