miércoles, 6 de enero de 2016

Amorphis - Under The Red Cloud (2015): Crítica del disco Review


por Marco Antón (@Antoncastle66)



Entre todo el material publicado por las bandas de este año se encuentra el décimo segundo álbum de estudio de la banda finesa Amorphis, publicado el 4 de septiembre a través de la Nuclear Blast. Una auténtica obra maestra de lo que es el gothic metal y doom metal actual, donde la banda recobra su protagonismo en las guitarras, las voces limpias y guturales a la par, que lograron poseer los oídos de la audiencia metalhead de todo el mundo.


Se publicó con 10 canciones y 2 bonus track que en su totalidad hicieron del agrado a mucha prensa y fans de todo el mundo. Destacando varias de ellas como "Under the Red Cloud", "The Four Wise Ones" y "Death of a King". Donde las melodías de las guitarras dobles de Tomi Koivusaari y Esa Holopainen, así como el teclado de Santeri Kallio y las partes sinfónicas a cargo de Österäng Symphonic Orchestra nos entregan una experiencia totalmente diferente por lo que sumadas a la voz limpia de Tomi Joutsen junto a las de algunas voces invitadas nos poseen con ese sonido repleto de Gothic y Doom Metal actual, las voces guturales no desentonan en lo absoluto con las 12 piezas presentadas.



Se te quedan en la mente las canciones del álbum cuando muchos pensábamos que otros discos publicados éste año nos darían la sorpresa, se han quedado cortos ante las sorprendentes composiciones de los fineses. Y es que su camino iniciado en el Death Metal en los años ‘90s los fue llevando a una evolución hasta llegar a lo que conocemos como el Gothic Metal actual, pasando por algunos otros estilos como el Folk y el Hard Rock que escuchamos en “Under The Red Cloud”. Pero lo que no cabe duda es la forma de componer las canciones con toda la experiencia que poseen a lo largo de estos años plasmados en toda su discografía llegando a este nuevo punto cumbre en su carrera.

El mejor disco de metal del 2015 sin lugar a dudas para muchos metalheads incluidos los curtidos entre lo más extremo del género aprecian el trabajo plasmado en la placa discográfica de los fineses, han demostrado que el feeling para componer lleva una parte esencial de lo que debe tener un disco de metal, en cualquiera de sus subgéneros. Además es agradable saber que todavía hay Amorphis para muchos años.

Marco Antón

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada