viernes, 30 de agosto de 2019

Crítica de MACHETE (Robert Rodriguez, Ethan Maniquis, 2010): Review


by King Piltrafilla (@KingPiltrafilla)





Hoy os hablaré de la película Machete de Robert Rodríguez. La historia que nos cuenta es la de Machete Cortez, antiguo Policía Federal mexicano al que sus jefes corruptos traicionaron y al que el narcotraficante Torrez dejó sin familia. Años más tarde, mientras lucha por conseguir trabajo al otro lado de la frontera, un oscuro personaje le contrata para asesinar a un senador ultraderechista que apoya los asesinatos de espaldas mojadas.





Pero Machete descubre demasiado tarde que todo es una trampa, lo que a punto está de costarle la vida. En su búsqueda de venganza y justicia entrará en contacto con una agente del departamento de inmigración y una organización llamada La Red que se dedica a ayudar a los mexicanos que han logrado entrar en los Estados Unidos a encontrar trabajo y regularizar su situación.






A estas alturas –y si estáis leyendo esto- no creo que haga falta explicar el origen de esta bizarrada, pero por si acaso os recordaré que Machete era el título de una película ficticia cuyo tráiler aparecía en la ya lejana Grindhouse, sesión doble de Tarantino y el mismo Rodríguez. Pues bien, ante la demanda de muchos de los que vimos aquella cinta, el director se propuso hacer realidad ese deseo y con la colaboración de su fetiche Danny Trejo, antiguos conocidos como Jessica Alba o Daryl Sabara, estrellas como Robert De Niro, viejas glorias como Don Johnson o Steven Seagal y ese pedazo de bellezón latino que es Michelle Rodríguez ha dado a luz una película enorme, fantástica, distraída, irreverente, ultraviolenta y sexy, un puto cómic exagerado hasta la caricatura al que sería imposible –y un error por otra parte- tomarse en serio. Pero es que no hace ninguna falta. Plagada de gags impagables, un guion que bascula entre la genialidad y el ridículo y llena de escenas increíbles, debo deciros altamente satisfecho que Machete colmara mis expectativas. ¡Vedla!, Machete no miente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario