miércoles, 7 de mayo de 2014

The Baseball Project - 3rd (2014): Crítica del disco. Review


por Addison de Witt (@Addisondewitt70)




Confieso que me llamó mucho la atención hace unos años la irrupción de este supergrupo en el escaparate musical, no solo lo hizo por la calidad de los que formaban la banda, nada menos que el entonces componente de REM y líder de The Young Fresh Fellows y The Minus 5: Scott McCaughey (guitarra y voz), el gran Steve Wynn(Guitarra y voz) que poca presentación necesita, pues tanto su trayectoria comandando a los legendarios The Dream Sindicate como su andadura en solitario son ejemplares.


Tampoco son desdeñable las aportaciones realizadas hasta la fecha por el grupo que comparte con su esposa Linda Pitmon a la batería denominado Steve Wynn and Miracle 3. Precisamente Linda Pitmon es la encargada de las baquetas y los parches en esta formación que hoy nos ocupa: The Baseball Project. Completan el elenco el compañero de McCaughey en REM y The Minus 5: Peter Buck al bajo. También interviene en la formación de forma intermitente el multi-instrumentista Mike Mills, quien también militó en el regimiento de REM.




Artesanos de contrastada destreza en las filas de esta extraña formación, pero lo que realmente me sorprendió fue esa característica totalmente inédita hasta la fecha de unificar los textos e inspiraciones musicales en torno al mundo del baseball, así los temas de aquel primer disco Vol. 1: Frozen Ropes and Dying Quails hablaban únicamente de antiguas estrellas de la liga, campeonatos de glorioso recuerdo, finales y todo tipo de remembranzas y glorias del deporte número uno de América.

Con esta temática tan limitada en cuanto a contenidos y unos miembros tan contrastados, que participaban de proyectos particulares cada uno y que en algunos casos no parecían tener demasiado que ver musicalmente, poco cabía suponer que el proyecto superase un primer disco y su correspondiente gira, si bien es cierto que aquel álbum debut de 2008 era un estupendo disco que contenía una fantástica colección de buenos cortes de temática básicamente southern o americana.

Pero la vida te da sorpresas y en 2011 aparece un segundo disco de la formación: Volume 2: High & Inside al que también acompañaron buenas críticas y una gira jalonada de éxitos en especial en USA.




Ahora ya no sorprende que estos tipos y esta dama nos arrojen su tercera entrega 3rd, llena como las anteriores de historias de pelotas golpeadas por bates incendiando el corazón de los hinchas del deporte de la gorra y las bases, de viejas y recientes figuras del bate y el guante, y de partidos épicos de ayer y de siempre.

Poniendo por delante que el primer disco me sigue pareciendo el mejor y el que marca la identidad sónica del grupo, este tercer intento es un divertido disco, entretenido, con buenas composiciones, sencillas y digeribles en sus formas melódicas y de fina instrumentación, rockera pero de amables guitarras, solos de melodiosa musicalidad aunque adolecen de un poco mas de mordiente, voces que empastan perfectamente en espléndidos momentos tonales y redondez en el conjunto, producción que busca que el producto terminado resulte homogéneo, coherente, melódico y de calidad y justo es decir que lo consigue.




Lo consigue sin alcanzar cotas dignas de carnes de gallina ni de suspiros de emoción, no se busca el producto selecto, no se persigue la creación de unos textos bohemios ni oníricos sino unos tonos familiares y soleados como una tarde de baseball.

A este concepto se adhieren en especial los cortes firmados por McCaughey, mas querente a los sones powerpoperos y sedosos, cosa que demuestra en canciones como la energética "From Nails To Thumbtacks" de poderoso estribillo, la bonita balada de evocador piano y guitarra de dulces efluvios "The Babe", que recuerda las dulces melodías de Big Star, las poderosas y sin embargo acariciadoras guitarras de la notable "They Don't Know Henry" y la mas acústica y cálida tonada folk de "Box Scores".

Los que aporta Steve Wynn resultan más ásperos y electrificados, mas rugosos en su muro sónico y asperos en su discurrir: "Baseball Card Song" es un country luminoso y cabaretero que resulta divertido y ligero, "13" aporta fiereza eléctrica, más cerca de Dream Sindicate o incluso Crazy Horse que de la climática y sedante liturgia sonora que preside los latidos del álbum, un gran tema, guitarras que dan la bienvenida y melodía juguetona y agradecida en la popera y explícita "Monument Park".

Destacan temas como la bonita melodía de la oscura "Larry Yount" de vocalidad reediana pero de arrebatador estribillo, la saltarina e inofensiva "Hola America" que incluye párrafo de castellano chapurreado o la bonita demostración pop-surf-punk con el mas puro feeling ramonero de "To The Veterans Committee".


Primaveral disco que sigue la línea de los dos anteriores y que puede hacer pasar una bonita y festiva tarde de campo encerrado en el cuarto del equipo charlando con amigos y disfrutando del baseball aunque os pase, como a mi, que no entendéis una sola palabra de este juego.

©Addison de Witt

No hay comentarios:

Publicar un comentario