lunes, 7 de noviembre de 2016

David Coverdale - Northwinds (1978): Crítica del disco review


por TheOutlaw76 (@TheOutlaw76)
del blog THE OUTLAW




Tras el último concierto que dieron el 15 de marzo de 1976 en Liverpol, Deep Purple llegaron a su fin. David Coverdale, el cantante en ese periodo de la saga Purple, decidió abandonar el proyecto e iniciar una carrera en solitario. La gira con el substituto de Blackmore, el joven y talentoso Tommy Bolin, no fue todo lo bien que hubiesen deseado. El espíritu Purple se había perdido por completo y decidieron acabar con el proyecto púrpura, por lo menos hasta 1984.




Su nuevo proyecto se alejaba de la grandilocuencia de los discos de Deep Purple y miraba a sus orígenes musicales, aquellos con los que había crecido: el blues, el rock y el soul.

Se trata de un disco bastante melancólico y un tanto sentimental. Parece como si Coverdale reflexionase a través de las canciones de su agitada época en Deep Purple. Hay que tener en cuenta que Coverdale pasó, en poco tiempo, de ser un don nadie a ser una súper estrella, con todo lo que ello conlleva. Así Northwinds sirve al joven Coverdale (como su anterior trabajo en solitario,White Snake, 1977) de tapiz para poder ordenar sus sentimientos y digerir sus éxitos y fracasos. También se trata de un disco seminal de lo que seria su siguiente gran proyecto, Whitesnake. De hecho Breakdown es un tema 100% Whitesnake, con unos solos de guitarras repletos de dobles voces. Es de lo más rockero del disco junto a Queen Of Hearts.




Para esta ocasión contó con la guitarra de su buen amigo Mickey Moody, quien le ayudó en la composición de algunos de los temas. La guitarra de Mickey Moody , con su clásico slide, sirve de complemento perfecto para la voz de Coverdale. Un Coverdale exquisitamente cálido y melancólico en temas como Northwinds, Time & Again o Say You Love Me donde nos susurra secretamente al oído como él solo sabe hacerlo, con mucha clase y savoir faire.

La producción, así como los teclados, corrieron a cargo del bajista de Deep Purple, Roger Glover. Una producción un tanto tosca con unos teclados que no han aguantado demasiado bien el paso del tiempo (como por ejemplo el último tema que cierra el disco, el correcto Sweet Mistreater).

A pesar de esto Northwinds es un disco elegante,con profusión de medios tiempos y con espacio para saxos, pianos y coros gospel...y feeling, mucho feeling.




Give Me Kindness es un rock'n'roll al estilo Faces con un piano muy honky tonk y unos coros que contaron con la colaboración de, nada más y nada menos, Ronnie James Dio y su mujer Wendy. Curiosa colaboración que, de no ser por los títulos de créditos, nunca hubiese adivinado.

Only My Soul es uno de mis temas preferidos del disco: delicado, frágil, dulce y melancólico donde Coverdale se abre completamente y parece descargar su rabia de tiempos pasados y su futuro incierto ( "Broken dreams lay all around me (...) whispered voices in the distance, call me on to who knows where").




Shame The Devil recuerda un poco a sus últimos tiempos en Deep Purple, los de Tommy Bolin y Glenn Hughes, con un ritmo muy funk arropado por unos metales y unos coros muy negros.

En definitiva, Northwinds es un disco completista para todos aquellos seguidores de la extensa saga Purple. Si no se compara con sus discos en Deep Purple ni con los de Whitesnake, es un disco muy disfrutable y con grandes momentos.

Para una correcta audición es indispensable una buena copa de vino, si es un Bordeaux mucho mejor.

Visita el blog The Outlaw

2 comentarios:

  1. para mi es una obra maestra de coverdale,el disco tiene un aura que hipnotiza y los teclados en todo el álbum son cojonudos

    ResponderEliminar
  2. Yo mantengo un poco de amor y odio por el disco. Cierto que tiene buenos temas pero siempre me falta algo. Cuestión de gustos.

    ResponderEliminar