miércoles, 26 de julio de 2017

Discos que deberían estar en vinilo: Top Seven



por Alberto Iniesta (@A_Maqueda_8)
del blog Discos




Año 2045. Juzgados de Plaza de Castilla, Madrid. España.

-Señoría, vengo a denunciar un crimen. Es inadmisible que, en los tiempos que corren, todavía tengamos que soportar situaciones como esta. Le digo que hace por lo menos cinco minutos que no me encontraba tan indignado. Pero será posible que nadie haga…

-Disculpe, caballero, no entiendo una palabra de…

-Sí, sí que entiende. ¡O acaso me va a decir que le parece razonable que esta lista de discos que tengo aquí no esté en vinilo! Que alguien me sujete o cometo un disparate. Le aseguro que he preguntado en muchas tiendas de discos, y en todas y cada una de ellas he obtenido la misma respuesta: este álbum no está en vini…

-Perdone, señor...

-Romero.

-Bien, señor Romero. ¿Ha dicho usted tiendas de discos?

-Sí, efectivamente, eso he dicho. Me parece vergonzoso que…

-Pero ¿a qué se refiere usted exactamente con tienda de discos?

-Ahora me dirá usted, señoría de pies a cabeza, que no tiene la menor idea de lo que es una tienda de discos. ¡Música, canciones, cultura! Pero por el amor de…

-¿Cultura? Amigo, le agradecería que dejara de utilizar palabras tan raras y hablara en cristiano. ¿Tiene usted algún problema real?

-¡Esto es inaudito! Debe de estar usted de broma. No soy su amigo, entérese bien, y todo lo que le he pedido es…

-Deje ya de molestar y váyase a otro sitio. En este país tenemos muchas preocupaciones como para dedicarnos al rollo ese que dice usted de la cultura. ¡Buenos días!



Lista de los siete discos que el señor Romero demandaba en vinilo

Palabras más, palabras menos, de Los Rodríguez. Para muchos, el mejor disco del grupo. Teniendo en cuenta que recientemente se han reeditado Sin documentos y ese directo llamado Disco pirata, no debería tardar mucho en llegar una edición en vinilo del tercer y último disco de estudio de una banda que contaba con dos fueras de serie como Ariel Rot y Andrés Calamaro. Mientras que eso llega (esperemos que así sea), escuchamos una de sus grandes coplas: Todavía una canción de amor.

AQUÍ


Dos caras distintas, de Los Secretos. Uno de los grandes discos del grupo madrileño no puede quedar solo en cd. Está muy bien reeditar el primer álbum por todo aquello del 35 aniversario y demás, pero este disco es esencial dentro de nuestra música, y duele el alma verlo solo en cd. Un motivo que invita al optimismo es la reciente edición en vinilo de Desde que no nos vemos, aquel disco de Enrique Urquijo y los Problemas. Mientras esperamos a que lancen una merecida edición en LP, escuchamos un álbum lleno de sentimientos, corazón y esa inconfundible melancolía de Enrique Urquijo. Suena ya: Por eso entiendo si te vas.


AQUÍ


Honestidad brutal, de Andrés Calamaro. Sigue siendo uno de los mejores discos que he escuchado en nuestro idioma, y debería disfrutarse como se merece, en el hábitat natural de toda obra maestra: un tocadiscos. Una edición de tres discos, en una caja a lo All things must pass de Harrison, sería inmejorable para uno de los mejores cócteles sonoros que se hayan grabado jamás. Es realmente difícil sacar 37 canciones y conseguir que casi todas ellas, en los distintos géneros que aborda y domina Calamaro aquí, sean tan buenas. Pinchamos, de momento, una joya del discazo: La parte de adelante.

AQUÍ


How the west was won, de Led Zeppelin. El que, probablemente, sea el mejor material en vivo de uno de los mejores grupos que nos ha dado el rock, se merece una edición buena en vinilo. Algo que ya existe con el Celebration day, con una lujosa caja de tres discos, debería sucederle a este pedazo de álbum que, de haber salido en los 70, (recordemos que vio la luz en 2003) estaría en todas las listas de mejores directos de la historia. A mí me parece un cañonazo. Si te gustan Led Zeppelin y no has escuchado todavía esto, echa a correr y que Bonzo te pille confesado. Suena ya, bien alto, Since I’ve been loving you.

AQUÍ


The rising, de Bruce Springsteen. Lo de este disco es un caso especial, porque sí salió en su momento en vinilo, pero conseguirlo ahora por menos de 150 euros es misión imposible. Lo que pide a gritos este enorme álbum es una reedición que, aunque nunca sea lo mismo, por lo menos permite tener el disco en el formato que merece sin tener que pagar una burrada por él. Escuchamos, mientras esperamos tener algún día este disco en la estantería en el formato que merece, Lonesome day.

AQUÍ


22 dreams, de Paul Weller. Quien siga la brillante trayectoria de ese genio llamado Paul Weller sabrá que este es uno de sus mejores discos. El problema es, precisamente, el mismo que con The rising. Discos que en su momento salieron en vinilo, pero que ahora es misión imposible encontrarlos a un precio razonable. Hasta que podamos tener este disco como hay que tenerlo, vamos escuchando esta mayúscula canción llamada Echoes round the sun:

AQUÍ


Salitre 48, de Quique González. La primera gran obra maestra de muchas de este musicazo también vio la luz en una tirada limitada de vinilos, lo que supone que haya ejemplares a la venta desde 80 euros en adelante. Es cuestión de vida o muerte que se pongan unos cuantos más a la venta para que a estas canciones, de una calidad y emociones inmensas, las recorra una aguja. Siempre es un placer escuchar algo de este monumental álbum, y esta canción es una pasada, como todo el disco en general, pero es herencia directa de ese toque de Enrique Urquijo con un sello personal marca de la casa. De haberlo sabido:

AQUÍ


Ojalá que llegue pronto el día en el que, por fin, le demos a la cultura el valor que se merece. “You may say I’m a dreamer, but I’m not the only one”.

Visita DISCOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario