domingo, 16 de abril de 2017

Crítica de "La gran muralla" (Zhang Yimou, 2016): Film review



por MrSambo (@Mrsambo92)
del blog CINEMELODIC



Como fan de Zhang Yimou que soy, esperaba algo interesante de esta superproducción, si bien me llegaron sin querer pequeños comentarios sobre el desastre pertrechado.

El Yimou que más me entusiasma es el minimalista e intimista, el de relatos pequeños e historias íntimas o profundas del estilo de “Ni uno menos” (1999), “El camino a casa“ (1999), “La linterna roja” (1991) o “Vivir” (1994), pero a partir del éxito de “Hero” (2002) comenzó a frecuentar mucho más la superproducción, muchas de ellas espectaculares productos de acción poética también muy buenas.



Ahora llega con “La gran muralla”, que difícil tendrá perder el dudoso honor de ser la peor película de su director. Con producción china y guionistas americanos, este truño protagonizado por Matt Damon no hay por donde cogerlo.

Ni el habitual colorido esteticista del director (que hace parecer a algunos soldados como los Power Rangers), ni su solvencia con la cámara, ni esos planos aéreos y generales mostrando la majestuosidad de la muralla en sus interiores y exteriores o en la batalla, logran salvar el desastre.




Y el problema es el guión. Cambiando dos o tres términos para adaptarlos a la mitología intrínseca de la película, que es inexistente y un pastiche infumable, y los lugares, tenemos la misma historia mil veces contada: la invasión de bichos muy malos que amenazan al mundo, mientras un grupo de valerosos héroes intentan protegernos de ellos. Si se hiciera bien al menos…

Me desespera tener que ver otra historia de bichos con malas pulgas que se organizan como enjambre entorno a una reina… Sí, otra vez.




Comportamientos absurdos, soluciones de guión siempre simplistas y evidentes, personajes de cartón piedra, evolución de chiste, humor para bebés…

Lo peor de todo es el personaje de Matt Damon, no porque lo haga mal, que siempre suele estar solvente, sino porque no hay por donde cogerlo. Además, al bueno de Matt se le ha puesto una cara de Val Kilmer en esta película que parece que lo han sacado de “Willow” (Ron Howard, 1988). Su evolución de ladrón y asesino pendenciero a hombre íntegro de una pieza es de leyenda, de la leyenda negra de las chuminadas más espantosas. Por la mañana me levanto malote, pero por la noche, tras una miradita a una guerra china que quiere matarme, apelo a la dignidad de los principios y valores. Por la tarde no confío más que en mí mismo y tras un buen café amo a toda la humanidad…




No se sabe muy bien si quiere ser Robin Hood, el primo lejano venido a menos de Légolas o un Ulises sin Penélope…

Las tramas secundarias que van surgiendo son paupérrimas, desperdiciando la presencia de Willem Dafoe, que tiene un personaje poco menos que ridículo.

Salvaremos alguna set pieces de acción, aunque también cuesta, porque hay momentos de auténtica serie B, así como las menciones a España.




Si quieren pasar un buen rato de esparcimiento, vayan mejor a ver “Fast and furious” (F. Gary Gray, 2017), que la octava acaba de llegar a la cartelera.

Visita el blog CINEMELODIC

No hay comentarios:

Publicar un comentario