sábado, 21 de febrero de 2015

UFO - A Conspiracy of Stars (2015): Crítica del disco Review


UFO se han propuesto en su madurez (a la vejez, viruelas) romperme el corazón. Phil Mogg (vocalista) y sus secuaces (léase Vinnie Moore, guitarra solista; Paul Raymond a los teclados y guitarra rítmica; Rob De Luca, bajo; y Andy Parker, batería) están publicando en esta etapa, a mi entender, casi lo mejor de su producción. El anterior disco, Seven Deadly (leer crítica) se aupó en lo más alto de nuestra lista con lo mejor de 2012, por no hablar de The Visitor (2009) o The Monkey Puzzle (2006) que son pedazos de discos de los que uno recomienda solo a sus mejores amigos. Discazo de lujo el Seven que ha tenido una más que aceptable continuidad con este A Conspiracy of Stars, que suena bello, que suena a rock clásico de calidad, que suena a UFO por los cuatro costados, pero al mejor UFO, no vayáis a pensar. Vigésimo primer disco de estudio que será lanzado oficialmente el próximo día 23 de este febrerillo loco y ha sido grabado en los estudios Bernie Torme's Barn Room.



El disco está plagado de: melodías ejemplares reconocibles en el estilo particular de UFO, solos de guitarra que quitan el hipo, teclados bien intercalados que llenan de ambiente setentero el disco... Me pongo el disco a volumen medio tirando a alto y ya las primeras notas de "The Killing King" me hacen mover los pies en sus diversos tempos, y la voz de Mogg es como una carta llegada inesperadamente de un amigo con el que llevo sin comunicarme exactamente 3 años. Brillante solo de guitarra por parte de Moore y sonidos pesados.

"Run Boy Run" sigue con riffs pesados, oscuros, que alternan con momentos llenos de provocativa y buscada sensualidad, y con punteos de órdago por parte de Moore. Destacan a lo largo de todo el disco, así que no dudéis en disfrutarlos. Fue el single de adelanto de este nuevo trabajo.

Y nada hacía presagiar la balada que a continuación se nos viene encima con ritmos sureños y bluseros si se quiere y con guitarra acústica de por medio, sin que la pieza pierda un ápice de continuidad con lo escuchado hasta ahora, quedando engastada de modo natural como tesela que no desentona con el resto. Es "Ballad of the Left Hand Gun", en la que no falta el preceptivo punteo. "Sugar Cane" comienza dulce y con metálicos sonidos de azucarada calidad para dar paso a la guitarra, a un ritmo de nuevo pesado alternado de punteos y embadurnada de una sabrosa clasicidad sin estridencias, suave y directa (al corazón). A lo Bonamassa. Me encanta. Parentela tiene con la anterior "Devils in the Detail", armoniosa en sus cadencias y virtuosa en cómo sabe templar Moore las entonadas cuerdas de su guitarra para adecuar esos picotazos continuos a lo largo del tema como pequeños mordisquitos mientras la guitarra rítmica de Raymond impone su presencia. Temazo para disfrutar. ¿Cuál no lo es me pregunto mientras otro breve punteo serpentea escalándome desde el tobillo erizando a su paso el bello de mis varoniles piernas?

Cruzamos de un saltito el ecuador del disco y "Precious Cargo" impone su melodioso devenir amorosamente, con la apasionada voz de Mogg y la guitarra de Moore acunándola, con bases que nos trasladan a los 80. En verdad, no hay nada rompedor en este disco de UFO. Ni lo esperábamos ni lo deseábamos: solo más de lo mismo, cuando "lo mismo" nos gusta demasiado, aunque algunos lo llamen aburrimiento o costumbre, pero así, como cosa gustosa, lo acepta nuestro cerebro. Termina lento y nos deja dormidos.

En "The Real Deal" Mogg sigue imponiendo ese hard tono medio, adictivo, que a sus casi setenta años le viene como anillo al dedo, típico tema que se adapta al canon de estos UFO; de tonalidades Rainbow en ocasiones, por cierto. "One And Only" semeja tema de radio rock americano. "Messiah of Love" y "Rolling Rolling" cierra el álbum en su versión básica de 10 temas dejándonos un buenísimo sabor de boca.



Nadie podrá poner en cuestión la calidad que aún exhiben estos UFO cuasi septuagenarios (y perdonad que insista en ello, cuando otros de su generación seguro que piensan ya solo en ir a darles miguitas de pan a las palomas del parque más próximo), con un rock clásico de altísimos vuelos, sin estridencias ni innovaciones, un rock de etiqueta, en el que sus componentes lo dan todo, y sobre todo alguna que otra lección a quienes intentan, como moda retro actual, ser epígonos de estos maestros. UFO bucean en aguas conocidas en este disco y lo hacen con solvencia. Seguramente estará en nuestro top ten a finales de año, porque uno tiene la mala costumbre de dar cabida a la música con clase, con carácter, y esta de UFO viene trajeada hasta el cuello.

NOTA: 8'5

ÁCS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada