martes, 19 de diciembre de 2017

7 discos escogidos de lo mejor de 2017: Lista de Edy Fernandes


por Edy Fernandes (@edylefer)
del blog Soonatas




Sonidos muy personales sacados de una línea que separa el vivir del más allá; gritos desesperados por despertar de un momento complejo; llamados para tomar el control de tu vida, evitando que sigas siendo manipulado, para hacer del mundo tu espacio; melodías atmosféricas traídas de una tierra muy lejana; un encuentro de músicos experimentados que realizaron una propuesta mitológica; música electrónica llena de historia llenas de contundentes mensajes a un planeta que parece estar en completo caos; y una reencuentro con lo mejor de las raíces del rock. Así podemos resumir a los siete discos que hoy se presenta aquí como lo mejor del 2017, son las producciones que dejaron huella, cada una de estas melodías llegaron a lo más profundo de quien les comparte esta lista, y para poder llegar a esa conclusión al menos cuatro canciones de cada álbum debieron lograr ese impacto para la eternidad. Sin importar el orden aquí les dejo mi selección de los siete discos por cuatro canciones:


1) Songs of Experience - U2



A solo días de estar a nuestra disposición en las discotiendas este disco ha generado todo tipo de reacciones, desde las críticas más duras hasta los reconocimientos más halagadores para una producción que en lo personal no generaba muchas expectativas. Los de U2 tuvieron todo un proceso de reencuentro con su historia, tomando como base la delgada línea que separa la vida de la muerte. Por tener un sonido que hace renacer a una banda que ya tiene más de cuarenta años de formada, además de presentar letras contundentes que logró sacar de lo más íntimo himnos que tocan lo más profundo de cada uno de nosotros. Los cuatro temas a destacar son:

· Love Is All We Have Left: Coloca sobre el papel una de los temas centrales del disco, la necesidad de trascender, de ver la importancia de la vida, de adentrarnos en aquello que parece simple, esas cosas que muchas veces no le damos su verdadera importancia; llegó la hora de ver en lo esencial su grandeza, vivir el ahora con intensidad, lo que hagas en este momento te abrirá las puertas hacia la eternidad.

· Lights of Home: Se destaca la guitarra de The Edge, una canción pensada para ser cantada a todo pulmón por cada uno de las personas que asistan a sus conciertos, es un empujón para que te levantes, un llamado a no dejarte caer.

· Red Flag Day: Esta pieza nos rememora los primeros discos de U2, ese sonido post punk que marcó el camino de la banda, hace que sus cuatro integrantes viajen en el tiempo, que se monten en esas olas salvajes para colocarlos sobre esos límites que no existen en la juventud.

· The Little Things That Give You Away: es una bella canción que Bono se pasea por distintas sensaciones, el amor que siente por sus seres cercanos, el miedo a morir, los momentos de inspiración para escribir una canción, una visión de como será su mundo cuando no este.



2) Despierta - FORDELUCS



Una agrupación venezolana que luchó contra todos los obstáculos para poder sacar su tercer álbum, conectándonos con la esperanza, la necesidad de abrir los ojos y luchar por lo que tenemos entre nuestras manos, un grito de libertad en el medio de tantas adversidades. Sin duda es un disco que mueve muchas fibras personales durante un periodo de mucha incertidumbre.

· Luces En El Cielo: Esta pieza es maravillosa, me gusta de principio a fin. Su letra se basa en “la mística historia de Dimitrios Demu, un artista y escultor greco rumano venezolano, quien en los 90’s construyó un majestuoso museo, el cual lleva su nombre en la ciudad de Lechería, Venezuela; lugar donde se forma originalmente el grupo”. Se puede tratar de estrellas, de aviones, de satélites, de ovnis, de fuegos artificiales, que cada quien se imagine lo que más le guste.

· Despierta: Con un mensaje contundente, un llamado a la esperanza, a la necesidad de cambiar un mundo donde las noticias están pintadas de violencia, envidia, enfermedad o destrucción. Es la hora de colorear con felicidad, por eso invitan a todos a despertar para volver a encontrar a la gente sonriendo.

· La Luna: Es sutil, quiere ser ligera, sin necesidad de recargar. Es un poema que trata sobre esa observadora que va cambiando de caras cada noche, escuchando las intimidades de alguien que desde abajo la mira asombrado. Aquí no parece existir metáforas, es una letra dedicada a nuestro satélite natural. A los 05’25’’ inicia una grabación que aparentemente pertenece a la llegada del Apolo 11 a la luna, es aquella que muchos afirman que la NASA censuró en ese momento, en la cual Neil Armstrong y Buzz Aldrin vieron algo que no es de este mundo.

· Lo Mejor De Ti: comienza mucho más interesante, hay un juego con las velocidades, colocando en cada momento el tiempo necesario. Es una pieza que destaca por romper con sonidos lineales, cuenta con un muy buen final.


3) Will of Power - Arch Enemy



Un disco poderoso, en lo personal la mejor producción de metal del año, para poder entrar aquí es necesario tocar las puertas, tomar un respiro y pedir permiso para que nuestros sentidos puedan estar lo suficiente abiertos para comprender lo que se encuentra en esta gran propuesta. Toca ampliar la mirada para recibir la descarga contundente, llena de furia que esta agrupación realiza entre su música y letras, estaremos frente a una exploración sobre la sociedad actual, esta que parece que se conduce a una posible autodestrucción.

· The Race: Una metralla que no deja espacio para respirar, “thrash metal” a su máxima expresión, cuenta con un riff que difícilmente sacaras de tu cabeza, mientras Alissa escupe literalmente con su poderosa voz gutural una letra fascinante que nos recuerda que todos somos uno.

· The World Is Yours: Es un trueno que se va acercando, hace vibrar todo a su paso. La batería de Daniel Erlandsson parece simular un helicóptero que está preparándose para atacar, arremete de tal manera que no deseas que deje de darle a sus bombos y redoblantes. Se va jugando con las velocidades, te llevan a distintos niveles para que comprendas que el mundo es tuyo. Las guitarras te levantan, quieren que mires desde arriba la cruda verdad, llegando a un instante totalmente melódico donde los teclados de Amott le dan un poco de respiro a Alissa para que pueda bajar sus notas.

· Reason To Believe: Es la oportunidad de oír la voz de Alissa sin sus aullidos guturales, su aterciopelado tono va de lo suave a lo áspero, se va moviendo por esta canción que comienza como una balada, pero luego toma su verdadero lugar, no se puede colocar mucha dulzura en este trago seco. Esta canción hará que tu ritmo cardiaco tenga cambios brucos, el solo de guitarra te permitirá lanzarte desde lo alto, tiene la capacidad para amortiguar la caída, podrás salir herido, pero no de un golpe mal dado.

· A Fight I Must Win: Es una melodía suave que parece nunca terminar, hasta que al minuto salen las guitarras, batería y bajo para traer toda la descarga de Arch Enemy. No es rápida, tampoco fuerte, van tocando de manera tranquila, es la mejor forma de cerrar un disco, es una partitura épica para estremecer a la audiencia.


4) Psychotic Symphony - Sons Of Apollo



Una banda que se estrenó este 2017, lo anecdótico es que la misma está formada por viejos conocidos como Mike Portnoy, Ron “Bumblefoot” Thal, Derek Sherinia, Jeff Scott Soto y Billy Sheehan. Traen su primera producción llena de virtuosismo, combinando el rock progresivo con el heavy metal. En lo personal creo que estamos frente el álbum debut del año, toda una experiencia que no puedes dejar escapar.

· God of the Sun: Sonidos que vienen de la mística India, el sitar toma el protagonismo para llevarnos por dimensiones que van más allá de lo terrenal, la guitarra juega con nuestros oídos, es el choque de tormentas, rugen los cielos con la batería de Portnoy, quien enciende las llamas y dejar que el “heavy metal” haga presencia en el medio de tanta profundidad. Van jugando con los tiempos para permitir que el viaje sea lento, quieren que captes las fuerzas que se levantan al paso de cada acorde.

· Coming Home: El sintetizador de Derek Sherinian con un aire a “Saga” pasado por un spray de “Rush”, lanzan los primeros avisos de lo que viene. Suena bien, aunque cuando se escuchan los coros parece que estamos frente alguna canción de “KISS”. Un buen solo de guitarra de “Bumblefoot”, quien ganó mucho reconocimiento por ser el guitarrista que grabó el álbum Chinese Democracy de “Guns N´Roses”. Unos teclados ahora con ambiente a “The Who” para crear una atmosfera diferente, que se refuerza con el grito de Jeff Scott Soto rememorando el icónico aullido de Roger Daltrey en “Won’t Get Fooled Again”. Esta pieza es la tarjeta de presentación de la banda, muy heavy, sin perder su estilo progresivo.

