ZEPPELIN ROCK: John Hiatt – Dirty Jeans And Mudslide Hymns: crítica del disco

jueves, 8 de marzo de 2012

John Hiatt – Dirty Jeans And Mudslide Hymns: crítica del disco



Quería que esta particular crítica sobre ese grandísimo disco que fue Dirty Jeans And Mudslide Hymns, de John Hiatt quedase también registrada en este blog. Así que la traigo por aquí de nuevo. Nunca está de más recordar los buenos discos, que, como es el caso particular de este enorme de Hiatt, contiene temas que suenan a auténticos clásicos, lo que no quiere decir otra cosa que posiblemente se conviertan en eso mismo. El tiempo dirá y esperemos que actúe con justicia.

Creo que, si de algo sirve esto de hacer listas de lo mejor a final de año, es para que uno se enriquezca con los buenos consejos que vienen de amigos fiables ya sea por los elegantes criterios que rigen su manera de entender la música ya sea por los amplios conocimientos que esgrimen cada vez que comentan un disco, un grupo, una tendencia musical; en fin, de aquellos cuyos blogs uno visita, como he dicho siempre, para aprender e ir haciéndoles un hueco a aquellos estilos y autores que uno los tuvo en el olvido… por desconocimiento en muchos casos, por el rechazo de un tipo de música que no tenía registrada dentro de los parámetros musicales que rigieron sus gustos.


Pues bien, me bastó ver que este disco de John Hiatt, Dirty Jeans And Mudslide Hymns, estaba en lo alto de las listas de máster Tsi-Na-Pah y de Rockland, para ir de cabeza y sin tiempo que perder a atender su escucha. ¿El resultado? Que llevo unos días enganchado a él; a la voz de un músico (compositor, cantautor) que no conocía y a una música de reminiscencias blues, countries, folk, rock sureño llena de encanto que a veces me recuerda a Dylan, otras a los Skynyrd, a Isaak, a Clapton, a Cocker, a Status Quo y, en fin, imagino que detrás de su música habrá recuerdos de otros muchos nombres que a mí se me escapan, pero que muchas veces es mejor no conocer para que las notas de Hiatt nos lleguen como recién nacidas, cristalinas, para dejar su poso en ese que tanto late.

Y como no soy amigo de hablar de lo que no conozco para no caer en el ridículo más absoluto (de eso hay que cuidarse, de esa atrevida e ignorante osadía) quiero depositar por aquí, con la venia, solo algunas impresiones que me ha dejado el disco de Hiatt pues no quería pasar por alto el gusto que he tenido en conocer a este tipo. Y a ello me pongo.

El disco comienza de una manera contundente, a un ritmo cadenciosamente pesado, con uno de los temas que más me tienen pillado, “Damn This Town”, lleno de suculentos matices (bueno, esto creo que es una constante en el disco: el adornar los temas con floridos punteos de fondo que dibujan un vegetal paisaje por el que avanza la voz algo desgarrada y siempre rotunda de Hiatt). Una muy buena elección para abrir el disco, ya digo, para atraparte o para empujarte sin más artes hacia su interior. A la anterior le sigue “Til I Get My Lovin’ Back”, tema lento, lírico, que logra acunarte en un dulce sueño. El tercer corte del álbum se titula “I Love That Girl”, más rumboso, que logra que vuelvas a mover la cabeza al compás de esa guitarra de omnipresentes punteos característicos que te obliga a volver a la carretera. Y del country, Hiatt pasa a envolvernos en un atractivo blues con el siguiente tema, “All The Way Under”, un relleno que no desmerece en absoluto la calidad de otros temas. Y de ahí a otra sentida y lastimera canción, “Don’t Wanna Leave You Now”, que atesora una alta calidad. Con “Detroit Made” volvemos a mover los pies a ritmo de cabalgada incesante. Siempre vienen bien estos desplazamientos de ánimo para estar alerta.

Y por fin llegamos al que para mí es el mejor corte de este trabajo, el titulado “Hold On For Your Love”, cuya melodía me tiene ganado. Uno de los mejores temas del año (ya lo incorporé a mi lista), sin duda, que suena a clásico desde la primera escucha, y en el que Hiatt echa el resto. Me encanta la sabia combinación de esa voz característica, rota, de blues llorón y arrebatado, con esa cadencia melodiosa que va anudando ritmos a base de puntadas bien trabadas. A veces las canciones están envueltas por un halo de magia cuyo origen, cuya naturaleza y cuyos contornos son difíciles de precisar. Quizá Hiatt sea el único depositario de ese secreto.

“Train To Birmingham” se desplaza a base de paladas de carbón y suaves curvas. Bajamos del tren y nos acomodamos en otro medio distinto con “Down Around My Place”, algo tétrica, o quizá solo tristona, ideal para saborear con un buen coñac en la mano y una ventana ante los ojos abierta a la noche. Es otro de mis cortes preferidos, como podréis suponer. Y otro tema encantador es “Adiós to California”, un tema que fluye como alejándose (y eso es un logro) aunque los (im)pertinentes recuerdos nos sigan atando a lo que dejamos. “When New York Had Her” es posiblemente uno de los más sentidos, una canción con una larga introducción musical que te sumerge en una atmósfera donde parece reinar la pena o la desdicha. Una canción de la que uno sale con el corazón roto.

Lo mejor es escuchar un par de temas.


Hold On For Your Love


Damn This Town


Ángel Carrasco Sotos (ACS)

5 comentarios:

  1. Mi caso es parecido al tuyo ÁNGEL, gracias a TSI y a ROCKLAND por fin me he metido de lleno en la música de este hombre al que tenía relegado a un lugar muy injusto de ostracismo con respecto a Petty, Mellencamp y Earle. He hecho justicia y creo que he purgado mi pecado porque amo este disco.

    Fue uno de mis discos favoritos del año pasado.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Tengo pendiente dejar Hold On For your Love colgada en cuanto consiga darle a la letra la traducción apropiada...

    Impresionante disco.

    ResponderEliminar
  3. Descubrí a John Hiatt hace muchos años, con "Bring the family", al que siguió de inmediato "Slow Turning". A mi parecer su trayectoria ha sido irregular, pero es un grande... no puedo decir más. Me alegro de que alguien le dedique un post.

    Un placer. Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Y con mucho gusto, porque este disco tiene algo que te atrapa, y te ves en la necesidad de exponer esos sentimientos que te va despertando en cada momento.
    Un placer verte por aquí. Saludos.

    ResponderEliminar