viernes, 1 de julio de 2016

Alquimia - Espiritual (2015): Crítica review



Alfonso Díaz (del blog Rockeando)



Tras consumarse la separación de Avalanch, la noticia de que Alberto Rionda volvería a empuñar su clásica Ibanez blanca en su nueva andadura bajo la denominación de Alquimia significó una magnífica noticia para todos los seguidores del power metal nacional. Después de unos últimos trabajos en los que la formación asturiana se había desmarcado ligeramente de la fórmula y la personalidad que les encumbró como uno de los máximos referentes del estilo dentro del panorama nacional, el incombustible Rionda regresaba a la carga uniendo fuerzas junto al vocalista Israel Ramos.


El éxito de aquel prometedor debut y sus posteriores conciertos a lo largo de la geografía nacional significaron su consagración definitiva ante unos fans que pudieron deleitarse con sus nuevas composiciones y con algún suculento guiño hacia el pasado en forma de clásicos de Avalanch, trazándose así el perfecto nexo de unión entre ambas formaciones. Es por ello que las expectativas ante este Espiritual eran muy elevadas, y lo cierto es que el virtuoso guitarrista asturiano ha vuelto a crear un trabajo a la medida de sus incondicionales. De cara a este segundo esfuerzo la formación capitaneada por Alberto Rionda e Israel Ramos se ha mantenido inalterable, completándose con la base rítmica que forman el bajista Rubén Lazuna y el batería Leo Duarte, mientras que de los teclados se ha encargado Chez García. Como viene siendo habitual en los últimos trabajos en los que ha estado involucrado Rionda la fantástica portada de Espiritual ha corrido a cargo del artista Manuel Royo.




Aunque el sello y la personalidad de la banda se mantienen intactos, si es cierto que de cara a este nuevo trabajo los teclados han ganado una mayor cuota de protagonismo, algo que hace que las composiciones suenen ahora más grandilocuentes y sinfónicas. También podemos apreciar que Rionda ha apostado por incluir algunas pinceladas de corte neoclásico, dejando clara su admiración hacia guitarristas como Ynwie J. Malmsteen, Walter Giardino, o el maestro Richie Blackmore. Tampoco faltarán a lo largo de Espiritual, algunos arreglos más vanguardista, en los que la banda experimenta con introducciones electrónicas para dotar a su sonido de un toque más contemporáneo y actual.

La magia, la grandilocuencia y la melodía se abrirán paso a través de "Indomable", con la guitarra de Rionda mandando sobre una composición de matices neoclásicos, en la que destacara la solidez de su base rítmica y los arreglos que aportan unos teclados que acabarán batiéndose en un duelo fratricida con la guitarra. La guinda para esta espléndida apertura la pondrá un intratable Israel Ramos, que vuelve a poner de manifiesto su excelsa calidad a la hora de firmar esos majestuosos estribillos marca de la casa . Mucho más melódica y accesible se muestra "La Flor En El Hielo", en donde los teclados crearán ese sublime colchón instrumental durante los estribillos que tan bien empasta con la guitarra. Pese a que en un principio podría parecer que estamos ante un tema de estructura más lineal, lo cierto es que el ejercicio solista que nos propone Rionda sirve para conceder al corte un toque de elegancia y distinción.




Como comentaba al inicio, en este trabajo hay algunos pasajes de corte sinfónico, tal y como queda plasmado en "Éxodo", un rotundo medio tiempo en el que se aprecian multitud de detalles y arreglos. Aunque sin duda el gran protagonista del tema vuelve a ser Israel Ramos con una interpretación prodigiosa, mostrándose como un vocalista solvente y con recursos, capaz de modular su registro, o de proponernos espeluznantes agudos. Para todos los que vivimos la explosión del power metal centro-europeo a mediados de la década de los noventa temas como "Caballero Blanco", constituyen algo así como un flash-back al pasado, gracias a ese arranque en tromba, -al mas puro estilo Stratovarius-, que nos acabara abocando sobre una rotunda cabalgada dominada por unas guitarras compactas y unos estribillos repletos de intensidad y épica.

El cambio de tercio llegará de manos de una de las piezas más dramáticas y emotivas de todo el plástico "El Ocaso De Los Dioses", un tema que parece concebido para el lucimiento personal de Israel, ya que sobre su interpretación recae todo el peso de la composición, con sus líneas vocales acompañadas por unos sintetizadores y unos arreglos de cuerda en el arranque para acabar dejándonos, tras la inclusión del resto de sus compañeros, una demoledora muestra de potencia y madurez. Si algo ha demostrado Alberto Rionda a lo largo de su carrera es que no se conforma con repetir siempre los mismos esquemas y estructuras, mostrando una genialidad e inquietud compositiva con la que siempre acaba sorprendiendo a sus incondicionales. En este caso, el toque novedoso llegara con el arranque vanguardista que nos ofrece en "Espiritual", adentrándonos en una pieza que suena moderna, plenamente contemporánea, y que hará subir las revoluciones del oyente gracias a ese aroma a los germanos At Vance.

Quizás uno de los cortes que mayor conexión guarde con su ópera prima de hace un par de años sea "Vulnerable", en el que la elegancia y la melodía se convertirán en las auténticas protagonistas de un de corte de cariz más pausado, con la base rítmica marcando el paso junto a un sutil piano hasta la entrada de una guitarra que hará crecer en intensidad al tema junto a la garra que imprime Israel durante el estribillo. Pero sin duda si hay un tema que está llamado a convertirse en un clásico dentro de la discografía del quinteto ese es el que fue el primer adelanto del disco, "Sol Negro", una pieza rápida, potente, con muchísima pegada y una excelente línea vocal que será coreada por sus incondicionales en directo con absoluta devoción para darle ese toque monumental y grandilocuente.

Los arreglos de corte sinfónico volverán a resurgir con fuerza a lo largo de la épica "Morir Por Nada", en la que la guitarra de Rionda quizás este algo más escondida, haciendo que el resto de sus compañeros se centren en la rotundidad de la base rítmica y en la preponderancia de los teclados de Chez García. Para el cierre no podían faltar esos estribillos repletos de positivos y optimismo que conforman el hímnico "Almas Unidas", una nueva muestra de flagrante power metal, con Israel volviendo a bordar su trabajo para dejar paso a otra sucesión de movimientos neoclásicos.

Difícil papeleta a la que tenían que enfrentarse Alberto Rionda y sus muchachos tras las buenas críticas que cosechó su debut homónimo de hace un par de años. Pero lo cierto es que Alquimia han demostrado que son una banda madura, con tablas y con las ideas muy claras, tal y como demostraron en su última aparición en el festival Leyendas Del Rock, donde estrenaron algunas de las composiciones que forman parte de este Espiritual. Power metal, heavy metal, metal melódico..., yo si fuera tú intentaría dejar a un lado las etiquetas y me centraría en disfrutar al máximo de una de las mejores obras del pasado 2015. Además, recientemente, la banda confirmaba su presencia como invitados de Angra en nuestro país para la gira de conmemoración del vigésimo aniversario de "Holy Land", de modo que si todavía no has tenido ocasión de verles en directo yo no me perdería sus conciertos abriendo para los brasileños.


Discografica: Mutus Liber

Lista de Temas:

1 Indomable
2 La Flor en el Hielo
3 Éxodo
4 Caballero Blanco
5 El Ocaso de los Dioses
6 Espiritual
7 Vulnerable
8 Sol Negro
9 Morir por Nada
10 Almas Unidas

Visita Rockeando blog

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada