ZEPPELIN ROCK: Santana - Abraxas (1970): Crítica del disco. Review

martes, 28 de enero de 2014

Santana - Abraxas (1970): Crítica del disco. Review


por Blue Monday (@BlueMonday1971)



En 1970 Santana se encontraba en su mejor momento, con el line up más clásico de la banda, el mismo que lo bordó en el festival de Woodstock en 1969 y que ya había puesto el listón alto con el “Evil Ways” del Santana, su álbum debut en aquel mismo año, un disco lleno de variedad y destreza instrumental en múltiples géneros. La pasión por fabricar un disco mejor que el debut alimentó Abraxas, el segundo álbum de estudio de la banda, una obra maestra, probablemente el mejor que la banda grabase jamás.

La pintura de la portada es ya una alegoría de la música que hay en el interior de Abraxas, una asombrosa y ecléctica mezcla de rock, blues, jazz y ritmos afrolatinos, ejemplo perfecto que resume el espíritu de una banda como Santana a comienzos de los 70, probablemente una de las primeras, sino la primera en combinar el rock con los ritmos latinos. Abraxas muestra también una madurez y una elegancia que en su debut sólo se intuía.




La producción de Fred Catero y de Carlos Santana es excelente, otorgando a la grabación un sonido limpio y dotando a los temas de una impagable sensación de directo y una asombrosa profundidad de sonido en la que todos los instrumentos se perciben a la perfección. Unos instrumentos que brillan guiados por el talento de los músicos y en el que además del trabajo de guitarra de Carlos Santana, los teclados de Gregg Rolie o el delicioso bajo de David Brown secundado por la batería de Michael Shrieve, uno de los grandes logros de “Abraxas” es sin duda alguna la percusión, fundamentalmente la de José “Chepito” Areas, algo además a lo que el consumidor de rock no estaba acostumbrado.

Por supuesto la guitarra suave y sedosa de Carlos Santana se erige en gran protagonista de Abraxas, dotándole de un sonido melódico e intensamente rítmico al mismo tiempo. Era joven cuando se grabó Abraxas, pero su sonido está ya lleno de madurez. Muestra además el guitarrista un entendimiento casi telepático con un Gregg Rolie cuyo talento vocal combina a la perfección con el tipo de música que Santana estaba elaborando. Un vocalista que cree a pies juntillas lo que está cantando, añadiendo de este modo una enorme intensidad a los temas. Su Hammond además otorga brutales texturas al conjunto y provoca tal vez comparaciones con los Allman Brothers. Percusión, teclados y guitarras acercando southern rock y latin rock o como quiera que se llame.




Abraxas abre con "Singing Winds, Crying Beasts", un instrumental que se construye con un simple piano y una guitarra que sube y baja añadiendo color. Un tema relajante que traslada por atmósferas de ensueño en el que la línea de bajo hace de nexo de unión con "Black Magic Woman / Gypsy Queen" cuya primera pieza es un original de Peter Green para Fleetwood Mac que Santana consigue superar, dejando muestras palpables de su técnica con la guitarra mientras Rolie asombra con su voz conmovedora. Después se entra en la impresionante jam de la segunda, con brutal percusión y un excelente solo melódico de Carlos Santana.

"Oye Como Va" es un tema de Tito Puente que suena así de bien cuando Santana lo hace suyo. Ritmos latinos hechos rock, o rock hecho ritmo latino. Da igual, tremenda intensidad con una banda en plena forma tras la que irrumpe el brutal "Incident at Neshabur", un tema que arde lleno de intensidad latina y jazzy, uno de los básicos en los conciertos de la banda cuyo riff demoledor vierte en una pieza más suave de aroma jazz y en la que el solo de órgano de Rolie es alucinante.

Después "Se a Cabo" y la tremenda percusión de “Chepito” mientras Carlos Santana desarrolla sus característicos pasajes de guitarra al tiempo que Rolie se maneja con un frenético órgano esperando la irrupción de un "Mother's Daughter" que ofrece una fabulosa interpretación vocal de Gregg Rolie y un excelente una vez más trabajo de guitarra de Carlos Santana. Una historia de humor negro que precede a "Samba pa Ti", un brillantísimo corte instrumental en el que sobresale el fraseo de guitarra de Carlos Santana, absolutamente emocional. Su solo de guitarra es de una belleza sobrenatural para un tema sublime, sólo comparable al futuro “Europa”.

Nos acercamos al final con "Hope You're Feeling Better" y un sonido más rockero, desterrando de alguna manera los ritmos latinos tan característicos de Santana. Excelentes riffs, trabajo de wah wah y tremendo solo de Carlos Santana, además de un gran Rolie en las voces. La producción en este tema es sensacional y el estribillo muy contagioso. Se cierra Abraxas con "El Nicoya", una excelente manera de terminar el álbum con un solo acorde y un asombroso ejemplo de percusión.



Mientras algunos guitarristas se conformaron con diseccionar los acordes básicos del blues, Carlos Santana fue más allá a través de una visión más tribal, más latina y más africana de lo que eran el rock y el blues, creando una música nueva y maravillosa que tendría su continuidad con el Santana de 1971 y el Caravanserai de 1972 y que vería peligrar su integridad con la salida de Gregg Rolie de la banda. Un álbum que debe ser considerado como obra maestra.

©Blue Monday

1 comentario:

  1. Este disco me ha pegado un toque que no lo esperaba ni loco, estoy de acuerdo con tu fabulosa reseña.
    Saludos.

    ResponderEliminar