domingo, 23 de junio de 2013

Poesía erótica española - Porque me besó Perico


No, no se trata del conocido zéjel que incluye el pareado en el que se integra el verso del título y que os dejaré como regalo también abajo. Este que os presento es un villancico (entiéndase la composición poética con esta forma: estribillo y glosa) y fue publicado en Pliegos poéticos españoles de la Universidad de Praga (1960). Como en las jarchas, la mozuela se dirige a su madre, esta vez para contarle lo "arrepentida" que está (ejem) por haberse dejado besar (entre otras cosas feas) por ese tal Perico. "Me tentó bajo el ombligo", "revolvió poco a poquito... hasta que me dio en el hito"... ¡Cómo me gustan estos eufemismos de la poesía medieval!

Porque me besó Perico

Porque me besó Perico,
porque me besó el traidor.


Que estando, madre, dormiendo
de lo cual soy arrepisa,        [arrepentida]
le sentí estar desvolviendo
las haldas de mi camisa;
y aunque me fino de risa,
pensallo me da temor,
porque me besó Perico,
porque me besó el traidor.

Y estando así como os digo,
desque dormida me vio,
me tentó bajo el ombligo
todo cuando Dios me dio;
pues ¿cómo queréis que yo
le pueda tener amor?
Porque me besó Perico,
porque me besó el traidor.

Porque con mil osadías
revolvió poco a poquito,
sus piernas entre las mías
hasta que me dio en el hito:
es mi dolor infinito,
que no puede ser mayor.
Porque me besó Perico,
porque me besó el traidor.

                 Fin

Que, como se meneaba,
más se mostraban sabrosos
dos mil gozos que me daba
como azúcares sabrosos.
Diome unos besos zumosos,
que jamás pierdo el sabor.
Porque me besó Perico,
porque me besó el traidor.




Zéjel (Villancicos y canciones de Juan Vázquez, 1551)

Porque me besó Perico,
porque me besó el traidor.

Dijo que en Francia se usaba
y por eso me besaba,
y también porque sanaba
con el beso su dolor.
Porque me besó Perico,
porque me besó el traidor.

ÁCS

5 comentarios:

  1. Y es que yo soy tan guarrona,
    que lo sabe todo el mundo
    desde Cuenca a Barcelona,
    que no perdió ni un segundo
    en mi bosque rubicundo
    adentrarse con furor.
    Porque me besó Perico,
    porque me besó el traidor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Impresionado me hallo. Es usted... mi ídolo (sin más).

      Eliminar
  2. Calle, Perico, que me ataca el rubor jajajaja

    ResponderEliminar
  3. Calla, tonta, te gustará (que decían Pabellón Psiquiátrico).

    ResponderEliminar