martes, 17 de junio de 2014

Uriah Heep - Outsider (2014): Crítica del disco Review


por Blue Monday (@BlueMonday1971)


La muerte de Trevor Bolder, bajista de Uriah Heep desde 1976, en mayo de 2013, parecía un indicativo bastante evidente del fin de una de las bandas más importantes de la historia del rock. Soñar con un nuevo disco de los británicos tras el trágico acontecimiento era una utopía, y el más que correcto Into The Wild”, publicado en 2011, quedaba destinado a ser su último álbum de estudio. Finalmente, el empeño del guitarrista Mick Box, único miembro original de Uriah Heep en la actualidad, provocaba que la leyenda no se detuviese con la publicación de Outsider, el nuevo artefacto de la banda que de un modo brillante lidera.


Han pasado ya 45 años desde la formación de Uriah Heep, 24 álbumes de estudio, 18 directos y 18 cambios de formación, así que es de una lógica aplastante que la carrera de la banda de Box haya sufrido altibajos, subidas a la cima y caídas estrepitosas, acompañadas también de un escaso reconocimiento y apoyo de la crítica. Con semejantes datos en la mano lo primero que se me viene en la cabeza es el inmenso mérito que tiene el seguir en la brecha del modo en el que Uriah Heep lo ha vuelto a hacer, y es que el rock and roll depende más de la dedicación y de la pasión que de la edad.




El bajista Dave Rimmer, miembro de Zodiac Mindwarp & The Love Reaction y de la banda de covers Metalwork, era el encargado de suplir la ausencia forzosa de Bolder. A su lado el fabuloso teclista Phil Lanzon, en Uriah Heep desde mediados de los 80, lo mismo que el vocalista Bernie Shaw, y el baterista Russell Gilbrook, en la banda desde 2007, liderados todos ellos, por supuesto, por el mago de las seis cuerdas, el señor Mick Box, con los 67 años recién cumplidos y casi con más ganas que nunca.

Outsider viene a ser una especie de continuación del Into The Wild de 2011. Por supuesto sin nada que ver con aquellos fabulosos artefactos de los 70, pero supone una fantástica adición al catálogo de la banda, una discografía a la que no desmerece en absoluto. Outsider no es un trabajo que pueda sorprender, teniendo en cuenta sobre todo el tipo de música que Uriah Heep venían haciendo en los últimos años, pero es precisamente un trabajo muy aceptable en esa línea. Lo que hacen saben hacerlo y lo hacen muy bien.




Un álbum lleno de solidez y coherencia, plagado de ese sabor a rock progresivo característico de Uriah Heep, en esta ocasión empapado de todas esas influencias blues de las que ha bebido Mick Box a lo largo de estos 45 años de carrera. Claro está que después de tantos años el guitarrista no asume riesgos innecesarios y la banda se mueve en su zona de confort proporcionando un sonido absolutamente familiar.

El trabajo de Mike Paxman en la producción es excelente. Sonido nítido y cristalino como corresponde a una banda como Uriah Heep apoyado por una sobresaliente interpretación instrumental del grupo al completo. La poderosa voz de Bernie Shaw, la atmósfera que proporcionan los teclados de Phil Lanzon, especialmente el órgano Hammond, la excelencia en la guitarra de Mick Box o la solidez que ofrece el combo de ritmo con Dave Rimmer al bajo y Russell Gilbrook a la batería se combinan para un ejercicio superior de interpretación en álbum de excelente composición.




Abre Outsider un tema como "Speed Of Sound", dinámico y lleno de ritmo. El sonido del Hammond de Lanzon, los fabulosos detalles de la guitarra de Box y unas geniales voces de apoyo protagonizan un muy buen tema. Después "One Minute" y su atmosférica intro de piano para probablemente el mejor tema del álbum, reminiscencia de los días de "Wonderland" y "Return To Fantasy", ofreciendo gran trabajo de guitarra, de batería y acertadas melodías vocales.

"The Law" destila un poderoso rock de guitarra heredero del heavy setentero y "The Outsider" se convierte en un frenético galope del estilo del clásico "Easy Livin'", conducido de un modo excepcional por la batería de Gilbrook y finalizado abruptamente antes de la llegada de "Rock The Foundation", lleno de dinamismo, buenos riffs y un acertado interludio que recuerda a los Who de Quadrophenia.

El ambiente épico de "Is Anybody Gonna Help Me?" se consigue gracias sobre todo y una vez más al órgano Hammond de Lanzon, adentrándose en el territorio de la power ballad a través de un acertado muro de sonido, una densa base sobre la quefa brillan voz y guitarra. A continuación el interesantísimo "Looking At You", con una energía punk rock que sin duda sorprende.

El rock carente de artificios de "Can't Take That Away" deja un fabuloso trabajo de batería antes de esa lírica de aroma Ronnie James Dio de "Jesse" o la potente power ballad de excelente estribillo "Kiss The Rainbow" que deja paso a "Say Goodbye" y su poderosos bajo y batería para cerrar Outsider con el saborazo heavy de los 70.

Está claro que Outsider nunca entrará en el podium discográfico de Uriah Heep, pero es bien cierto que es un muy buen trabajo de Box y sus chicos, y lograr algo semejante después de 45 años en la carretera es digno de admiración. Además es hora de devolverle a Uriah Heep lo que en infinidad de ocasiones se les ha negado, porque su aportación a la historia del rock es un hecho incuestionable.


©Blue Monday

1 comentario:

  1. Me parece un buen disco en la onda de su album sonic origamy y una buena continuacion de su penultima obra.A disfrutarlo

    ResponderEliminar