martes, 20 de mayo de 2014

California Breed - California Breed (2014): Crítica del disco. Review


por Blue Monday (@BlueMonday1971)
del blog Kids Wanna Rock



Finalizada la andadura de Black Country Communion surge una nueva banda. Son California Breed y se componen de la voz y el bajo de Glenn Hughes, de la batería de Jason Bonham y de la guitarra de Andrew Watt, un tipo de 23 años recomendado por Julian Lennon. La unión de nuevo de Hughes y Bonham parecía sugerir una actualización de Black Country Communion, pero California Breed, el debut de la nueva banda, deja claro desde el primer surco que no va a ser así. Y el propio Glenn Hughes ha comentado que éste es su mejor trabajo en 30 años, fresco, nuevo y sorprendente. Debe de ser por algo.


El trio ha tratado con éxito de mezclar melodías clásicas con modernas estructuras heavy. Una excelente exhibición de fuerza y energía en la que el rock clásico intenta evolucionar. Los tipos se las han arreglado para facturar un pedazo de álbum de hard rock, y como decíamos lo han hecho no en modo revival, más bien propulsando lo retro hacia el presente, y sí, les ha salido redondo. Una sensación y un ambiente de puro hard rock que es una auténtica declaración de intenciones. Un álbum, California Breed, contundente, profundo, crudo y lleno de espontaneidad.




California Breed es un disco lleno de ritmo, de melodía, de un trabajo de guitarra pionero, un álbum que establece una conexión inmediata, lleno de pasión y energía, y muy, muy valiente. Un trabajo en el que el proceso de composición se centró en las habilidades de Glenn Hughes y Andrew Watt para ser rematado a posteriori por el baterista Jason Bonham. De este modo el resultado final fluye a la perfección y se vuelve completamente adictivo con cada escucha, aderezado sin duda por su huida de la sobreproducción.

Dave Cobb, el tipo que hizo virguerías con Rival Sons, produce California Breed, y sin duda alguna lo borda. Cobb captura la emoción de la banda reteniendo la primera toma de voz de Glenn Hughes, cuyas voces fueron grabadas en directo, y luego lo mezcla en apabullante muro de sonido que dota al álbum de un atronador impulso sonoro. Insiste además en obtener un rendimiento casi en directo en el que alentó la manera de tocar de Bonham y propició que los solos de Watt fuesen breves beneficiando de este modo el poderío de los riffs. La banda grabó en el estudio de Cobb en Nashville, y suena verdaderamente como si hubiesen grabado en un garaje. Espectacular.



La voz de Glen Hughes se complementa a la perfección con la parte instrumental de California Breed, ofreciendo una de las mejores interpretaciones vocales que servidor ha escuchado en los últimos tiempos, absolutamente cautivadora y emocional. Su actuación, desde luego, desmiente por completo su edad. Y su utlización del bajo es como siempre sublime y cargada de funk y de músculo. Un estilo agresivo de interpretar su instrumento que deja verdaderamente sin aliento.

La guitarra afilada de Andrew Watt dota de increíble energía a la banda. La variedad de sus riffs, influidos notablemente por Jimi Hendrix, marida de manera contundente con la visceralidad del combo rítmico y es parte fundamental del álbum. Su manera de tocar está en las antípodas de la de Joe Bonamassa, así que el registro blues de Black Country Communion queda en cierto modo limitado en California Breed en favor de un sentimiento poderoso de hard rock. Además Watt también suma su voz al álbum en determinados momentos, y claro, no desentona.

Probablemente Jason Bonham nunca había sonado mejor que en California Breed. Un baterista lleno de técnica que sin embargo prioriza el resultado final del tema sobre su actuación individual, y aquí lo ha bordado, potenciando y empujando a los otros dos miembros del trío. Un músico que no se limita a tocar su instrumento, y es que su participación en la composición de los 12 temas que forman California Breed ha sido definitiva.



