domingo, 8 de junio de 2014

Grand Funk - We're An American Band (1973): Review. Crítica del disco



by Don Críspulo
Puede que a muchos le parezca peregrino usar a Homer Simpson como argumento para reivindicar un grupo. Para otros, entre los que me incluyo, todo lo que diga este señor amarillo es dogma de fe. Además estamos hablando de un tío, el bueno de Homer, que se ha codeado con gente como Mick Jagger, The Ramones, The Who, Metallica, U2, Aerosmith y un larguísimo etcétera, así que cuando dice que Grand Funk son su banda favorita es mejor hacerle caso, y más si los define de la siguiente manera: “¿No conocéis a Grand Funk? ¿Las letras descamisadas de Mark Farner? ¿El bajo quebrantahuesos de Mel Schacher? ¿La habilidad a la batería de Don Brewer?” Creo que no se puede ser más explicito a la hora de definir a Grand Funk.




Además Grand Funk es una de esas a las que se les puede calificar, sin miedo a que le llamen a uno “exagerao”, de ser “la banda más grande del planeta” ya que en la primera mitad de los setenta se convirtieron en uno de los grupos más populares en USA, llegando al Top Ten del Billboard con cada disco y poniendo más de un single en el número 1. Eso sin embargo les produjo, inexplicablemente, un rechazo por parte de la crítica especializada. Ok, Grand Funk no son Led Zeppelin, pero tampoco lo pretendieron nunca y sus carencias (que tampoco eran mancos) las solventaban con otro tipo de virtudes.




Grand Funk Railroad, que así se llamaba en un principio, nació en 1968 en formato de power trío y enseguida se caracterizó por su música rocosa, apoyada en un bajo potente y en unas composiciones rebosantes de poderío y fuerza pero no exentas de melodía y feeling. Aunque su trayectoria siempre se ha dividido en dos partes bien diferenciadas, la primera de power trío granítico y troglodita y una segunda más orientada al Soul y al Funk, aunque sin perder ni un ápice de de su personalidad, ya con la inclusión de un cuarto miembro a las teclas, no es menos cierto que los de Mark Farner siempre han ido innovando disco a disco haciendo que cada experiencia Grand Funk sea diferente a la anterior; no encontrarás dos discos iguales.



We´re An American Band, si hablamos de las dos etapas anteriormente mencionadas, se encuentra justo en medio. Se ven obligados, por motivos legales, a cambiar su nombre dejando a un lado el “Railroad”, Craig Frost a los teclados ya es un miembro de pleno derecho y llevan varios años facturando discos de éxito como E Pluribus Band o el sorprendente Survival, por lo que deciden darle un lavado de cara a la banda y contratan los servicios del nunca lo suficientemente bien ponderado Todd Rundgren, para que les pula el sonido. El resultado es su disco de más éxito. “We´re An American Band”, la copla, se coloca directamente en el número 1, pero es todo el disco el que tiene sabor a clásico. Un disco variado, donde ejercicios de alegre Rock & Roll como “Black Licorice” o “Ain´t Got Nobody” se unen a portentosos medios tiempos que cerrarían la boca de cualquiera que pensase que Grand Funk es una banda menor. “The Railroad”, por ejemplo, es una pieza majestuosa mientras que “Loneliest Rider”, un medio tiempo rockero donde se lucen todos los miembros de la banda, cierra el disco de manera brillante. Ya así sería un disco soberbio pero es que a todo esto hay que sumar una copla del calibre de “Stop Lookin´ Back”, una de esas bendecidas por los dioses que te pones una y otra vez amén de otra joya como “Creepin” donde dejan claro que son una de las mejores bandas de los setenta, que no es moco de pavo.

No es éste mi disco favorito del grupo, me gusta todavía más el posterior All The Girls In The World Beware, que es de esos que te levantan un lunes cuando lo pones en el coche camino del trabajo, pero We´re An American Band es el clásico por excelencia de Grand Funk, donde alcanza su plenitud como músicos y compositores y donde, gracias a Rundgren, consiguen un gran sonido (aunque alguno echamos de menos el sonido marrano de sus primeros discos). En definitiva uno de los grandes clásicos del Rock & Roll que no podía faltar aquí.

©Don Críspulo
Zeppelin Rock Sabbath

1 comentario:

  1. Un disco al que le tengo un cariño especial. Cuando lo conseguí hace cientos de años (mi adolescencia) me pareció horrible por la portada pero una vez lo pinché me sonó a gloria. No podía estar dos días seguidos sin escuchar aquel sonido, aquella voz. Me parece un disco impresionante.

    ResponderEliminar