sábado, 1 de abril de 2017

Crítica de "Los asesinatos de mamá" (John Waters, 1994): review


por Möbius el Crononauta



Serial Mom fue titulada por aquí Los asesinatos de mamá. La cinta nos acerca a la vida cotidiana de los Sutphin, una típica familia norteamericana que no es lo que parece. Dirigida por el rey del underground más trangresor, John Waters, Los asesinatos de mamá significó uno de los últimos grandes papeles para la siempre sexy Kathleen Turner, quien se fue reciclando más tarde en papelitos para la televisión y en el teatro, lo cual es muy respetable, pero, ¡por Dios! ¡Que alguien la devuelva a las grandes pantallas, una mujer de su talento debería estar reinando Hollywood! Aunque, visto el panorama, no sé si lo que querrá es permanecer donde está.



En verdad, la película tiene momentos delirantes, con esos repentinos ataques psicóticos de la aparentemente dulce miss Sutphin, ¡pero que es capaz de asesinar por unos zapatos que no combinan! Obviamente la familia comenzará a sospechar que algo no va bien; un libro sobre pájaros que resulta ser un libro sobre psychokillers, y una conducta de lo más extraña con muertes cada dos por tres, es como para ponerle a uno la mosca detrás de la oreja. Lo suficiente como para llegar a la frase estelar, "¡nuestra madre es Charles Manson!"




Este film debería haber llegado más lejos, y aunque hoy quizás no demasiada gente lo recuerde, es una de las mejores comedias negras de los 90, y de lo que llevamos de siglo. Además, la cuenta con un cameo de las Camel Lips, un grupo de rock que en realidad son las mismísimas L7. ¿Se puede pedir más?

No hay comentarios:

Publicar un comentario