viernes, 7 de febrero de 2014

Shadow King - Shadow King (1991): Crítica del disco. Review




by King Piltrafilla (@KingPiltrafilla)





Amigos, seguidores –míos o del estupendo blog de Maese Ángel- y amantes de la música en general, hoy os hablaré de una banda que me da en la cabeza que no recuerda demasiada gente a estas alturas. Y si por una parte no me extraña –solo editaron un álbum en 1991, justo cuando Nirvana lanzaron su Nevermind-, por otro lado se me hace difícil de entender que un disco tan bueno no gozase de mayor reconocimiento. Me refiero, como habéis leído en el título, a la obra homónima de los Shadow King, cuya carátula fue diseñada por Kosh Borroks y fotografiada por Jeff Katz
.

Shadow King es el grupo que montó Lou Gramm después de abandonar Foreigner, ya que aun siendo el fabuloso Inside information de 1987 el último álbum que grabó con ellos y haber sacado dos años después su segundo álbum en solitario, oficialmente fue miembro de la citada banda hasta 1990. Pues bien, con la idea de salir de gira utilizando un grupo que no llevase su nombre –incomprensible desde mi punto de vista- Lou y su inseparable Bruce Turgon –bajista, guitarrista, teclista y compositor que le acompañaba en su carrera al margen de Foreigner- reclutan a Vivian Campbell –que ya había aparecido como invitado en el Long hard look del vocalista- y a Kevin Valentine, un batería que había estado a las baquetas en diversos grupos, incluidos los Kiss, con quienes grabó todos los temas excepto uno en Psycho Circus, por ejemplo, y se meten en los Goodnight L.A. studios para dar forma a el primer cedé de Shadow King. 


Así, editan para Atlantic con producción de Keith Olsen -habitual de Foreigner, Pat Benatar, Journey o Heart entre infinidad de artistas- este Shadow King, un álbum de calidad excepcional cuya lista de temas fue la que sigue: 

What would it take 
Anytime, anywhere 
Once upon a time 
Don't even know I'm alive 
Boy 
I want you 
This heart of stone 
Danger in the dance of love 
No man's land 
Russia 


La verdad es que ignoro por qué no se editó este album como el tercero de Lou Gramm en solitario, pero el sonido creado por el tándem Gramm-Turgon apreciable en las dos obras en solitario del vocalista –más hard la primera que la segunda, algo floja para mi gusto- sigue ahí y su voz es la protagonista absoluta. Por su parte, Campbell -de cuyo sonido de guitarra característico que nos enamoró y nos hizo alucinar en su época con Dio no se encuentra ni rastro- contribuye con su nuevo estilo más melódico y elegante al ambiente general del álbum, ayudando a dar forma a un disco que en mi humilde opinión no tiene desperdicio y recoge parte del legado de los Foreigner originales. 


Sea como sea, los que tengáis en un pedestal a la voz de Gramm disfrutaréis como enanos con este álbum, una joya poco conocida del AOR de inicios de los 90. A modo ilustrativo, os recomiendo –aunque es difícil destacar algún tema sobre el resto- Anytime, anywhere, Once upon a time, Don't even know I'm alive, This heart of stone –con algo que recuerda a Magnum- y No man's land

¡Feliz fin de semana! 
© King Piltrafilla

6 comentarios:

  1. Lo cierto que es un muy buen disco, y permitime que te diga, que Turgon tuvo muchisima culpa de ello. Por cierto, leí -no recuerdo si a Gramm o a Campbell-, que no se vieron ni tan solo un momento durante la grabación de este disco, simplemente Vivian volvió a hacer de musico de sesión que se buscaba la vida, antes de acomodarse como guitarrista rítmico de Def Leppard, y aprovechar la leyenda de un Ronnie J. Dio al que criticó hasta la saciedad, para sacar más pelas tocando los temas de aquellos dias. Eso si, vuelvo a repetir, gran disco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, ya digo que el tándem Gramm-Turgon es el artífice de este álbum así como de los dos anteriores de Gramm en solitario. Por eso nunca entendí lo de llamar a esto Shadow King.
      En cuanto a Campbell, ¿qué decir? Otro de esos músicos a los que he aborrecido personalmente pese a respetar musicalmente. No perdono lo que ha llegado a decir de DIO, el hombre que le descubrió, encumbró y puso en el firmamento del rock. La música que tocó para DIO era impresionante, sí, pero el tipo era quien era por haber sido el guitarrista de DIO... sin embargo, sin el pequeño gran hombre al lado nunca volvió a ser el mismo. A lo mejor DIO -que tenía fama de hacer tocar a sus guitarristas lo que él quería- era el verdadero hombre de las ideas detrás de Vivian. Por eso Campbell se ha diluido como músico de acompañamiento. Si eso le llena, allá él.
      Me alegra que comparta la opinión de que es un gran disco, a mi me encanta. Saludos.

      Eliminar
  2. Estoy de acuerdo en todo lo relacionado con Dio, pero bueno, es cierto, que Campbell en Sweet Savage mostró maneras, aunque se encargo de difundir, en boca de otros, que las canciones del primer disco de Dio, eran suyas para Sweet Savage, en fin, fuck off Viv

    ResponderEliminar
  3. Ni idea de este disco, me lo pongo ahora mismo. Dio dijo una vez de Vivian algo así como "yo le convertí en un guitar hero pero él quería ser un guitarra rítmico". Traducción libre y de memoria pero ese era el mensaje. Ahora mismo me pincho a Dio también. Ya tengo el rato echado.

    ResponderEliminar
  4. El bueno de Vivian hizo de su simpleza una virtud. A Años luz, técnicamente, de los guitarristas de su generación (los que usó Ozzy, por ejemplo) sin embargo consiguió crear esos discos maravillosos con Dio. Luego vino lo que vino y el pobre andó desnortao de proyecto en proyecto. Lo último es hacer poses en Def Leppard. Una lástima.

    ResponderEliminar