domingo, 27 de diciembre de 2015

Curiosidades de "La Soga" (Alfred Hitchcock, 1948): Las declaraciones del director


por Tony Soulman
del blog Escuchate esto!




Entre las muchas particularidades que tiene "La Soga", es la primera de las cuatro colaboraciones de James Stewart con Hitchcock. Fue realizada en 37 días (10 días de ensayo con cámara, actores e iluminación, 18 días de rodaje y 9 días de retomas). "La Soga" es la primera película en colores filmada por Alfred Hitchcock y presenta la particularidad de estar hecha en 8 planos secuencia de diez minutos, es decir, 8 cortes, 8 rollos de película. Esto acentúa notablemente la intensidad de la historia a puertas cerradas y en tiempo real. A continuación reproducimos algunas declaraciones de su director, Alfred Hitchcock acerca de su experiencia sobre filmar un largometraje en 8 planos.


- Desde mi punto de vista no hay nada como la acción continuada para mantener el tono anímico de los actores, en particular en las historias de suspenso. En La soga, toda la acción, el asesinato, la fiesta, la tensión creciente, lo psicológico, el descubrimiento del crimen y su resolución, transcurren en 80 minutos de la vida real. Aunque tardamos 37 días en hacer la película.

- Algunos de nuestros problemas parecían irresolubles a primera vista. James Stewart se pasó varias noches sin poder dormir por culpa de su papel. Le preocupaban mucho mas los desconcertantes problemas  técnicos que el drama cargado de suspenso. En una ocasión a Joe Valentine, nuestro operador de cámara, le pasó el travelling de casi 3 toneladas por encima del pie por no apartarse a tiempo.

- Cada movimiento de la cámara y de los actores se estudiaba primero en sesiones intensivas sobre la pizarra como si se tratara de la estrategia para un partido de fútbol. "La Soga" fue un milagro de sincronización. Todo el equipo, desde los actores, los eléctricos, las scipt, el cámara y yo, nos pasamos semanas enteras ensayando antes de empezar a rodar.




- Toda la técnica era un medio para alcanzar un fin. El público no debe darse nunca cuenta de ello. Si el público se da cuenta que la cámara esta haciendo milagros, se habría malogrado nuestro objetivo.

- Uno de los engranajes fundamentales de nuestra maquinaria de planificación anticipada era el montajista Bill Ziegler. Por primera vez en la carrera de un montador, había que editar el largometraje entes de que estuviera rodado.

- Ese arcón en el que guardaban el cuerpo, era prácticamente uno de los protagonistas. Cada vez que la cámara atravesaba la habitación el arcón tenía que ser arrastrado fuera del escenario inmediatamente por delante de la grúa. No olvidemos que no podíamos detenernos para cambiar la posición de la cámara. Mover el arcón era tarea de cuatro utileros acurrucados en cuatro patas debajo de la cámara. No solo tenían que apartar el arcón a una señal dada, sino que tenían que volver a introducirlo escena cuando regresaba la cámara.

- En el final de la película se oyen "ascender" los sonidos desde la calle. Para ello puse un micrófono a una distancia equivalente a 6 pisos del estudio y un grupo de 20 personas que comenzaran a murmurar luego de que sonaran los disparos. Para la sirena que se acercaba, el estudio me ofreció colocar un sonido de sirena por fade in, pero no me servía. Así que pusimos una ambulancia a 2 Km del micrófono y en determinada señal, el chofer la condujo (con la sirena encendida) hacía el lugar.




- El joven actor que interpretaba a la víctima tenía que permanecer dentro del arcón durante los diez minutos que duraba el primer rollo. Después de la tercera retoma el actor empezó a sentirse un poco cansado. "Dios,
quiero que lo consigan en esta toma" decía fervorosamente. Esos diez minutos le parecían horas.

- Debido a la manera en que se rodó la película la interpretación de los actores apenas variaba de una día para otro. De hecho, les pareció una experiencia muy estimulante. No usamos actores dobles de luz o de movimientos de cámara, fueron ellos los que lo hicieron, ya que también debían estar entrenados para no llevarse por delante a un técnico y seguir las marcas en el piso con precisión.

- James Stewart declaró que La Soga fue su papel mas difícil. Me contó que pensaba "que ocurriría si el resto del reparto esta perfecto y yo me equivoco en una frase cuando vamos 9 minutos con 30 segundos? Sería la equivocación mas colosal en toda la historia del cine". "Bueno, le dije, por eso te elegí para el protagónico." le contesté.




- Lo que mas divertía a todo el mundo era que yo no miraba la acción ni una sola vez después de que la cámara empezara a rodar. No tenía sentido porque no podía hacer nada. Una vez que la cámara empezara a rodar, tenía que seguir hasta el final del rollo. Mi trabajo terminaba en el momento que gritaba "Acción!".

- Actualmente cuando pienso en ella, me doy cuenta de que era completamente estúpido porque rompía con todas mis tradiciones y renegaba sobre mi teoría sobre la fragmentación del film.

- Probablemente La Soga sea la película más emocionante que he dirigido nunca. Es el trabajo técnico más logrado que he hecho, pero el que menos se ha estimado.


Tony Soulman

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada