ZEPPELIN ROCK: ÁLBUM de cromos COSMOS (chicles Bubble Gum): Detalles y álbum completo

sábado, 16 de mayo de 2020

ÁLBUM de cromos COSMOS (chicles Bubble Gum): Detalles y álbum completo


Estos sí que son, sin duda, los primeros cromos y el primer álbum de los que uno tiene memoria. El más antiguo que uno ha tenido en sus manos. Mis padres regentaron desde 1968 a 1974 una sala de juegos (uno "futbolines", como les llamaban entonces). En el exterior, junto a la puerta de entrada, había una máquina de chicles azul, de hierro, que mi madre se encargaba de rellenar todas las mañanas. Esas cajas (parece que las estoy viendo) eran cuadradotas a la vez que de baja altura. Los chicles volaban. Los había de fresa y de regaliz. Estos últimos eran mis favoritos y los que más se vendían; creo que nadie puede olvidar ni el sabor ni el color con el que se te quedaba la boca: más negro que la pez, nigérrimo. Hablo de los chicles Cosmos, de la marca Bubble Gum.



Un chicle de fresa Cosmos (anverso y reverso). Así eran.


Pero lo que nos interesa ahora es lo que ocultaban debajo de su envoltorio. Me refiero, evidentemente, a esos cromos llenos de cohetes, aviones, satélites, helicópteros... Ingenios modernos de la aviación y maquinaria aeronáutica. Los viajes espaciales estaban de moda con ese primer viaje a la Luna y comenzaron a hacerse frecuentes los avistamientos de platillos volantes. El espacio, el cosmos, el universo... se pusieron de moda. Estábamos en plena era espacial. Y tanto las revistas y los libros como los cómics y los álbumes de cromos fueron reflejo de tal momento.


Cromo y envoltorios de los chicles de fresa.


Envoltura de los chicles de regaliz.


Los cromos eran muy endebles, de un fino papel como plastificado o encerado, y se podían coleccionar hasta un número de 36 (numerados). Hubo dos modelos de álbumes (al menos) donde pegar estos cromos que podían aparecer con distintas tintadas, como os muestro más abajo. Incluso algún número admitía más de una versión (como el número 2). Bajo el dibujo, venía la leyenda por triplicado (en español, francés e inglés) con la explicación de lo que se veía en la imagen. A veces, uno se podía encontrar con la sorpresa de que el cromo aparecía partido, esto es, la mitad de dos cromos. Eran fallos de imprenta que desde luego uno recibía no precisamente con alborozo.


Os pongo por aquí cromos de distintas tintadas y tres partidos.

Otra versión del cromo 2, muy diferente a la de color verde.


Cromos en montoncitos, listos para cambiar en el recreo.


En fin, os dejo el álbum que yo poseo (vacío) y con los cromos que tengo (incompleto). Pero también os dejo una imagen del álbum de Cosmos con todos los cromos. 


Mi álbum (portada, que a mí me parece de lo más atractiva). Año 1969; el NUEVO.
Lo de los "premios" se explicaba, como ahora veréis en el reverso. A mí me sigue haciendo especial gracia lo de "goma hinchable", que era otro nombre para llamarle al chicle, compitiendo con "goma de mascar". Al final, trinfó "chicle", quizá por economía lingüística.


La otra versión. Año 1967.

Reverso del álbum que yo tengo.


Como podéis comprobar, uno podía rellenar un formulario con sus datos una vez que tuviese el álbum completo y enviarlo a la calle Santa Úrsula, 12, de Madrid, que era la dirección de la empresa Chicles Americanos S. A. Ese álbum era canjeable por un balón, una caja de chicles "Flash" o una muñeca. En fin, creo recordar ver algún balón de plástico de los canjeados. Los premios iban ganando en valor y precio si uno decidía enviar 2, 3 y hasta 50 colecciones o álbumes completados. El premio gordo (por 50 álbumes) era un tocadiscos. Un Aiwa Kolster sonó mucho en ese local familiar con disco de moda en la época.


Interior del álbum vacío.


El álbum con los cromos que yo tengo, superpuestos.


Álbum completo, con todos los 36 cromos.


Etiqueta o envoltorio de los chicles de fresa Cosmos.


Reverso de la versión azul del álbum.



Expositor para chicles Cosmos.


Nueva versión de los chicles Cosmos, pero ('oh!), ya sin cromo.

1 comentario: