domingo, 23 de marzo de 2014

Led Zeppelin - In Through the Out Door (1979): Crítica del disco. Review


por Tatiana Ramone
@TR3317




Que trata de cómo Led Zeppelin no acabó componiendo cantos gregorianos

En la vida hay decisiones que cuesta tomar. El miedo al fracaso, a los detractores, nos retiene en nuestro acomodado remanso de tranquilidad. Pero hoy, una se ha levantado fuerte.




Hasta el momento he realizado algunas críticas pero nunca la había hecho de ELLOS. Sí, amigos, ese mayúsculo grupo es Led Zeppelin. El que es, y será, mi banda sonora, mi alimento y parte indivisible de mi ser.

Tan fuerte se ha levantado una que ha decidido hablar de un disco que desde tiempos inmemoriales, ha venido causando filias y fobias a partes iguales. Controversia y más controversia. Es música, y como tal de lo que se trata es, a parte de elementos técnicos, ¡DE GUSTOS!

Seguramente el In Trought the Out Door es uno de los discos más maltratados de toda la discografía de Page and company. Por la red pululan multitud de supuestos entendidos que no solo se dedican a descuartizar este y otros discos. Su osadía es tal que todo su blog es un matadero musical bajo el epígrafe “Los peores discos” (bravo, machote, ¿quieres un premio al peor título para un blog?).

Os podréis imaginar el berrinche que cojo leyéndolas. Y es que hacia la mitad de estas retahílas de adjetivos negativos, más o menos ingeniosos, sería capaz de convocar una Cruzada para volver a mi castillo con la cabeza de estos sujetos colgada de una pica. Para tranquilidad de estos diré que al cabreo le suele suceder la risa pero… ¡una perdona, pero no olvida! (dramatización).




Empecemos poco a poco, saboreando lentamente todo el caramelo…

Retrocedemos al año 1979. Todos sabemos que por estas fechas las desgracias teñían de gris el cielo del Zeppelin. Robert Plant realizó la grabación del álbum precedente, Presence, en silla de ruedas, ya que se encontraba convaleciente del accidente automovilístico sufrido en agosto del ´75 en la isla de Rodas. Dos años más tarde, en 1977, la muerte se ceba con su primer hijo varón, Karac, que fallece prematuramente a la edad de seis años, de una infección estomacal. Naturalmente, Robert se encuentra desgarrado de dolor y a punto estuvo de abandonar el grupo ese mismo año.

El panorama se completa con Page y Bonham sumidos en sus conocidísimas adicciones a la heroína y al alcohol respectivamente. Una situación bastante complicada para lanzarse a la grabación de un nuevo álbum, ¿verdad?

Contra viento y marea el zeppelin alza el vuelo para aterrizar en los estudios Polar Music de Estocolmo, donde ABBA grabó la mayoría de sus temas desde 1978.

Ahora la nave estaba pilotada por el dúo Plant-Jones
.

En estos momentos, Robert y Jimmy no se miraban a la cara, así que Jones tuvo que hacer de “Celestino”. Las grabaciones quedaron repartidas del siguiente modo:

Por el día se grabarían las partes de Plant y Jones, por la noche las de Page y Bonham (estremece imaginar el sonido de estos dos monstruos en el silencio de la noche sueca).

Volvamos por un momento al año de la publicación, 1979. Los maravillosos ´70 estaban llegando a su fin. El punk estaba a punto de hacer su explosiva aparición en la escena británica (¡cómo no!). Tres meses después de la publicación del In Through se lanzaría el icónico álbum de The Clash. Un rejuvenecido London nos estaba llamando de nuevo… Un año antes, al otro lado del charco, mis primos habían publicado el Road to Ruin.




Pues nada, nos encontramos con que la chavalada prefería agitar frenéticamente la cabeza hasta descoyuntarse al ritmo de Pa pa papa… pa pa pa papa… ¡I wanna be sedatet! Ahora, los larguísimos y virtuosos solos de guitarra eran cosa de viejos.

Estar entre estos dos grandes monolitos del punk-rock (más toda la amalgama de estilos e influencias que suponían los Clash) y la malsana costumbre de comparar el In Through con otros trabajos de la carrera del grupo contribuyó en gran medida a que fuese eternamente despreciado. Creo que mucha gente hubiera preferido a unos Led monotemáticos; calcando y reproduciendo hasta la saciedad los gloriosos I y II. Insto a todos ellos a dejar su carrera de rockero y retirarse a escuchar cantos gregorianos.

Podrán decir que Physical Graffiti tiene una cantidad de matices apabullante y que como disco que rompe la dinámica del grupo es excelente. Amigos, ¿qué me decís de Houses of the Holy ? ¿Y del LZ III? ¿En serio pensáis que estuvieron haciendo lo mismo durante toda su trayectoria?

Antes de meternos en harina debemos comentar los detalles en torno a la portada del disco. En este tema el rock se convierte en una auténtica galería de arte. Todas las portadas de Led Zeppelin fueron maravillosas pero ¡oh amigos! , la del “In Throught” está por encima a mi parecer. Ninguna otra trasmite tanto como esta. ¿Qué contendrá ese papel que el personaje se afana en quemar? ¿Por qué o por quién está ahogando sus penas en el “Absenta de Nueva Orleans? En definitiva, otra maravilla creada por el grupo Hipgnosis.



Pasemos al plato fuerte, la tracklist:

1. "In the Evening" (Jimmy Page, John Paul Jones, Robert Plant)
2. "South Bound Saurez" (Jones,Plant)
3. "Fool In the Rain" (Page,Jones,Plant)
4. "Hot Dog" (Page,Plant)
5. "Carouselambra" (Page,Jones,Plant)
6. "All My Love" (Jones, Plant)
7. "I'm Gonna Crawl" (Page,Jones,Plant)

El disco lo abre la atmosférica “In the Evening”. El ingenio de Jones nos retrotrae al halo místico de “No Quarter” aunque haciéndolo más turbio y pesado. Para esta ocasión, la guitarra de Page será la Stratocaster Like Placid Blue acariciada por un arco de violín; el sonido distorsionado se multiplica gracias a los sintetizadores comandados por Jones. La batería también contribuye en este ambiente y Bonhan se muestra demoledor en pequeñas dosis al inicio y entra en erupción cuando se unen todos.



El teclado y los riff reiterados de Page acompañan la desesperada voz de Plant que en el alba se desgarra buscando a su amada. Hacia mitad del tema la intensidad se va viendo alterada por altibajos en los que la melodía da pie a momentos de pura sensibilidad.

“South Bound Saurez” es una modesta composición en la que destaca Jones tocando un instrumento parecido a una pianola. La voz de Plant vuelve a tener el tono alegre y coqueto al que nos tenía acostumbrados. Page destaca poco en esta pieza.

Ahora es el turno de “Fool In The Rain”. Imagino la extrañeza con la que fue recibido este tema en la época, y lo comprendo. A día de hoy, siglo XXI, me sigue pareciendo tan exótica y colorida como una cesta de fruta caribeña.

De nuevo Jones, esta vez al piano, está soberbio. Bonham por su parte hace un desglose de su parte y aporta el rito tipo samba tan característico.

Le letra recupera las niñerías de adolescentes tan del gusto de Plant. Citas en una esquina mientras el enamorado cae en la cuenta de que está esperando en la esquina equivocada y se queda allí parado, como un tonto bajo la lluvia.




Mucha atención a esto porque pese al sonido brasileño de mitad de la pista hay momentos en los que, entre tanto jolgorio, le saco un gusto amargo. Me hace recordar toda aquella mística de los dos senderos de la “desconocida” “Stairway To Heaven”.

Con “Hot Dog” vuelve el tándem compositivo formado por Page-Plant. Es el tema más corto. Al inicio podemos jugar a escuchar a Page decir ""One, two, three, four". Poned la oreja, es casi un susurro. Se dice que fue compuesta en Londres, en medio de los vericuetos de la postproducción del disco. Los padres de la criatura se encontraban relajados, recordando viejas canciones de Elvis y Ricky Nelson, cuando surgió este tema. El “Hello Mary Lou” de Nelson escrito por Gene Pitney formó parte de los conciertos en EE.UU. durante los días 25 y 27 de junio de 1972.

La pieza es rápida, con una entrada de Page que es de lo bueno, lo mejor del disco. Encajaría a la perfección en una escena de película del oeste en la que dos alguaciles contemplan perezosamente una pelea entre jóvenes mientras ellos siguen bebiendo y cantando.



Después de este piscolabis hay que dejar espacio para “Carouselambra”. Con sus 10:35 min es la canción más larga después de “In My Time of Dyin”, superando a “Achilles Last Stand”. Consta de tres partes bien diferenciadas. La primera en la que Jones es el protagonista, la segunda más bluesera de la mano de Page y la tercera en la que regresan los teclados con más efervescencia que en la primera.

La penúltima es “All My Love”. Se trata de una composición de Plant para su hijo Karack que como hemos comentado había fallecido. Es una sentimental pieza en la que de nuevo no intervino Jimmy Page.

Lo más destacable es la batería, con un sonido ligero y cariñoso. El efecto balancín es obra de Jeffrey Porcaro, batería de “Toto”, a raíz de la recomendación de Steve Lukather; el cantante y guitarrista del mismo grupo.

“I´m Gonna Crawl” es la encargada de cerrar In Throught the Out Door y además tiene el privilegio de ser la que clausure la carrera discográfica de los Led (luego se editaría Coda, pero eso es otra historia).

En la introducción, Jones nos vuelve a deleitar con un teclado sutil y elegante. Led Zeppelin se despide con una promesa, “Im Gonna Crawl”. Y eso es lo que hacemos los fans, nos dejamos llevar con el blues cadencioso de esta pieza para cerrar el círculo y acabar en el inicio de su carrera… ¡Oh, queridos ingenuos! ¿Recordáis aquellos “Good Times”? ¿Y los “Bad Times”?

MATERIAL EXTRA

Robert Plant con Pearl Jam interpretando “Fool In The Rain” (al final se intuye el inicio de “Thak You”)


Led Zeppelin Detroit 1995 “In The Evening”



Elvis Presley en la película “Loving You” cantando “Hot Dog”


©Tatiana Ramone

6 comentarios:

  1. A mí este disco me parece una OBRA DE ARTE. Gran texto doña Tatiana, ni Alarico dictando su famoso código lo hubiera hecho mejor.

    ResponderEliminar
  2. Menos mal que algunos sabemos degustar estas delicatessen ! Muchas gracias por sus palabras vuecelencia. El Breviario de Alarico es una octavilla en comparación con esto jejeje.. Más pronto que tarde volveré con más y mejor.

    ResponderEliminar
  3. Qué maravilla de crítica, y del disco, bueno, no tanto. Zeppelin pegó un bajón descomunal tras publicarse El Psychical Graffiti, pero también es normal, supongo. Un beso a ud. señorita y un abrazo a Ángel.

    ResponderEliminar
  4. Qué gracia me hacen los que critican este disco, curiosamente se trata de junto al II y el IV, mi favorito de LedZep, no tuvieron una discografía lo suficientemente larga como para incluirlo en estúpidas listas de "peores discos", todos los trabajos de esta banda son de notable a sobresaliente y cada cual puede preferir unos u otros (por ejemplo, mi "menos favorito" es el III), pero jamás osaría a decir que tienen un disco tan malo como para meterlo en esos patéticos listados

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado la reseña. Cuanta injusticia se cometió con este colosal grupo, a ellos se les exigió infinitamente más que a todos los demás, supongo que debido a una mezcla de envidia por tanta majestad por parte de unos y a tener mal acostumbrados a su público a tanto bueno. El caso es que si este es lo,peor que podían hacer, pues que más se puede decir de su talla musical Mi preferidas de ITOD son In the evening y Im Gonna crawl . Tampoco creo que CODA sea malo, para nada.

    ResponderEliminar