domingo, 10 de diciembre de 2017

Las mejores películas de los años 1926 y 1927: Lista y comentario

Amanecer

por MrSambo (@Mrsambo92)
del blog CINEMELODIC



Hay una ligera descompensación entre estos dos años: aunque en 1926 se estrenaron obras maestras de plena vigencia aún en la actualidad, fue 1927 el que tuvo más títulos destacados, unos por su calidad y otros que añadían elementos que han pasado a la historia (primera película ganadora del Oscar, primer título sonoro, película referencial del cine de gángsters…). Poco a poco vamos viendo los avances técnicos y evoluciones cinematográficas con títulos imprescindibles para todo cinéfilo.

El cantor de jazz


Las mejores películas de 1926 y 1927

1926

EL MAQUINISTA DE LA GENERAL (1926) de Buster Keaton y Clyde Bruckman. 

Es muy difícil seleccionar una de las muchas obras maestras de Keaton, pero seguramente esta ha pasado a la historia como su cenit artístico. Deléitense y rían a gusto con esta obra maestra, observen la capacidad alegórica de sus encuadres y gags, el uso del plano general y el montaje, de la puesta en escena… todo es absolutamente perfecto.


LA MADRE (1926) de Vsevolod Pudovkin. 

Uno de los grandes clásicos del cine ruso, que, como muchas de la época, es una obra de propaganda comunista, que adapta la obra de Maxim Gorky. La conciencia de la lucha de clase a través de los padecimientos en el contexto de la Revolución de 1905.


Por la ley


POR LA LEY (1926) de Lev Kuleshov. 

Saliéndonos del tópico, un director ruso adaptando a un autor americano, Jack London. Una obra breve y poderosa, muy desconocida, que merece la pena.


1927

ALAS (1927) de William A. Wellman. 

No ya por su calidad, que desde luego la tiene, sino por ser la primera ganadora de un Oscar a la mejor película, este título del gran William A. Wellman merece estar en la lista de las destacadas de su año. Una película histórica, una gran película, con unas imágenes extraordinarias.


La madre

AMANECER (1927) de F. W. Murnau. 

Una de las obras más extraordinarias de la época muda y de todos los tiempos, que quizá sea algo menos conocida que otros clásicos, posiblemente porque sus ambiciones estéticas no son tan grandes como en otros casos. Sí lo es su excelsa calidad. Una obra maestra de otro mundo sobre el perdón, el amor, la redención… De una belleza sin igual, tremendamente lírica a la par que realista, técnicamente impecable. ¿Aún no la han visto? Janet Gaynor ganó tres premios Oscar el mismo año y en la misma categoría, actriz principal, por sus trabajos en esta que aquí resalto, la estupenda “El séptimo cielo” (Frank Borzage, 1927) y “El ángel de la calle” (Frank Borzage, 1928)… Ahí es nada.


EL CANTOR DE JAZZ (1927) de Alan Crosland. 

Un año histórico que nos dio también la considerada como primera película sonora de la historia del cine, lo que la convirtió en un descomunal éxito de taquilla.


Alas


EL ENEMIGO DE LAS RUBIAS (1927) de Alfred Hitchcock. 

Título iconográfico en la filmografía del director, sobre todo sabiendo su pasión por las rubias, que es de las más famosas y conocidas de su época muda. Está lejos de ser una de las grandes obras del maestro, pero ya muestra muchas de sus inquietudes y rasgos. Una buena película, sin lugar a dudas.


EL PRÍNCIPE ESTUDIANTE (1927) de Ernst Lubitsch. 

Os tengo que traer algo de Lubitsch de este año, y qué mejor que esta comedia dramática llena de elegancia, que si bien no es uno de sus títulos emblemáticos es buena muestra del talento del director.


El enemigo de las rubias


GARRAS HUMANAS (1927) de Tod Browning. 

Eclipsada por las posteriores “Drácula” (1931) o “Freaks. La parada de los monstruos” (1932), “Garras humanas” es una incontestable obra maestra de uno de los grandes nombres del cine de terror de todos los tiempos, Tod Browning. Aquí, junto al “hombre de las mil caras”, el eterno Lon Chaney, nos cuenta un relato perturbador, retorcido, desasosegante, que no dejará indiferente a nadie.


LA LEY DEL HAMPA (1927) de Josef von Sternberg. 

Imprescindible cinta para entender el cine de gangsters, una de las pioneras, de las que sentaron las bases de lo que se desarrollaría con maestría en los años 30. Para un amante del Cine Negro, é¡esta no podía faltar en la lista.


Garras humanas



METRÓPOLIS (1927) de Fritz Lang. 

La mejor película de ciencia ficción de la historia, junto a “Blade runner” (Ridley Scott, 1982), la cual no sería lo que es sin la obra maestra de Lang. Con imágenes iconográficas que incluso el más despistado habrá visto, con un poderío visual, hallazgos técnicos y una estética eterna que a día de hoy se mantiene vigente, de influencia universal, estamos ante uno de esos pilares cinematográficos que todo cinéfilo debe cuidar en su colección. Es alucinante lo que eran capaces de hacer e imaginar en aquella época…


NAPOLEÓN (1927) de Abel Gance. 

Descubrí hace no mucho esta película gracias a unos buenos amigos. Es un logro impresionante. Una película de ambición desmedida, como el protagonista de la misma. De larguísima duración (235 minutos), su virtuosismo técnico y estético es asombroso, desde los recursos de puesta en escena a los de montaje, con la pantalla partida. Un deleite.


Napoleón


Dejo fuera algunas ilustres de algunos de los directores mencionados, pero que podrían estar igualmente, como el “Fausto” (1926) de Murnau, de aspiración expresionista muy marcada, otra obra maestra de la época y del estilo. También “El Hermanito” (Ted Wilde, J. A. Howe y Lewis Mileston, 1927), con Harold Lloyd, “El boxeador” (Buster Keaton, 1926), y…

Visita CINEMELODIC

No hay comentarios:

Publicar un comentario