martes, 10 de febrero de 2015

Bonafide - Denim Devils (2015): Crítica del disco Review



por Blue Monday (@BlueMonday1971)
del blog Kids Wanna Rock


Sólo año y medio ha transcurrido desde el fabuloso "Bombo" que los suecos Bonafide colocaban en 2013. Un período de tiempo tan corto puede dar lugar a la sospecha, pero Denim Devils, su nuevo artefacto, muestra a una banda en su mejor momento. Bonafide grabó "Denim Devils" prácticamente en directo en el estudio, y eso confiere al nuevo álbum de los suecos una sensación en vivo más resistente y sólida que "Bombo", aunque tal vez adolezca de la crudeza intestinal de su predecesor. Eso sí, la arrogancia, la actitud y la energía, aspectos fundamentales en la historia del hard rock, y a veces en pérdida, están de vuelta en el nuevo trabajo de Bonafide.

Guitarras demoledoras, estribillos sensacionales, ritmos apabullantes y una excelente producción permiten a Bonafide mantener la estela de aquel "Bombo" con un muy buen "Denim Devils", y es que el hard rock sucio y depravado de los suecos está de vuelta en su máxima expresión. Un hard rock crudo y lleno de energía al que ese trabajo de guitarras, obra de Pontus Snibb y Anders Rosell, reemplazo del guitarrista Mikael Fässberg ya desde el "Bombo" de 2013, llena de una personalidad consumada por una rompedora interpretación vocal del propio Pontus Snibb, además de todo, el compositor principal de Bonafide, con unas letras centradas fundamentalmente en las tías, la fiesta y derivados. El trabajo del bajista Martin Ekelund, en cuyo estudio sueco de Kipplan se grabó "Denim Devils", y del baterista Niklas Matsson se antoja fundamental en el sonido final del disco, formando un combo de ritmo plenamente subestimado.




"Round and Round" abre "Denim Devils" de un modo corto pero demoledor, a través de sus riffs demenciales de ascendencia Chuck Berry, los gritos y ese ritmo inconfundible en un tema de Bonafide que sirve fundamentalmente para ir abriendo boca. Después "Hold Down the Fort" ofrece descomunales licks de guitarra y solo estratosférico en una línea de delicioso aroma a Angus Young y un cierto aspecto Led Zeppelin, y "Killer" suena como si fuese uno de los descartes del magnífico "Bombo" de 2013, de una manera muy similar al corte del mismo nombre que aquel disco.

"Get a Grip" relaja en cierto modo el pistón y deja retazos de ese hard blues rock que acompañó a Bonafide en sus primeras publicaciones aun demostrando la primitiva fuerza de Led Zeppelin en un corte lleno de músculo, de fabulosa demostración vocal de Snibb. A continuación "5050" muestra la mejor versión de un Pontus Snibb gruñendo en su mejor momento mientras que "Good Stuff" desencadena una oleada de sabores a AC/DC antes de la llegada de "Rock ‘N’ Roll Lifestyle", corte que recrea el fantástico "Fill Your Head With Rock" que Bonafide colocaba en su "Something's Dripping" de 2009, esta vez gracias a la sección de ritmo y al dúo de guitarras compuesto por Pontus Snibb y Anders Rosell, de nuevo con un sonido de clara influencia AC/DC desde sus riffs, su estribillo alegre y su brillante solo.




"One Kiss" es un trallazo demoledor, de sensacional estribillo y asombroso poder de adicción que por momentos recuerda a los Black Crowes, "Who Am I to Judge" es otro fantástico pelotazo en el que el bajo de Martin Ekelund se muestra absolutamente expresivo y el trabajo de batería de Niklas Matsson debe ser considerado como brillante, "Missing You" vuelve a la senda de ese particular hard blues rock que tan bien saben manejar los suecos, esta vez con un envoltorio sumamente meloso para una power ballad en el más puro estilo Whitesnake, "The Game" es un interesantísimo tema de rock and roll, probablemente el que más en "Denim Devils", rico y adictivamente atmosférico, una balada ligera con excelentes progresiones de acordes y una dirección musical acertada en la que brillan los inspirados solos y las armoniosas voces, y "This One’s for You" concluye el álbum como un tributo a los seguidores de la banda.




"Denim Devils" es sin duda hard rock potente y lleno de diversión, uno de los álbumes que debería dar mucho que hablar en este 2015 que prácticamente acaba de comenzar, pero desgraciadamente el 90 por ciento de los mortales desconocerá su existencia, así que desde esta plaza que se nos brinda reclamamos notoriedad para una banda que sabe cómo menear nuestras cabezas, y Bonafide llevan demostrándolo desde 2007.

©Blue Monday

No hay comentarios:

Publicar un comentario