domingo, 11 de mayo de 2014

Microrrelatos - Cosas en los bolsillos (27): Colombiana


Colombiana

-Hola, soy Marisa Paredes (o algo así) de [nombre incomprensible]. ¿Hablo con Miguel Ridruejo?
-Sí, diga.
-Mire, estamos llevando a cabo una encuesta sobre hábitos lectores. ¿Usted tiene hijos?
-Anabel, ¿eres tú?
-Soy Marisa Paredes y desde Service [no sé qué] estamos realizando unas preguntas entre…
-Anabel, Anabel…
-No le entiendo, señor. Mire…

-Te he reconocido desde el primer momento, Anabel. De veras que si se trata de una broma, no me gusta nada. Después de tantos años… ¿Cuánto tiempo ha pasado ya, Anabel? ¿Siete, ocho años?
-Pero, señor…
-¿Cómo tienes la desvergüenza de llamarme? Ahora que ya casi rehíce mi vida, aunque aún perdure el recuerdo fatal de aquel día en que te descubrí en ese centro comercial agarrada a aquel muchacho moreno y regordete, quizá también colombiano, que no, no, no era tu hermano. Solo de pensarlo me solivianto [ya alzando la voz desmedidamente] y, joder, te cogería ahora mismo, Anabel, te cogería…
-Tu, tu, tu, tu, tu…[sonido electrónico característico].

Bueno, casi siempre servía, y uno lo pasaba bien. Eso sí, en unos días, Anabel (o Maricruz, o Rosamari o Vicentita o...) volvería a llamar a la hora de la siesta para "informarnosde" con su voz melodiosa, sugerente, amiga, para comérsela. De eso estábamos seguros.


ÁCS

No hay comentarios:

Publicar un comentario