miércoles, 3 de mayo de 2017

The Who - Live in Amsterdam (1969): Crítica del disco review


por Alberto Iniesta (@A_Maqueda_8)
del blog Discos




Los buenos discos en directo son maravillosos. Y los bootlegs, piratas o como cada ser humano los quiera llamar, muchas veces son más honestos que los propios directos oficiales. Y también, ¿por qué no?, pueden ser incluso mejores. Comentaba Rubén Pozo (Buenas Noches Rose, Pereza y ahora en solitario) que los que dicen que el Live At Leeds es el mejor directo de los Who no han escuchado este lanzamiento, grabado en Amsterdam en el 69 durante el tour de Tommy, pero que no vio la luz hasta 20 años más tarde. Es verdad que el Live At Leeds es cojonudo, una de las cimas absolutas de los LPs en directo, pero, en mi insignificante opinión, se queda corto. El que dijo aquello de lo bueno si breve, dos veces bueno, no había escuchado el Made In Japan


A mí los directos me gustan dobles, o, si nos ponemos exquisitos, me declaro fan absoluto de esa caja del Boss de cinco LPs en vivo que me parece una joya mayúscula de la música. Volviendo a lo que nos ocupa, sí, no se me cae ningún anillo al afirmar que prefiero este disco no oficial al Live At Leeds. A continuación, expongo las razones, señoría, que de verdad que no estoy loco:




Tommy: es junto a Quadrophenia mi disco favorito de los Who. Soy de los que aman la faceta de compositor de óperas rock de Townshend, desde aquella maravilla que era A Quick One While He’s Away, pasando por las dos partes de Rael hasta llegar a esas dos joyas de dobles discos ya mencionadas. Pero es que el tema es que la interpretación que hacen aquí de Tommy es de un nivel que va más allá de lo humano. Tommy en estudio ya es una auténtica pasada, pero aquí lo tocan más sucio, más duro, más… rock and roll. Por si queda todavía alguien que no haya escuchado a los Who en directo, debe saber que son músicos que hacen que sus canciones suenen todavía mejor que en sus vinilos de estudio. Pero lograr eso con Tommy está al alcance de pocos. ¿La prueba más evidente? No hay más que comprobar las pocas versiones que hay de los Who. Es muy complicado tocar como ellos. Niños, no intentéis esto en casa. Es más, no dejéis tampoco que vuestros padres lo intenten.

Las canciones (I): además de tocar Tommy entero, lo rodean de excelentes influencias. I Can’t Explain dispara directa a la yugular, sin piedad, a cada guitarrazo que escupe Pete Townshend. La versión del Fortune Teller que también tocaron los Stones es brillante, es una adaptación cojonuda que nos revela otro de los puntos fuertes del grupo (¿tenían alguno débil????): las versiones. Para ello, el ejemplo más evidente es ese Young Man Blues que suena como una tormenta que estalla sin avisar. Es la rabia hecha canción, es el cabreo transformado acordes, unos acordes que aúllan como si fueran los últimos que fueran a sonar. Lo mejor: la pasmosa facilidad con la que hacen la canción suya.




Las canciones (II): dentro de Tommy, aunque el nivel general roza el umbral de obra maestra, hay canciones que sobresalen por derecho propio. Empezando por la rockera Overture, que abre Tommy en esta ocasión a guitarrazo limpio. Y está igual o incluso más guapa que en el disco. Inevitable dejar de elogiar como se merece a Sparks, una tremenda interpretación instrumental que es de lo mejorcito de Tommy, y aquí también repite. Al igual que Acid Queen, que incluso gana protagonismo respecto a su versión de estudio en una interpretación acojonante. Aunque si hay una que te ponga los pelos de punta, esa es Pinball Wizard. No existe todavía un adjetivo que defina lo que hace Pete Townshend en esta canción con la guitarra. Se le queda corto el calificativo de genio. Otras que también merecen mención aparte son la dupla del espejo, Go To The Mirror y Smash The Mirror. Dos composiciones que no son de las primeras que te vienen a la cabeza al pensar en Tommy, pero que en este disco reclaman un mayor protagonismo a base de rock and roll. El poco aliento que te queda a medida que va avanzando la aguja te lo termina de quitar We’re Not Gonna Take It, que aquí incluso supera a la obra maestra grabada en Tommy. Sobran las palabras a estas alturas. Es sonar Summertime Blues y se te corta del todo la respiración. Vivan los discos en directo. Viva el rock and roll. Vivan los Who.

Dejo por aquí este vídeo del concierto completo (más de lo que viene en el LP del 89). Escuchadlo alto, por Lemmy.

Visita DISCOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario