domingo, 21 de mayo de 2017

Crítica de Fast & Fourious 8 (F. Gary Gray, 2017): Film Review



por MrSambo (@Mrsambo92)
del blog CINEMELODIC


Aunque han echado el resto con el presupuesto y contado con una villana de lujo como es Charlize Theron, esta octava entrega, que está teniendo buena prensa, queda muy lejos de su predecesora, una de las mejores entregas de la saga, si no la mejor, y que supuso la sentida despedida por todo lo alto de Paul Walker.

Y la clave, aparte de que este guión es tremendamente regulero, está en el director. James Wan ha sido sustituido por F. Gary Gray y la cosa se nota mucho.



El guion en estas películas es lo menos importante. Con contar una historia apañada y no cometer excesivas tonterías sobra, el resto debe hacerlo la dirección y la puesta en escena, sacando partido a las escenas de acción especialmente. Y hay que reconocer que Wan dirige como los ángeles. Su uso del plano general, esa concepción lúdica e imaginativa de la acción, desfasada y sorprendente, exagerada y divertida, donde siempre se pretende dar un poco más para complicar las cosas y sorprender al espectador, en esta octava entrega aparecen diluidos.





Hay buenos momentos, como ese ataque “zombie” de coches sin conductor por la ciudad o algunos planos brillantes dentro de las muchas secuencias de acción, pero en general se parece demasiado al espectáculo pirotécnico que hemos visto muchas veces y en muchas cintas, con abuso de los planos cortos en peleas y persecuciones, un exceso de montaje, que en muchos momentos transmiten caos (buscado, en cierto sentido) y confusión. Uno ha visto las persecuciones de Mad Max: Furia en la carretera (George Miller, 2015), y aunque fuera en el desierto y no en la nieve, como alguna en esta película, no hay comparación…



Las sorpresas en la historia funcionan regular, teniendo el espectador que poner mucho de su parte en esos cambios repentinos de afectos y comportamientos que tienen poco menos que nula credibilidad.
El desfase, que lo hay, no tiene ese encanto que dentro de lo increíble tiene lógica en su mitología y planteamientos, independientemente de que no la tenga con la física, que apreciamos en la séptima, quedando todo algo infantil. Hay casi siempre una sensación agridulce en las secuencias de acción, con buenos momentos y detalles junto a otros que no funcionan o resultan convencionales.




Los grandes ingredientes están. Carreras ilegales, que cada vez son menos; tías buenas y con poca ropa; muchos coches espectaculares; mucha testosterona; héroes y villanos con mucho carisma; explosiones, persecuciones y desfase. Desde luego es una cinta de “Fast and furious” en su universo expansivo y cada vez más lujoso que se empezó a crear hace algunas entregas en la saga. Quizá, especialmente con esta nueva entrega, “Fast and furious” se ha convertido en los que Los mercenarios (Sylvester Stallone, 2010) querían ser y no lograron.




Una excesivamente idealizada Cuba, con persecuciones por La Habana, instintos paternales crecientes, giros imprevistos y un pasado que regresa, comportamientos ilógicos y misteriosos, la idea de familia (disfuncional en la mayor parte de ocasiones) y legado, mucho viaje por el mundo persiguiendo villanos, explosiones a tutiplén, Kurt Russell, lluvia de coches, villanos que nunca matan a los buenos cuando los tienen a merced, Elsa Pataky, menciones a episodios pasados de la saga, sutiles homenajes a Tiburón (Steven Spielberg, 1975), la villana más bella y sensual del mundo…

Theron vuelve a ser villana, un papel que en los últimos tiempos parece atraerle. Villana o dura o ambas cosas, papeles en los que se encuentra cómoda y parece pasárselo realmente bien (Mad Max: Furia en la carretera, Prometheus…).




Aquí interpreta a una especie de mujer-máquina, superación del hombre, por tanto algo entre nietzscheano y maquiavélico, pura frialdad sin sentimientos que aspira a ser el castigo divino de la humanidad.

No, no tiene el dinamismo excéntrico y sin complejos, imaginativo y fresco de su antecesora, que podría resultar atractivo incluso a los que no fueran fans de este tipo de cine, pero desde luego tiene los suficientes alicientes para todo aquel que busque algo lúdico y ligero y le guste el género.

No hay comentarios:

Publicar un comentario