martes, 12 de diciembre de 2017

Soda Stereo - Ruido Blanco (1987): Reseña crítica (review)


por Edy Fernandes (@edylefer)
del blog Soonatas




Ruido Blanco, el primer disco “en vivo” de Soda Stereo el cual recoge algunas de las grabaciones registradas en presentaciones que hizo la banda en Argentina, Chile, México, Perú y Venezuela. Se pone en duda la categoría de “álbum en directo”, ya que si bien es cierto cada tema aquí presentado fue recogido en distintos toques que realizó la agrupación durante su gira de “Signos”, el sonido era de tan baja calidad que varios de los instrumentos fueron regrabados en los Estudios Blue Wave en la isla de Barbados, y remezclados en la ciudad de Los Ángeles.



El álbum lanzado el 01 de noviembre de 1987 arranca con “Signos”, la canción que titula hasta ese momento su último y mejor álbum de estudio. Suena muy bien, es envolvente, no hay forma de que no quedes atrapado, desde este mismo instante deseas escuchar el resto del disco. La grabación recoge la idea original, dos guitarras sin bajo, una de ellas acústica; se convierte en una interpretación preciosa, limpia, sencillamente conmovedora. Cerati hace sentir de principio a fin sus pensamientos, sin fisuras, sin espacios para escapatorias, pero sin claridad en el mensaje, cada quien sacará sus conclusiones sobre la letra: “Signos, mi parte insegura, bajo una luna hostil, signos”.

“Juegos de Seducción” llega para enseñarnos en aquello que es especialista Cerati, hablar de sus experiencias amorosas a través de sus letras. La guitarra suena sensual, va cambiando de velocidad para llevar a los escuchas al éxtasis, sobre todo con el solo en la parte final. Acaba sin espacio para el respiro, usan sin permiso tu privada imaginación.




El tercer track es “Persiana Americana”, en lo personal creo que suena mucho mejor aquí que en la grabación original que aparece en el álbum “Signos”. Es una de esas canciones gigantes de Soda Stereo, de esas que quieres escuchar siempre. Tiene una fuerza muy particular, te mueve, hace que llegues hasta esa ventana tapada por esa vieja persiana, del otro lado esta ella, desvistiéndose lentamente con una sonrisa en el rostro; solo te queda dejarte llevar por la imaginación, quedarte en ese instante en que “el ventilador va desgarrando, las ropas caer, mientras observas fuera de foco, sintiendo que estas al borde de la cornisa, casi a punto de caer”. Hay que destacar que en esta presentación participó el tecladista Fabián Quintiero, el mismo que lo hizo en la grabación de estudio.




“Sobredosis de T.V.” viene con un característico sonido electrónico, mas dance, tiene toda la intención de que muevas tu cuerpo en la arena. Es de destacar la participación en los coros de Mónica Green, Melba Houston y Anita Robinson; las tres fueron parte de Supremes que acompañaron a Diana Ross en sus conciertos; además de la sección de metales de La Banda Casablanca, grupo de soul y rock venezolano, en “Rudio Blanco” estuvieron Gustavo Aranguren en la trompeta, Ramón Carranza en el saxo, José “Pepe” Vera en el saxo tenor, y Rodrigo Barboza en el trombón). A los músicos venezolanos se les puede escuchar en el jazzístico “Estoy Azulado”, para destacar el gran sonido del bajo de Zeta Bosio, así como el solo de guitarra que levanta el piso donde mueves los pies.

Ahora estamos frente al “Final Caja Negra”, un sonido que recuerda por momentos a lo que hizo la agrupación de rock electrónico británico “A Flock of Seagulls” a principios de la década de los ochenta. La batería de Charly Alberti se destaca en esta pieza, el riff de guitarra de Cerati te lleva por una interesante melodía que se va expandiendo por todo el universo. La letra puede dar muchas interpretaciones, posiblemente se refiere metafóricamente al registro que queda en la caja de un avión que tuvo un accidente, porque se trata de búsqueda de aclaratorias: “Y sin embargo esperas un laberinto sin sorpresas; y sin embargo aún puedes abrir tu caja negra”.




Es el momento de agarrarse bien porque viene “Cuando pase el Temblor”, otro de los que se han convertido en clásico dentro de los set list de Soda Stereo. Una maravillosa interpretación donde aflora los sonidos que fusionó la agrupación para dar vida a esta pieza, el carnavalito de los pueblos originarios de la Argentina Andina, con reggae y new wave. La letra da para muchos análisis, hay quienes piensan que se refieren a alguna crisis producto de un conflicto social o individual; pero están los que consideran que se trata de un orgasmo: “Sé que te encontraré en esas ruinas. Ya no tendremos que hablar del temblor. Te besaré en el temblor, lo sé, será un buen momento. Hay una grieta en mi corazón, un planeta con desilusión”.

El “Vita-Set” combina dos de las primeras canciones de Soda Stereo: “Te hacen falta vitaminas” y “¿Por qué no puedo ser un jet – set?”. Ambos temas contienen un sonido ska, un ritmo jamaicano que usaron en varios de los temas compuestos en sus primeros años, hacen que todos se levanten y se muevan sin frenar. Es interesante que decidieran incluir estas piezas en esta grabación, posiblemente para no negar sus primeros pasos, sus orígenes.




Llega el momento de cerrar un disco que originalmente se planteó ser un álbum doble, “Prófugos” es tocada de manera distinta a la que escuchamos en la versión de estudio. Parece que Cerati y compañía se divierten con esta interpretación, juegan con algunas improvisaciones, la necesidad de liberarse de ciertas ataduras propias de las composiciones. Una buena forma de concluir el acto.

“Ruido Blanco” termina siendo un disco que recopila varios de sus éxitos cosechados hasta ese momento, en versiones en vivo que interpretaron durante su gira “Signos”; no fue precisamente toques en grandes escenarios, por ejemplo en Caracas se presentaron en “Mata de Coco” ante aproximadamente quinientas personas. Aun Soda Stereo estaba construyendo su camino que le permitiría más adelante llenar grandes estadios. De lo que grabaron en ese momento sin ningún objetivo inicial, lograron armar este álbum, uno de los más queridos por los seguidores de la banda argentina, ese grupo que aprovechó el momento histórico para hacer mucho ruido, convirtiéndose en una referencia obligada del rock latinoamericano.

Visita SOONATAS

No hay comentarios:

Publicar un comentario