"The Way" abre California Breed mostrando de un modo soberbio como se incrusta asombrosamente la voz de Hughes en el excelente riff zeppelinesco del tema. Por lo demás batería demoledora, poderoso ritmo del bajo y guitarras llenas de energía que consiguen que el rock suene como ha de sonar. Después "Sweet Tea" ofrece un ritmo contundente y de nuevo voces superiores, pero al mismo tiempo permite mostrar que Andrew Watt y su guitarra son parte esencial del debut de California Breed.

Continúa "California Breed" con "Chemical Rain" y su ritmo hipnótico para un tema de claro sabor a Led Zeppelin y con un cierto toque psicodélico. Un corte que muestra claramente la habilidad de Hughes para cantar al tiempo que sus líneas de bajo llevan una dirección diferente a los riffs de guitarra, algo sumamente complicado. El estribillo mezclado con progresión de acordes a los Beatles es sublime.

"Midnight Oil" abre con una bestial intro de batería y se mueve sutilmente entre Led Zeppelin y los Rolling Stones mientras los maravillosos coros de Kristen Rogers dotan al tema de enorme profundidad. Destacable la batería de Bonham y el elegante manejo de los solos que hace Watt, lleno de tono el primero, ardiente el segundo, antes de la llegada de "All Falls Down", un tema que destila versatilidad y se empapa de un sentimiento agridulce. Una genial balada con la mortalidad como tema central en la que Hughes pone toda su alma y en la que de nuevo vuelve a brillar el impresionante solo de Watt.

"The Grey" muestra el toque moderno del que se impregna el rock clásico de California Breed con brutales líneas de bajo de Hughes que conectan a la perfección con las habilidades de Bonham, rayando en las proximidades del más enérgico punk rock. "Days They Come" es un monstruoso medio tiempo con brutal ruptura de batería en la que Jason Bonham se pone en la piel de Keith Moon y "Spit You Out" ofrece un fabuloso toque de blues que muestra que California Breed no es sólo un álbum de rock clásico.

"Strong" inicia en modo acústico con la banda explorando nuevas vías con un soberbio Hughes en las voces. Un tema que es reflejo fiel de la manera en la que Dave Cobb ha producido el álbum. Sabor a los 70 salvaje, interesante y lleno de texturas tras el que "Invisible" ofrece gran guitarra e inmensa batería para un temazo poderoso y de increíble sonido, ciertamente el tema más heavy del álbum, con un bajo demoledor que enciende las sensaciones.

"Scars" es un trallazo de voz cruda y guitarra afilada con un portentoso solo de Watt que traslada sin remisión a las época en la que Humble Pie eran los amos. Un tema en el que prevalece el sentimiento funk de Hughes y que precede a "Breathe", corte que abre en acústico para después convertirse en un potente y musculoso corte en el que hay tiempo para un excelente solo acústico de Watt o fraseo a lo Robert Plant de Hughes acompañado por su amigo Julian Lennon, para terminar el álbum del mejor modo posible.


California Breed es un álbum que captura el poder y coraje del rock clásico casi en su perfección. Un disco para mi completamente inesperado tras la disolución de Black Country Communion ante la poca implicación de Bonamassa en las giras. Pero Hughes es un maestro y culo de mal asiento, y su nueva banda, California Breed, promete emociones fuertes, porque este debut ha sido realmente bueno, sin duda y cuando aún faltan más de seis meses para finalizar el año, en el Top Ten anual. Y ojo a Andrew Watt, pedazo de guitarrista acaba de aparecer.

©Blue Monday

1 comentario:

  1. Muuu Bueno, excelente! a medida que pasan los minutos te engancha más y, finalmente, quedas atrapado. Hughes, como siempre, sublime; el chico Bonham con la potencia y técnica que lo carecteriza -lástima que desertó- y el guitarrista Watt, un prefecto desconocido, pero un genial músico, qué talento, si sigue así pronto será conocido por todos. Carne de gallina a lo largo del disco.
    Voy a Cabaña María a escucharlo con unos piscos, con el loco Zárate, el PP Jarra, el Scooter, el Arturo, el Alvaro y demás fanáticos del rock'n'pisco. Salud Glenn!!!

    ResponderEliminar