domingo, 16 de abril de 2017

Te lo dice Cioran - Frases célebres de su "Breviario de podredumbre"


Continuamos en este nuevo capítulo con más frases escogidas de ese gran libro de E. M. Cioran titulado Breviario de podredumbre (Précis de décomposition, 1949), publicado con este título en España por Taurus en 1972. Vamos a salto de mata.


Del capítulo "Supremacía del adjetivo"

"Y sin embargo, esta búsqueda es lamentable, la miseria de la expresión, que es la miseria del espíritu, se manifiesta en la indigencia de las palabras, en su agotamiento y degradación: los atributos merced a los que determinamos las cosas y las sensaciones yacen finalmente ante nosotros como carroñas verbales".


"¿Quiere uno restringirse a ver el fondo de las palabras? No se ve nada, pues este, separado del alma expansiva y fértil, es vacío y nulo. El poder de la inteligencia se ejercita en proyectar sobre él un lustre, en pulirlo y hacerlo deslumbrante; este poder, erigido en sistema, se llama cultura, fuego de artificio sobre un trasfondo de nada".


Del capítulo "El diablo tranquilizado"

"¿Por qué Dios es tan incoloro, tan débil, tan mediocremente pintoresco? ¿Por qué carece de interés, de vigor y de actualidad y se nos parece tan poco? ¿Existe una imagen menos antropomórfica y más gratuitamente lejana? ¿Cómo hemos podido proyectar sobre él resplandores tan pálidos y fuerzas tan claudicantes? ¿A dónde han fluido nuestras energías, en dónde se han vertido nuestros deseos? ¿Quién ha absorbido entonces nuestro superávit de insolencia vital?"


Del capítulo "El animal indirecto"

"Desde Adán, todo el esfuerzo de los hombres ha sido por modificar al hombre. Los intentos de reforma y de pedagogía, ejercidos a expensas de los datos irreductibles, desnaturan el pensamiento y falsifican su devenir. El conocimiento no tiene enemigo más encarnizado que el instinto educador, optimista y virulento, al cual los filósofos no sabrían escapar: ¿cómo permanecerían indemnes sus sistemas? Salvo lo Irremediable, todo es falso; falsa esta civilización que quiere combatirlo, falsas las verdades de las que se arma".


Del capítulo "La clave de nuestra resistencia"

"Si avanzamos en el suplicio de los días, es porque nadie detiene esta marcha excepto nuestros dolores; los de los demás nos parecen explicables y susceptibles de ser superados: creemos que sufren porque no tienen suficiente voluntad, valor o lucidez. Cada sufrimiento, salvo el nuestro, nos parece legítima y ridículamente inteligible".


ZR

No hay comentarios:

Publicar un comentario