martes, 12 de enero de 2016

Crítica de la película "Iron Man" (Jon Favreau, 2008)


by King Piltrafilla (@KingPiltrafilla)


Piltrafillas, aprovechando la ausencia de mi familia, cierta tarde vi Iron Man, una película que no es del estilo de las que les gustan ni a mi mujer ni a mi hija. Así pues, después de comer y fregar los platos, me he preparado un café cortado y me he apoltronado en el sofá para disfrutar de una cinta que me ha parecido muy divertida. En mi juventud fui un devorador de comics y aunque los de superhéroes no eran mis preferidos –yo estaba más por el comic europeo-, soy un gran conocedor de los universos DC y MARVEL. Es precisamente esta última editorial la que tiene los derechos de los personajes que últimamente están copando las pantallas de todo el mundo. Gente como los 4 fantásticos, X-Men, Spiderman, Hulk... y ahora después Iron Man se habían convertido en máquinas de hacer dinero. Y no me extraña.




Hoy he asistido a una larga sesión –dos horas de película que no se me han hecho pesadas en absoluto- cargada de humor, acción y buen hacer por parte de los protagonistas, en especial un mágnifico Robert Downey Jr. que resulta una acertada elección para el papel de Tony Stark. Siendo breve –en el fondo se trata de la adaptación de un cómic, no esperéis profundidad en el guion- os diré que lo que cuenta la historia es como un ingeniero diseñador de armas con actitud de playboy es secuestrado por un grupo terrorista que posee misiles de su propia empresa. Ello le hace replantear su vida y decidirse por dedicar su talento a combatir a los “malos”.




No os engañaré, amiguitos, a mí las entregas de Spiderman no me parecieron nada del otro mundo. Sin embargo, visto el giro que MARVEL ha dado –tomando las riendas de todos los proyectos cinematográficos en los que aparezcan sus personajes- creo que se acercan buenos tiempos para este tipo de cine.




Por si todo lo dicho fuera poco, Iron Man comienza con "Back in black" de AC/DC sonando en un CD y finaliza con unos títulos de crédito musicados por Black Sabbath y su –por supuesto, ¿qué otra podía ser?- "Iron Man". ¿Qué más se puede pedir? Voy a poner manos a la obra para conseguir lo antes posible una copia del Hulk con Edward Norton, una película que dejé pasar llevado por los prejuicios –otra de superhéroes, ¡puajs!- y que opino ahora que quizás me pueda dar otra agradable sorpresa.

King Piltrafilla
(accede a su BLOG)

1 comentario:

  1. La verdad es que eso fue hace muchos años. En realidad, a partir de entonces, mi hija se hizo seguidora de la saga Marvel cinematográfica -no así de los cómics, algo que no comprendo- y desde hace tiempo, los estrenos del mencionado universo son una de las ocasiones ens las que padre e hija disfrutamos de una experiencia compartida.

    ResponderEliminar