viernes, 12 de mayo de 2017

Crítica de "1408" (2007) y "Crónicas de un asesino en serie" (2004): Review


by King Piltrafilla (@KingPiltrafilla)




Me permito hoy proponeros una sesión de tradicional cine fantástico norteamericano. Para la ocasión he escogido 1408, una película basada en un relato corto de Stephen King. El argumento es sencillo, se trata de que veamos la peripecia de un escritor –un tipo descreído y cínico que se dedica a publicar ensayos sobre fenómenos paranormales sin creerse una palabra de lo que escribe- cuando se aloja en la habitación más endemoniada y sobrenatural de un hotel de Nueva York.


Respecto a los actores, nos encontramos con un John Cusack inspirado y un Samuel L. Jackson en su línea. Este último apareciendo únicamente unos pocos minutos en pantalla, los suficientes para que su cara y nombre hayan podido aparecer como burdo reclamo en el cartel de la película. Y mi impresión, piltrafillas, es que, en general, se trata de una buena cinta si exceptuamos una peligrosa caída de ritmo hacia el último tercio de la historia. Es decir, que comienza bien, continúa con pulso pero llega un momento en que comienzas a cansarte de ver lo mal que lo pasa el protagonista y deseas que termine ya la película. Luego, poco antes del final, se arregla un poco aunque el desenlace –desde mi punto de vista- es algo previsible. Sin embargo, cuando acaba la película te quedas con un buen sabor de boca. Además, no hay que buscar demasiados significados ocultos y eso es algo que –después de ver la última que os recomendé- necesitaba con urgencia.



Y permitidme de nuevo regresar al cine asiático, esta vez de mano del coreano Bong Joon-ho, el autor de Crónicas de un asesino en serie, una cinta que obtuvo la Concha de Plata en la edición de 2003 del Festival de Cine de San Sebastián. La historia cuenta como hace más de veinte años, en plena dictadura militar en Corea del Sur, comienzan a aparecer cadáveres de jovencitas que han sido violadas en los arrozales de un pueblo que, definitivamente, no tiene un cuerpo de Policía con suficiente experiencia como para resolver ese tipo de casos.

Así, amiguitos míos, en poco más de dos horas de metraje, se nos muestra el lento avance de las investigaciones del grupo formado por un violento agente acostumbrado a sonsacar confesiones a golpes, un concienzudo aunque sobrepasado por los acontecimientos detective que tampoco duda en amañar algunas pruebas y un inspector con estudios universitarios que proviene de la capital. El inicio es de una fotografía preciosa, casi se puede sentir el sol en la cara, la actuación de los actores –todos- más que lograda y el desarrollo sin muchos altibajos. No desvelo nada –de hecho la película comienza con una voz en off que así lo indica- si os digo que el caso resultó inconcluso, pero el quid es que al final os preguntéis si creéis que sabéis quien es el asesino. Cuando parece que se ha acabado la película, Bong Joon-ho nos regala una devastadora escena a modo de epílogo. Recomendada, piltrafillas.

Visita el blog de KING PILTRAFILLA

No hay comentarios:

Publicar un comentario