lunes, 16 de febrero de 2015

Thulcandra - Ascension Lost (2015): Crítica del disco Review


por Marco Antón (@Antoncastle66)



Regresa a las tiendas de metal extremo un nuevo trabajo inspirado en la adoración al fuego y a la oscuridad. De nuevo tenemos ante nosotros un trabajo de la banda alemana fundada en el 2003 llamada Thulcandra. Salió publicado el 30 de enero de este año a través de la Napalm Records y su título es Ascension Lost.



Durante los últimos 5 años, mientras exploraba diversas ramificaciones de Black Metal, desarrollé una cierta afinidad por el estilo de bandas como Ensiferum, Wintersun, Sacramentum, Vinterland, etc. Es decir con el uso de riffs melódicos y estructuras de las canciones que recuerdan a uno de imponentes obras de la música clásica europea, el estilo es uno de las más cautivadoras del metal. Como profundicé más en este estilo, me desesperaba ante la idea de que pocas bandas más jóvenes por ahí tratasen de llevar este sonido nuevo en una manera significativa. Y entonces conocí a Thulcandra. Provenientes de Munich, Alemania, la banda ha hecho una carrera fuera de su país con este tipo de estilo por bandera que ha funcionado muy bien para otras agrupaciones.



El track list del disco “Ascension Lost”:

“The First Rebellion”
“Throne of Will”
“Deliverance in Sin and Death”
“Demigod Imprisoned”
”Interlude (instrumental)”
“Exalted Resistance”
“The Second Fall”
“Sorrow of the One”
“Ascension Lost”
“Outro (instrumental)”

Bonus tracks:

"Perishness Around Us (demo)”
“Frozen Kingdom (demo)"
“Dreaming (demo instrumental)”
“Immortality (demo)”.

Un total de 14 piezas de la oscuridad germana.



En tanto el line up que grabó este material quedó integrado por Steffen Kummerer en las guitarras y vocales; Tobias Ludwig en el bajo; Sebastian Ludwig en la otra guitarra y en la demoledora batería Seraph. Los cuales se encargaron de la dirección estética y del sonido del disco.

Un enfoque más audaz en ese frente podría servir para impulsar Thulcandra en las ligas de más alto perfil como las diez composiciones de "Ascensión Lost" ciertamente justifican un estatus más elevado para los bávaros. La banda sigue siendo enorme técnicamente, demostraron ser intérpretes así como compositores astutos y capaces, de eso no hay duda. A cada paso hay algo que admirar en la profundidad de las canciones, ya sea el martilleo prolífico del nuevo baterista o los estilos entrelazados de la guitarra de Kummerer, el guitarrista Sebastián Ludwig e incluso el bajista hermano gemelo Tobias Ludwig que ofrece algo más que una mera extremo inferior. Jugado con frecuencia en un intenso ritmo de la talla de "Exalted Resistance", la canción que da título al disco y el tema abridor épicamente títulado "The First Rebelion".




Se nota la sutil interacción entre los dos guitarristas, lo cual es magnífico- Cuando uno oía a menudo esos riffs fríos y oscuros nos sentimos sobre un surtido de sonoridades tenebrosas muy atractivo en cuanto a ritmos. Así como notables son también las pistas de ritmo más lento como la titulada "Throne Of Will" la cual además de tener ese estilo suena “groovy". Otra pieza que ejemplifica lo mencionado es “The Second Fall" en tanto los momentos individuales de contención de guitarreo colocada a lo largo de "Sorrow of the one" es sobresaliente y el interludio clásico teñido ejecutado en el “outro”, todo lo cual muestra una versatilidad a menudo más allá de los méritos de muchas bandas que se apegan más a tener un estilo de velocidades más altas, a su vez, han hecho por sí mismos ser de las bandas que poseen variación musical sembrado a través de su estilo. Tenemos una oscura horda llamada Thulcandra que enaltece su estilo.

Sus dos álbumes anteriores, Fallen Angel´s Dominion (2010) y Under Frozen Sun (2011) muestran una banda con un enfoque bien afinado en lo que les gusta. Los resultados son tan precisos, que se podría pensar en los suecos Disecction como influencias, como si tuvieran secretamente un añejo material inédito escondido en algún sótano o un cofre flotando en algún lugar en el Báltico, que fue milagrosamente descubierta por comerciantes alemanes y enviado a Munich. Pero de todos modos, “Ascensión Lost” básicamente se ajusta al mismo molde de los suecos, aunque con alguna que otra aportación propia de sus elementos integrados que reconocemos desde su primer disco.

Pero mientras que algunos de los resultados no se queman tan caliente (o se congelan tan frío) como algunos de los otros álbumes, no se puede negar la capacidad de la banda alemana de usar sus habilidades como compositores para elaborar una narrativa, y que esa misma narrativa tenga lo mismo de interesante e inquietante al mismo tiempo. La narrativa de lugares fantasiosos es sobresaliente pero ¿dónde están esos lugares? que no estoy totalmente seguro si se refieren al inframundo descrito en alguna cultura. Independientemente de cualquiera de sus (muy pocos) defectos, aquellos metaleros que esperan ver la banda conservando el estilo tanto en sus cualidades amenazadoras y ornamentadas en orquestaciones deberían estar contentos de que discos como “Ascension Lost” todavía se estén haciendo. Grandes los alemanes Thulcandra!!!!.

©Marco Antón

1 comentario:

  1. Tienen cosas de Finntroll muy interesantes, la verdad. Yo, al menos se las veo. Muy buen disco y buena entrada. ¿Alguno por aquí fan de Max Cavalera? Aquí un homenaje a su figura, para quien le interese:

    http://www.ourgodsaredead.blogspot.com.es/2015/02/max-cavalera-genio-y-figura-hasta-la.html

    ResponderEliminar