· Labyrinth: Es sinfonía pura, tiene una mezcla de power metal, melodic metal y progressive metal. Los sonidos de los teclados nos llevan a grandes clásicos de “Saga”, pero que rápidamente son cortadas con la batería de Portnoy. Hay una intención de hacerla digerible, la forma en que interpreta Jeff Scott Soto la hace amigable, incluso busca un efecto contagioso para que quede grabado en tu mente, mientras los demás miembros continúan haciendo un derroche magistral con sus instrumentos. En la medida que avanza se hace compleja, espesa, es traslucida, venenosa, pero no te mata, es como quedar atrapado dentro de una medusa.

· Opus Maximus: Todos los músicos sacan toda su artillería para que el templo pueda sentir la “Psychotic Symphony”. Parece que estamos viajando en el tiempo para escuchar aquellas genialidades plasmadas por músicos como Bach. Son 10’40” totalmente instrumentales, Portnoy marca los tiempos para llevar esto por los profundos subterráneos, es la forma para contemplar la tenue luz. “Bumblefoot” hace que la guitarra cambie de formas, sin dejar respiro, mientras escuchas como el doble bombo que hace caer las paredes, obligando a correr para conseguir escapatoria, necesitas oxígeno para regresar a tu estado natural.


5) Berdreyminn - Sólstafir




Una banda formada en el año de 1995 en la lejana tierra de Islandia, con unas raíces musicales fundamentadas en el más pesado black metal, ahora dedicados hacer un estilo definido como post rock/metal con sonidos sludge atmosférico. Han lanzado en el 2017 uno de los discos mejor acabados, presentando toda una experiencia supra sensorial, levantando escenarios mágicos donde la luz y la oscuridad luchan eternamente, colocando el cielo a nuestros pies y el suelo por encima de nosotros, con sus letras interpretadas en islandés haciendo más enigmática cada una de sus piezas. Posiblemente el mejor álbum del año.

· Silfur-Refur: Es una canción envolvente, su sonido te atrapa sin que opongas resistencia, cada instrumento suena a su tiempo y sin invadir el espacio del otro. Tu mente te lanza por un espacio infinito, la batería te permite ir más aprisa, mientras te dejas llevar por la voz enigmática de Aðalbjörn Tryggvason.

· Hula: Perfectamente elaborada, tiene los tiempos bien comprendidos, una melodía sutil que te va llevando por una triste historia, el piano se encarga de despertar sentimientos profundos, te traslada por una nostalgia que llega ser incomprendida, deseando que el llanto salga para liberar toda la carga de emociones que están atrapadas.

· Nárós: Es un recorrido en dos tiempos, uno que es muy lento que nos permite ver todo con mucho detalle, en el otro el sol apenas está empezando asomarse para permitirnos acelerar en compañía de la buena batería de Hallgrímur Jón Hallgrímsson así como del bajo de Svavar Austman.

· Dýrafjörður: Estamos frente a una pieza progresiva, combina elementos orquestales donde el piano y el violín se va moviendo lentamente para crear una atmosfera cargada de espesa niebla, con cada paso que das te vas encontrando con una composición que rememora aquellas grandes obras de Pink Floyd. La nostalgia te vuelve a invadir, tienes muchas ganas de elevarte, alcanzar las estrellas e ir sacando de ellas cada una de las notas que hagan eterno este momento.


6) Spirit - Depeche Mode



Una agrupación legendaria que no deja de sorprender a sus fieles seguidores, todo un culto que se va adaptando a los nuevos tiempos. En Spirit los miembros de Depeche Mode crear su propio libro del Apocalipsis, deciden mostrar toda su preocupación por lo que ocurre en nuestra sociedad que parece enfrentar tiempos muy duros, dejando una sensación de incertidumbre del futuro que nos espera. Lo único seguro es que este disco vuelve a mostrar lo mejor de una de las bandas insignias del género.

· Going Backwards: Un buen comienzo para un álbum de Depeche Mode. Tiene un sonido oscuro, lleno de misterio, como si estuviéramos adentrando a un túnel con una luz que se encuentra muy lejos, pero que te permite guiarte sin golpearte con las paredes. Cuenta con los infaltables sintetizadores combinándose con la batería para sentir la esencia de esta consagrada agrupación.

· Where's The Revolution: Con un mensaje claro y contundente, se suponía que en el siglo XXI el mundo debería estar navegando entre ciencia, tecnología y progreso; pero resulta que las sociedades se encuentran en una encrucijada, actuando casi como robots nos vamos aislando de todo mientras el planeta va sufriendo una destrucción imparable, sin olvidar que los grupos de poder buscan más control sobre los recursos y los individuos. Un grito que golpea nuestras caras con sonidos electrónicos.

· Poison Heart: Sacarse de la manga una carta que lleva olor a blues, suavemente va recorriendo nuestros oídos, para que de a poco se vayan presentando los constantes sonidos electrónicos que hacen abrir nuestros ojos y levantar nuestros brazos.

· No More (This Is The Last Time): Tiempos de mucha confusión necesitan un poco de guía, y que mejor que un poco de luz que te permita llegar con más rapidez a tu destino. Esta pieza llena de energía a un disco que tiene una fuerte carga producto de los complejos tiempos que vivimos por acción y omisión de cada uno de los habitantes del planeta Tierra.


Concrete and Gold - Foo Fighters



Cuando comienza a sonar la primera canción sientes que estás en una delgada línea que separa los 60’s de los 70´s, hay una regresión temporal desde Simon & Garfunkel a The Beatles, una guitarra acústica solitaria, un Dave Grohl que introduce unas líneas para dar entrada a un coro que te ubica obligatoriamente en “Because”, tema que forma parte del disco “Abbey Road” del cuarteto de Liverpool. Así es este disco, un mágico y corto viaje por el pasado que finaliza con la fuerza que caracteriza a la banda formada en Seattle.

· Run: Es sin duda una pieza Foo Fighters, tiene ese aire de “Best Of You”, “The Pretender” o “Something From Nothing”, con ese comienzo suave para después surgir como una erupción volcánica esa descarga de furia, sin miedo de llegar al extremo, por supuesto, dentro de los propios límites de lo que hace esta banda. En lo personal la considero genial, tiene todos los ingredientes necesarios para levantar el ánimo, puede servir para salir a trotar mientras ves la ciudad detenerse frente a ti; te permite sacudir la apatía y reiniciar la vida con otra actitud.

· La Dee Da: Con este nombre podríamos pensar en “Ob-La-Di, Ob-La-Da”, pero no hay ningún parecido, más bien ese bajo al comienzo nos transporta al sonido de “Muse”, pero rápidamente los sonidos de lo electrónico van transformándose en un rock más sucio, es quizás la pieza que rompe con el resto de lo que encontramos en el disco, particularmente me gusta mucho, su final es un lanzamiento al vacío, esperando solo que el paracaídas abra para evitar la caída.

· Dirty Water: Por momentos recuerda las maravillas que hicieron en el álbum acústico de “In Your Honor”, pero tiene los colores de los años 60’s, ese viaje “alucinante” que puede parecerse al “País de Las Maravillas de Alicia”. Pendientes con el final, sonidos experimentales hacen que la pieza regrese a lo actual, muy “indie”, es interesante lo que consiguen en esta fluida composición.

· Sunday Rain: En el primer plano se encuentra Taylor Hawkings, canta una pieza que tiene color, olor y sabor a “The Beatles”. Aquí las guitarras suenan a Lennon, aunque tenemos unas sombras que dan una profundidad a lo Led Zeppelin, sentirán que están subiendo unas escaleras al cielo. Es una canción sincera, no hay intentos de disfrazar el sonido, de mostrar una cosa haciendo otra, hay honestidad en su propuesta, aquí se puede ver claramente esto. No se puede dejar de mencionar ese piano interpretando un suave jazz al final de este track.


Así cerramos esta lista de los grandes discos de este año, esos que nos permitieron ir más allá de unas simples notas musicales, que nos conectaron y nos permitieron superar estos 365 días que transcurrieron en una alta tensión.

Visita Soonatas

No hay comentarios:

Publicar un comentario