jueves, 12 de junio de 2014

Tesla - Simplicity (2014): Crítica del disco. Review


Christian Sancho (@MThunderstruck)



Las múltiples visitas de Tesla a España han sido para los rockeros de la "Piel de Toro" uno de los más felices acontecimientos que ha traído consigo el nuevo siglo. Una banda madura pero fresca, renovada con la presencia de Dave Rude a las seis cuerdas en sustitución del díscolo Tommy Skeoch, y en plena forma demostrando que en esto del Rock no hay muchos conciertos como los suyos. En este nuevo milenio la banda ha tenido un renacimiento importante en directo han lanzado discos de manera habitual, si bien poco nuevo realmente. Pero la calidad y energía en sus directos era su mejor aval sin duda para esperar lo mejor de este Simplicity ¿estará a la altura?




Lo cierto es que la portada ya de por sí, atrae a la escucha del disco. Simple pero muy efectiva, con aroma clásico, el logo de la banda en blanco y negro y debajo en letras menores el título del álbum. Muy al contrario que la de su anterior disco en estudio, que a mi entender fue muy desacertada y podía confundir bastante. Así que chapeau sin duda por esta portada, que quedará ya como una de las mejores de la banda, así de claro. Otra cosa es el contenido que no estará a ese nivel ni de lejos y mira que me duele escribirlo porque esta banda merece mayor reconocimiento pero tras varias escuchas del álbum, queda una sensación importante de que han perdido una oportunidad redonda para reafirmarse como una banda esencial dentro del hard-rock en este siglo, cuando los clásicos ya van cayendo. Pero es que seamos claros, lo nuevo de Aerosmith o de varios grupos prometedores que lanzan ahora sus primeros discos le dan sopas con onda a este simplicity, que comete varios pecados capitales.


Tesla decepcionan con "Simplicity"

1. Pérdida de identidad

Cuando Tesla se han caracterizado casi siempre por su energía, este disco se sobrecarga de medios tiempos de manera preocupante, medio tiempos además insulsos. Parece que alguien les haya obligado a echar el freno de mano y de los pedales. Si que hay momentos desde luego y buenos para el lucimiento de las guitarras, pero todo ello está envuelto en un ambiente general de tedio, de contención, bajo patrones de canciones demasiado rígidas, encorsetadas. De hecho se hace imposible escuchar el disco entero, tienes que ir por partes y en diferentes momentos para soportar las canciones de alguna manera porque son insípidas por lo general como nunca lo han sido en Tesla. Me parece muy bien que quieran en este disco adentrarse en terrenos más country en algunos momentos, pero hay que hacerlo sin perder lo que te caracteriza en primer lugar y luego por supuesto que el resultado sea atractivo para el oyente, aquí ni una ni otra. Esto no ha sido Tesla; de hecho hay algunos temas que me suenan a los típicos grupos de pop-rock que quieren meter la misma canción repetida hasta la saciedad en las radios. Hasta en acústico Tesla tenían esa singularidad, aquí suenan cansinos, ominosos, sin chispa...desde luego a años luz de lo que han sido capaces de generar en sus directos. Pero no les da vergüenza facturar algo como "Til That Day" para cerrar el disco, u otras que suenan por ahí?


2. La voz de Jeff Keith

Me niego a creer que esta sea la mejor versión vocal que se puede obtener actualmente Jeff Keith ¿pero han parado a escucharse ellos mismos? Si eso es así, quizá por eso encontremos aquí las respuestas a las preguntas que nos genera el punto 1, que Keith ya no da más de sí, y eso sería muy triste. Hace unos años que no los veo en directo si, pero de los últimos no le recuerdo ni mucho menos este estado. Lamentable es poco en algunos de los temas del disco, en otros algo mejor pero la sensación es demasiado pobre, cero bien grande para los productores desde luego. No todo vale. Y en este álbum la voz de Keith resta mucho más que suma.


3. Oportunidad perdida de lograr un álbum referente

Era más que necesario y ellos lo saben que Tesla necesitan un Mechanical en este nuevo siglo si quieren que sus seguidores renueven su fe y capten a un mayor público. Aquí con los dos factores antes comentados echan por tierra cualquier posibilidad. Tesla no es una banda que llene pabellones o salas de mediano aforo por sí misma, y en estos tiempos cuando los clásicos empiezan a fallar más de la cuenta era momento de que cimentaran su nombre a fuego con un disco soberbio, sin tacha. Resulta que lo que en Simplicity nos ofrecen, a través de sus 14 canciones, es algo tan insulso que pronto cogerá bastante polvo en las estanterías de los compradores. Por supuesto no todo es malo, hay algunos buenos momentos (los menos) "Life Is a River", "Ricochet", "Time Bomb" y muy poco más se salva de esa sensación de refrito y ominosidad. Me parece mucho más interesante, atractivo y con temas más memorables Chinese Democracy", así que cuando eso pasa está claro que no estamos hablando de un buen disco ni mucho menos.


En resumen, Tesla han dejado pasar una oportunidad de oro con este Simplicity de convertirse en una banda referente rockera en este nuevo milenio y de ganar nuevos adeptos a su causa y a sus conciertos. Y eso es muy mala señal. Ah, y lo de la voz de Jeff Keith es para hacérselo mirar ¿eh? Y criticáis a Halford, Hetfield o Steven Tyler... Menos mal que en directo la banda aún sigue siendo grande.

©Christian Sancho

No hay comentarios:

Publicar un comentario